“Fue un despido arbitrario”, señaló Eduardo Bourlé al móvil de LV7. “Esto lo hemos siempre a la hora de defender a los trabajadores”, agregó.

El dirigente dijo que el trabajador en cuestión estuvo enfermo y cuando retomó su trabajo lo despidieron.

Además, anunció que si hoy hubo problemas, mañana será peor. En referencia a los problemas que causó hoy.

El Banco de Santiago del Estero tiene en su cartera una gran cantidad de jubilados que por estos días están percibiendo sus haberes y que atiborraron la casilla de mensajes de LV7 en contra de la acción gremial.