LV7 RADIO TUCUMAN

La fórmula presidencial del Frente de Todos encabezó un acto en Rosario junto a gobernadores y dirigentes de 18 provincias. «Empecemos a pensar la Argentina desde el interior del país», remarcó el precandidato a la presidencia.

La fórmula presidencial del Frente de Todos (FdT), integrada por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, cerró en Rosario la campaña para las PASO del domingo junto a gobernadores y dirigentes de 18 provincias y de la Capital Federal, en un acto donde prometieron construir una «Argentina federal».

«Estoy proponiendo construir una Argentina federal, que de una vez por todas deje de declamar su condición y empiece a construirlo», dijo Alberto Fernández en su discurso.

«Eso quiere decir -abundó- que empecemos a pensar la Argentina desde el interior del país y no siempre desde mi querida ciudad de Buenos Aires».

El precandidato a presidente agregó que lo que está «en debate» en el próximo turno electoral «es el futuro» y aseguró que «hay quienes piensan en una Argentina de pocos».

Afirmó que el presidente Mauricio Macri «lo único que ha producido son 4,5 millones de pobres» y se preguntó: «¿Nosotros podemos mirar eso y tolerarlo como si nada pasara?».

«Nosotros no, porque nacimos para defender esa gente, para darle dignidad a los que quedan al margen», se contestó inmediatamente Fernández ante la militancia reunida en el Parque Nacional a la Bandera, frente al monumento que evoca la enseña nacional.

El ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner apuntó que «nos dicen que hay que soportar este presente porque tendremos un mañana venturoso» y preguntó en forma retórica «cuántos semestres más piensan que podemos esperar».

Fernández afirmó en otro tramo de su discurso que «sabemos que la política es representación de intereses» y señaló que «Cristina, yo y todos estos gobernadores sabemos qué intereses representamos».

Antes de los discursos de los integrantes de la fórmula, al escenario montado frente al Monumento de la Bandera fueron subiendo de a uno los gobernadores peronistas (en ejercicio o electos) de 16 provincias y los precandidatos del FdT de Buenos Aires, Salta y la Capital Federal.

La senadora Cristina Fernández abrió el mitin y pronunció un discurso que fue «in crescendo», que tuvo uno de sus picos más altos cuando dijo que el momento en que el gobierno contrajo la nueva deuda con el FMI «fue el verdadero punto de inflexión» para concretar la unidad del peronismo.

En ese momento «pensamos Alberto (Fernández), Sergio (Massa) y otros dirigentes que era necesario unir las fuerzas nacionales para a partir de allí encarar una tarea que va a ser muy difícil», añadió.

La ex presidenta pidió además trabajar por la gente común porque «ningún dirigente político duerme en la calle, ningún dirigente político se queda sin trabajo, ni come una vez al día o salteado».

Tras la ovación que le dedicaron los militantes, lo cual la hizo acreedora al protagonismo del acto, la ex presidenta aseguró que «gracias a los gobernadores la Argentina que se viene va a ser distinta» y afirmó que los mandatarios provinciales «van a ser parte de esa Argentina que se viene».