LV7 RADIO TUCUMAN

Carolina Pochetti, la viuda de Daniel Muñoz, aseguró como arrepentida que pagó dinero, vía su abogado, para que el juez federal Luis Rodríguez frenara la investigación sobre más de 70 millones de dólares que movió el ex secretario de Néstor Kirchner y sus testaferros hacia el exterior, según fuentes judiciales.

Pochetti, viuda de Muñoz, hizo estas revelaciones en el marco de su declaración como arrepentida en la causa de los cuadernos hace varias semanas ante los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo, y ante el juez Claudio Bonadio. La mujer aseguró que le entregó dinero a su entonces abogado defensor, Miguel Ángel Plo, quien le garantizó con esa plata que el juez dejaba tranquilo el expediente. Plo está detenido e imputado por haber colaborado en la disolución de sociedades y venta de las 16 propiedades de Miami y Nueva York. Fue para evitar que la fortuna fuera descubierta por las autoridades. Según trascendió, la mujer habló de una suma de 10 millones de dólares.

El dato es clave: Stornelli había pedido en septiembre pasado las indagatorias, detenciones y el congelamiento de cuentas de Pochetti y un grupo de personas que aparecían detrás del lavado de dinero de Muñoz. La causa nació en 2013 como un enriquecimiento ilícito y terminó en sobreseimiento para Muñoz y su esposa. Sin embargo, fue reactivada con informe de la UIF luego del escándalo de Panamá Papers.

Carolina Pochetti, viuda de Daniel Muñoz
Carolina Pochetti, viuda de Daniel Muñoz

Pese al pedido de Stornelli y las pruebas aportadas pidiendo inmovilizar los activos, el peligro de entorpecimiento y los riesgos de una posible fuga, Rodríguez rechazó las detenciones y les otorgó la libertad a todos los implicados.

El que ordenó los arrestos fue Bonadio en octubre pasado. Fue cuando acusó a Pochetti y compañía de integrar la asociación ilícita que lideró –presuntamente- Cristina Kirchner, luego de que varios testigos y arrepentidos aseguraran que le entregaban dinero a Daniel Muñoz.

En ese momento, Bonadio le pidió a Rodríguez que le remitiera su investigación, algo que ese juez rechazó.

Se generó entonces un tironeo y la Cámara Federal terminó apartando a Rodríguez por haber concedido -sin valorar toda la prueba ofrecida por la fiscalía- las eximiciones de prisión para la viuda de Muñoz, Carolina Pochetti, y otras cinco personas que aparecen dentro de la presunta estructura jurídica y societaria armada para lavar dinero. Aunque por sorteo el caso fue al juzgado de Daniel Rafecas, finalmente terminó en el juzgado de Bonadio.

Consultado por este medio sobre la denuncia de Pochetti, el juez Rodríguez señaló: «Es una locura acusarme de haber modificado el trámite de un expediente a cambio de dinero. La acusación es falsa».