LV7 RADIO TUCUMAN

Con más de seis décadas poniéndole su voz a la radio tucumana, Osvaldo Masini falleció este jueves a los 76 años. Sus restos serán inhumados este viernes, en el cementerio San Agustín.

Así de Simple. Así era el nombre con el que todos los domingos a la mañana el maestro Osvaldo Masini acompañaba a sus oyentes en estos últimos años. Un hombre dedicado ciento por ciento a su pasión: la radio. Y el nombre de su programa combinaba a la perfección con su forma de ser: simple y generoso.

Su estilo ameno, amable, y las enseñanzas que transmitía en cada uno de sus programas, potenciaban esa comunión que supo construir con los oyentes. A cada una de esas personas que recibían su mensaje, Masini entregaba su profesionalismo y respeto en la calidez e importancia de sus palabras.

«Yo nací para ser locutor», recordó Masini en una entrevista concedida hace dos años al programa de televisión «A las 7». Durante esa charla, recordó además que inició su carrera con apenas 15 años, tal vez inspirado por una familia ligada a los medios y a la locución.

A lo largo de su extensa carrera, Masini se convirtió en una de las voces más emblemáticas de la radio y de la televisión tucumana. Su voz fue el sello de LV 12, emisora en la que trabajó hasta sus últimos días. Tenía cinco hijos y nueve nietos.

«Yo predicaba con el ejemplo: llegaba siempre temprano y no faltaba nunca», aseguraba Masini, que compartió estudio con la gran mayoría de locutores que trabajaron en las radios tucumanas durante los últimos 60 años.