LV7 RADIO TUCUMAN

El Arzobispo Carlos Sánchez llamó a los sacerdotes tucumanos a «ser cercanos al pueblo y entregar la vida por la comunidad, sin miedo. Al mismo tiempo les pidió escuchar a los creyentes y a los no creyentes. A estar unidos, escucharse y ser transparentes».

«Es importante que en este hoy de nuestra Argentina y de Tucumán sepamos bajarnos para poder sostener, animar, consolar y ayudar a nuestros hermanos que más necesitan en este momento de una crisis económica y de una crisis de trabajo muy fuerte», dijo el prelado.

Monseñor Sánchez encabezó en este Jueves Santo la Celebración Penitencial de Sacerdotes y la Misa Crismal, en la Catedral. En su mensaje, instó a la solidaridad.

«No pasemos indiferente frente al hermano. Que nos arremanguemos como Jesús y que aprendamos a compartir lo poco o mucho que tengamos con los que más nos necesitan. Que ese sea el signo de cercanía y a la vez el compromiso de nuestra vida cristiana porque así lo ha hecho Jesús y nosotros los cristianos queremos imitarlo en nuetros gestos», pidió.

«En este momento de crisis debemos ayudarnos y sostenernos unos a otros, saliendo al encuentro del hermano para que podamos resucitar con él a una vida más fraterna en una sociedad donde podamos convivir en paz y vayamos achicando las distancias que tenemos. Así vamos a poder resucitar con Jesús el domingo de Pascuas, compartiendo la alegría y el gozo de saber de que puedo compartir con mi hermano que más necesita», completó el arzobispo.

La Gaceta