LV7 RADIO TUCUMAN

El candidato a gobernador bonaerense por el Frente de Todos, Axel Kicillof, y la postulante a la vicepresidencia encabezaron un acto en La Plata. «Venimos a reparar lo que rompieron y recuperar los derechos que sacaron», indicó el ex ministro de Economía.

La candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, se comprometió hoy a «democratizar el país y la economía para construir una sociedad mejor» y pidió «humildad en la gestión» y funcionarios «pegados a la gente para volver a recuperar el derecho a ser felices».

«No estamos pidiendo un unicornio azul ni que nos traigan algo de otro mundo, sino volver a recuperar la felicidad, el derecho a ser felices», enfatizó.

La senadora añadió que «a los que tienen la responsabilidad de representar a la gente les pido que siempre conserven la humildad, que no se la crean, que es necesario tener dirigentes siempre pegados a la gente y quiero decirles a mis compatriotas bonaerenses, a los platenses, que así como a los funcionarios les pido que no se la crean, le pido a la sociedad que no se crean todo lo que le dicen en la tele nunca más».

Fernández de Kirchner dirigió un discurso que incluyó momentos de emoción y lágrimas contenidas al recordar que estaba en su ciudad natal, donde conoció a su marido, el ex presidente Néstor Kirchner, y tramos en los que se refirió a la situación de crisis social de Chile, pueblo para el que pidió «solidaridad».

«Miremos lo que esta pasando allende la Cordillera (de los Andes)…¿cuántos escucharon por la tele, por la radio, presentarnos al país vecino como el modelo económico social a seguir?», preguntó a los presentes.

Tras recordar que durante el golpe de Estado al presidente chileno Salvador Allende en 1973 ella tenía 20 años y se movilizó en La Plata junto a juventudes políticas para repudiar ese hecho, aseguró que al ver lo que pasa en el país trasandino «pensé que habíamos retrotraído a ese ´73 sangriento en la hermana República de Chile».

«Les pido a todos los argentinos, no sólo a los que piensan como nosotros, hagamos un esfuerzo por abrir cabezas y abrir corazones para entender que esto que nos quieren vender como modelo ideal de la sociedad donde se quiebran lazos de solidaridad terminan como terminan lo que está pasando allí», sostuvo.

Remarcó que la Argentina es hoy «un país devastado, por eso tengamos todos la inteligencia de saber que no hay sociedades buenas, que se desarrollen en paz si el crecimiento no es equitativo y se superan las grandes brechas de desigualdad, no habrá felicidad para nadie sino reparamos en lo que le está pasando al de al lado».

«Creo que lo que hemos vivido, lejos de endurecer el corazón y cerrar la cabeza, debe ser una extraordinaria enseñanza de lo que hay que hacer para que hacer las cosas bien, hay que democratizar el país nuevamente en todos los aspectos, hay que democratizar la economía, compatriotas», reclamó.

Cristina Fernández remarcó que «podemos tener 20 mil elecciones parlamentarias, para gobernador, para presidente, pero si no se democratiza la economía va a ser muy difícil construir una sociedad mejor que nos ayude a superar esto que estamos viviendo».

Telam