LV7 RADIO TUCUMAN

El choque fue entre partidarios y detractores del presidente en medio de una crisis desatada tras las elecciones. El presidente Evo Morales y el opositor Carlos Mesa cruzaron acusaciones por las víctimas.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, y el opositor Carlos Mesa cruzaron hoy acusaciones por la muerte anoche de dos personas durante los disturbios por la crisis que vive el país tras las denuncias de fraude electoral.

Evo Morales lamentó las dos muertes de anoche en la ciudad de Montero, a unos 50 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra, territorio opositor al oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), y expresó sus condolencias a las familias.

Los fallecidos fueron identificados como Mario Salvatierra, de 55 años, y Marcelo Terrazas, de 41, según un comunicado difundido a primera hora de hoy por el Ministerio del Interior, que también confirmó otros seis heridos, todos hombres.

«Lamento mucho lo que está pasando en Bolivia», dijo el mandatario durante un acto la ciudad de El Alto, donde denunció que «ganamos y empiezan las agresiones» con el fin de «anular las elecciones», informó la agencia de noticias EFE.

Ambas víctimas recibieron disparos y murieron cuando eran atendidos en clínicas de Montero.

Las movilizaciones comenzaron luego de las elecciones generales del pasado 20 de octubre, que la oposición, con Carlos Mesa como líder principal, tildó de fraudulentas.

Evo Morales, a quien los resultados del órgano electoral dan por vencedor resultado que desde hoy es auditado por la Organización de los Estados Americanos (OEA), aseguró en referencia a la oposición y movimientos cívicos que se movilizar por no reconocer su victoria del 20 de octubre, que «digan lo que digan, el pueblo ha ganado las elecciones».

Los enfrentamientos de la ciudad de Montero ocurrieron entre grupos contrarios a la reelección de Morales que cumplían una huelga con bloqueos de calles y rutas, y partidarios del MAS que intentaban levantar esas medidas de protesta, según el reporte de medios locales.