La plata estaba escondida en una cuenta a nombre de la offshore CBH Bahamas LTD. Un tribunal oral busca ahora embargar y repatriar la plata.

La Justicia bloqueó otros 3 millones de euros que el empresario K Lázaro Báez mantenía ocultos en una cuenta bancaria que, hasta ahora, no había sido descubierta en la causa de la ruta del dinero K, revelaron a Clarín fuentes judiciales.

La maniobra de Báez, quien está preso desde hace más de dos años y a punto de enfrentar un juicio oral por la primera parte de la causa de la ruta del dinero K, se había hecho a través de la fundación panameña trucha Kinsky. Sucede que Báez, antes del 2013, había logrado sacar toda los 3 millones de euros de la cuenta de Kinsky y los había colocado en otra cuenta a nombre de la offshore CBH Bahamas LTD en Nassau abierta en un banco internacional. Así había pasado sin ser descubierta en los primeros exhortos enviados a Suiza por el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan.

Pero el trabajo de la Unidad de Información Financiera (UIF), que dirige Mariano Federici, logró detectar ese desvío de dinero y congelar la plata para que el Tribunal Oral Federal 4 (TOF4) -integrado por Néstor Costabel y María Gabriela López Iñiguez- pida oficialmente su embargo y repatriación, explicaron las fuentes. La UIF informó hace unos días del hallazgo también a Casanello. Varios arrepentidos en la causa de los cuadernos de las coimas confirmaron que el ex presidente Néstor Kirchner prefería los euros por sobre los dólares porque se podía llevar más valor en el mismo bolso.

En el 2017, la Justicia suiza había confirmado oficialmente a Casanello la existencia de por lo menos una cuenta de Lázaro Báez en su país con 25 millones de dólares y de la cual también participan como beneficiarios sus cuatro hijos. Esos 25 eran parte de los 60 que, en el 2013, había repatriado a la Argentina por miedo a que se los embarguen. De este exhorto, Casanello consiguió la pista de transferencias en Bahamas y en Dubai.

La cuenta está abierta a nombre de la fundación trucha panameña Kinsky en el banco Safra y en ella, además de Lázaro, aparecen sus cuatro hijos: Martín, Leandro, Luciana y Melina. Estos datos habían sido adelantados en un informe de inteligencia por la UIF, quien había pedido la detención de los hijos del empresario K. Pero el juez sólo los indagó y procesó.

En este informe de la Unidad de Información Financiera (UIF) aparecen cuatro empresas off shore que no fueron creadas por Mossack Fonseca –estudio metido en el escándalo Panama Papers-, sino por su archirrival Icaza, Gonzalez Ruiz & Aleman.

Clarín