LV7 RADIO TUCUMAN

Fue detenido en Salta. El hombre había sido condenado por matar a un linyera para fingir su muerte. Estaba prófugo desde 2017, cuando su pareja de ese momento lo acusó de violar a su nieta.

Hace 20 años cuando la Policía encontró un auto incendiado y un cuerpo incinerado en su interior, camino a La Aguadita. Por los documentos que se encontraron en el lugar, se trataría de Carlos Marcovich, de 43 años, empleado del Siprosa y de una empresa de medicina prepaga.

Pero un tiempo después se descubrió la verdad: el hombre había quemado vivo a un linyera para simular su propia muerte y cobrar un seguro de vida de unos $ 10.000 con el que pretendía saldar sus deudas.

Marcovich fue condenado a prisión perpetua. Después de varios años (no se pudo establecer cuántos), por padecer una enfermedad terminal, se le concedió un arresto domiciliario. Se fue a vivir a la casa de una mujer con la que tenía una relación sentimental, en Banda del Río Salí. Pero en 2017 esta lo acusó de haber violado a su nieta, menor de edad, y el hombre desapareció.

Hoy se supo que había formado una nueva pareja en Salta y que vivía con ella en esa provincia, bajo un nombre falso. (Info La Gaceta)