LV7 RADIO TUCUMAN

Para cambiar ahorros en moneda estadounidense, la gente ahora consulta primero a familiares, amigos y colegas en busca de un comprador. Y ambos logran así un precio mejor. La causa: en el circuito oficial pagan $ 58 por cada “verde”, y adquirirlo cuesta $ 82.

Los más conocidos son el dólar oficial, el paralelo o blue y el dólar ahorro o tarjeta (alias «solidario», con 30% de recargo). También se habla de dólar Netflix (para servicios digitales, con 8% de impuesto), dólar futuro, dólar bolsa, dólar contado con liquidación… La lista de cotizaciones para la moneda estadounidense parecía ya excesiva, pero aún hay lugar para una más. Una que, aunque resulte difícil de medir y promediar, está ganando terreno de forma acelerada entre la clase media.

Algunos ya lo nombran como «dólar oficina» o «dólar WhatsApp», y es el que se pacta en una creciente cantidad de operaciones cambiarias que antes se hacían en el sistema financiero formal, pero que ahora -«súper cepo» cambiario mediante- buscan arreglarse entre familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo, con mejores condiciones para todos.

«Tengo unos dólares para vender, ¿alguien necesita?». Frases como esas son las que ponen en marcha el circuito. Las pronuncian en su lugar de trabajo o las escriben en grupos de chat personas que, tras haber ahorrado en moneda extranjera, necesitan ahora desprenderse de algunos billetes verdes para afrontar resúmenes de tarjetas posvacacionales y otros gastos en pesos.

Hasta diciembre, la enorme mayoría de esos ahorristas habría ido al banco o a una casa de cambio, o habría hecho la transacción en segundos por home banking. Ahora, sin embargo, a casi nadie se le ocurriría eso. Porque en el circuito oficial sólo reciben $ 58 por cada dólar, un valor casi 30% menor al de $ 82 que rige para adquirir el billete en esas mismas ventanillas, por agregarse a la cotización oficial el «impuesto PAIS».

Es eso lo que está llevando a quienes tienen dólares por vender a sondear entre sus contactos hasta dar con alguien que justo esté interesado en comprar los «verdes» para ahorrar -gambeteando el tope oficial de US$ 200 al mes- o para gastar en el exterior a un menor costo que el de «tarjetear» y pagar luego el resumen en pesos con 30% de recargo.

«Nunca había visto algo así. En los grupos de WhatsApp, entre familiares y amigos, ahorristas empiezan a ofrecer los dólares que necesitan vender. Muchos los habían comprado el año pasado, sin el cepo, y quizás también los sacaron del banco después de las PASO. Ahora necesitan cambiarlos para llegar a fin de mes y, lógicamente, intentan hacerlo en la informalidad, porque advierten que, de ir al banco, perderían mucha plata», comenta Sandra González, presidenta de la entidad de usuarios Adecua.

Clarín