Desde este martes es el nuevo presidente del vecino país en reemplazo de Michel Temer. Brasilia fue blindada para la ceremonia.

Bolsonaro, un excapitán del Ejército, de 63 años, y su vicepresidente, el general retirado Antonio Hamilton Mourao, pronunciaron su “compromiso constitucional” ante el Congreso en Brasilia, por un mandato de cuatro años (2019-22).

Tras el fin de las formalidades, el flamante jefe de Estado pronunció su primer discurso oficial, en el que desde lo económico prometió ajustar las cuentas públicas y reformas del sistema financiero. Asimismo, en lo social, aseguró mano dura contra la delincuencia y “combatir la ideología de género”.

“Reafirmo mi compromiso de construir una sociedad sin discriminación”, prometió el capitán retirado del Ejército. Pero, al mismo tiempo, deploró la “ideología de género”, a la que responsabiliza por impulsar la educación sexual en las escuelas, un tema candente en la campaña electoral.

Bolsonaro reiteró su propuesta a favor de la venta libre de armas para que los ciudadanos puedan ejercer su “derecho a legítima defensa”.

Otra de las promesas de campaña de Bolsonaro fue dar prioridad a la seguridad y para ello “vamos honrar a quienes sacrifican sus vidas en nombres seguridad”.

En ese sentido instó a que se brinde el “respaldo jurídico de los policías”, con una legislación que los exima de culpa cuando eliminan a sospechosos en un enfrentamiento armado.

Bolsonaro, 38º mandatario desde la proclamación de la República en 1889, llegó al lugar en un Rolls Royce descapotable, junto a su esposa Michelle y escoltado por una guardia montada.

La comitiva avanzó por la Explanada de los Ministerios, aclamada por una multitud que pudo acceder al lugar en medio de estrictas medidas de seguridad.