Los croatas definirán al campeón contra Francia este domingo al mediodía.

El corazón de los croatas pudo más que la estructura inglesa y su peligrosidad en las jugadas de pelota parada. Si bien arrancó abajo en el marcador, Croacia se las ingenió para darle vuelta el partido a Inglaterra y mandarlos a casa, para que ellos escriban historia y accedan por primera vez a una final mundialista.

Luego de haber visto lo que fue el cruce entre Francia y Bélgica por semifinales, hoy se esperaba un partido igual de cerrado en Moscú donde ingleses y croatas se dirimieron la llave a la final del Mundial de Rusia.

Si bien la tensión se podía sentir en el aire durante los primeros minutos, Inglaterra no tardó mucho en poner las cosas a su favor. Una falta en la puerta del área, le dio la chance a Kieran Trippier de abrir el marcador al mejor estilo Beckham, con un gran tiro libre que no le dio oportunidad de reacción a Subasic.

Croacia no era la misma que en instancias anteriores. Su juego se vio afectado por el nerviosismo y no pudo hacer mucho hasta el entretiempo.

Ya en la segunda mitad, los ingleses dejaron venir a los croatas que salieron con una mentalidad diferente, sabiendo que si no empataban se perdían de una chance inigualable. Ya que a esta altura habían equiparado a aquel seleccionado que tenía como estrella a Davor Suker y que quedó tercero en Francia ’98.

Con esto en mente, a los 67 un centro de Vrsaljko fue disputado y ganado por Perisic en el área inglesa, logrando vencer además al arquero Pickford que solo pudo ver como entraba la pelota del 1 a 1.

A partir de esto, Croacia volvió a mostrar el dominio de partidos anteriores y mantuvieron a raya a los dirigidos por Southgate hasta llegar al alargue.

Inglaterra tuvo una chance durante el primer tiempo complementario, por la vía que mejor le sienta: la pelota parada. Stones ganó la pelota tras un corner y acertó un buen cabezazo que se le metía a Subasic cerca del ángulo. Sin embargo, Vrsaljko estaba protegiendo ese palo y pudo salvar su arco.

En el segundo tiempo extra, la oportunidad le cayó al seleccionado de Dalic. Mandzukic ya había tenido una pelota frente al arco para definir, pero no pudo pegarle bien al balón en los 90 minutos. Sin embargo, el jugador de la Juventus no perdonó en un descuido defensivo tras la habilitación de Perisic y clavó el 2 a 1 definitivo para el pase histórico de Croacia a la final del Mundial.