La Selección perdió 4 a 3 con Francia en octavos y se despidió del mundial de Rusia.

No importa quien hizo los goles, tampoco si Messi jugo mal o si los franceses tienen un chico rápido. Lo importante es que a partir del lunes, el Dólar, el Presupuesto, la ley del aborto y la ley de extinción de dominio volverán a la tapa de los diarios y ciertos periodistas porteños trasladaran su mala intención hacia otro lado.

Ya no podrán fusilar a Messi y Sampaoli , ahora los harán con Macri para demostrar que son independientes.

Argentina jugó cuatro partidos en este mundial. Perdió dos, empató uno y ganó otro. Jugó mal y el partido que ganó fue de milagro. Ahora, nadie puede decir que el equipo no corrió, que no marcó y que no puso garra. Seguramente habrá periodistas que critiquen eso sin darse cuenta que la hinchada argentina colapsó Rusia en sus idas y venidas. Criticaran la Selección sin darse cuenta que cada vez que jugó paralizó Barcelona, Buenos Aires, Bangladesh y tantos lugares más.

Messi y sus amigos, tan criticados por los periodistas porteños, despertaron pasión. Messi y sus amigos rompieron el rating mundial de televisión cada vez que jugaron. Y saben porque, porque son humildes, porque la Fundación de Leo ayuda a miles de niños que lo necesitan y esto también es mundial.

Como afirma en una entrevista que le realizo Infoabe al Sociólogo Francés Ciry Lemiux a partir de fines del siglo XX, pero más notoriamente desde el comienzo del siglo XXI, la crisis del periodismo está ligada a Internet, más ampliamente a la explosión de los medios, que hace que mucha más gente participe de la producción de la información y que la profesión de periodista esté en crisis, porque tiene la competencia de las redes sociales, de los amateurs, etcétera.

Se quejan de las Fake News pero las inventaron en el vestuario de la Selección. Ya no podrán, ahora seguramente estarán extasiados relatando la suba de centavo a centavo del Dólar en la City sin darse cuenta, como en todos los casos anteriores, que eso perjudica el salario de los trabajadores.

En el plano estrictamente deportivo, Francia jugó mejor y ganó. Un poco mejor, no es la Francia de Platini o de Sidan péro en este partido jugó de manera más inteligente. Se perdió y nos fuimos y como decía un hincha en Rusia: “Mañana comienzo a juntar la plata para ir a Qatar”.