LV7 RADIO TUCUMAN

El crimen se produjo en las primeras horas de hoy jueves, en las inmediaciones de Coronel Zelaya y pasaje Superi de esta ciudad, donde Marcos Gómez, de 33 años, perdió la vida, según se informó desde el Ministerio Público Fiscal (MPF), a través de la Fiscalía en Homicidios I, a cargo de la doctora Adriana Giannoni, que tomo intervención en el hecho.

Por el momento hay dos personas aprehendidas y serán presentadas en las próximas horas en sede judicial, a fin de prestar declaración indagatoria.
Ya se les practicaron diferentes exámenes para establecer cuál fue la participación que pudieron tener en el hecho. También se intenta determinar si se trató de un ataque en banda. En la escena se incautaron tres elementos punzo cortantes, que serán peritadas.

El doctor Carlos Berarducci, prosecretario de la Fiscalía en Homicidios I, se desplazó hasta la escena del crimen para supervisar todas las tareas policiales y judiciales. La licenciada Silvia Morales, psicóloga de esa unidad investigativa judicial, se presentó en el lugar para realizar las tareas de contención a los familiares de la víctima.
Paralelamente, fue solicitada la intervención del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del MPF, quienes acudieron con sus unidades de Criminalística, Medicina Forense y Laboratorio. Por parte de la Policía participaron la División Homicidios y personal de la comisaría 8ª, a cargo de esa jurisdicción.

El hecho

Los voceros judiciales comunicaron que alrededor de las 2.30 horas, un hombre de 33 años, identificado como Marcos Gómez, ingresó al hospital Padilla, donde se confirmó que ya no presentaba signos vitales.

La víctima fatal tenía dos heridas de arma blanca en la espalda, que habría recibido en el marco de un enfrentamiento con otros dos sujetos, con los que se habría encontrado ingiriendo bebidas alcohólicas en la esquina mencionada.

Incidentes

Inicialmente, familiares de la víctima se presentaron en la escena del crimen a los fines de tomar represalias contra los presuntos homicidas. Arrojaron piedras contra el domicilio donde éstos permanecían, mientras el personal realizaba en el lugar las tareas de documentación del caso.

Ante esa situación se dio intervención a los grupos de Infantería y GOMT de la Policía. Una vez que los equipos policiales llegaron, la situación fue contenida. De todos modos, se dispuso una consigna policial en la zona para evitar nuevos incidentes.

Los imputados serían primos y al menos uno de ellos viviría en ese lugar. Como los familiares de la víctima intentaban ingresar al domicilio de los acusados, presuntamente con intenciones de linchamiento, se dispuso que fueran trasladados hasta la comisaría 8ª.