LV7 RADIO TUCUMAN

En su declaración indagatoria, Carrasco admitió haber sido adicto al alcohol y las drogas hasta 2014 y negó haber forzado a Otero o Benítez, al tiempo que insistió que todas las prácticas sexuales fueron consentidas por las víctimas.

El periodista y bloguero Lucas Carrasco comenzará a ser juzgado mañana por dos casos de abuso sexual contra mujeres que accedieron a mantener relaciones con él, pero que luego denunciaron haber sido forzadas a prácticas no consentidas, informaron fuentes judiciales.

Uno de los episodios ocurrió el 21 de febrero de 2013 cuando la denunciante, Sofía Otero –entonces de 21 años-, accedió a visitar a Carrasco en su departamento del barrio de Palermo para mantener relaciones sexuales.

Según consta en el pedido de elevación a juicio del fiscal Patricio Lugones, Otero denunció que Carrasco la penetró analmente sin su consentimiento, aprovechando que se encontraba boca abajo, y que para lograrlo, ante su resistencia, la dominó agarrándola por el cuello y ejerciendo presión.

El otro episodio ocurrió también en el departamento que Carrasco, ex panelista del programa «6, 7, 8», alquilaba en la calle Uriarte al 2400, con una mujer a quien conoció a través de la mensajería de la red social Twitter. Según la denuncia, el acusado la forzó a practicarle sexo oral hasta que le produjo «náuseas» y la sometió a humillaciones por no acceder a sus deseos.

Carrasco será juzgado exclusivamente por la jueza Ana Dieta de Herrero, la misma que condenó a Cristian Aldana a 22 años, en un procedimiento unipersonal que los tribunales orales aplican para las causas que consideran sencillas, y como modo de dividir el trabajo de los jueces y conseguir mayor celeridad.

El periodista está acusado por «abuso sexual agravado por acceso carnal» en dos casos, un delito que prevé penas de entre 6 y 15 años de prisión.

La línea 144 que opera el Ministerio de Desarrollo Social es la que se pueden efectuar denuncias sobre abusos sexuales.

De acuerdo a las ultimas estadísticas ofiicales, entre enero y junio, 20.528 damnificadas se comunicaron por primera vez a través de esa línea gratuita, lo que implica un 28 por ciento más que en igual período de 2018.