LV7 RADIO TUCUMAN

Se reunieron en Corrientes. Estuvieron presentes los tres gobernadores radicales y los principales dirigentes del país que tiene el histórico partido

Los principales dirigentes de la Unión Cívica Radical (UCR) ratificaron su pertenencia a Cambiemos y cuestionaron decisiones políticas del gobierno de Mauricio Macri durante una reunieron llevada a cabo en la provincia de Corrientes. Además, postergaron la decisión sobre la estrategia electoral, en medio de las tensiones crecientes con la Casa Rosada a raíz del interés de un sector del partido de impulsar una candidatura propia para competir con el Presidente en las PASO.

«El radicalismo tiene un compromiso claro y consistente con Cambiemos, la construcción política que fundamos. Compromiso que puede verificarse en el respaldo parlamentario sin fisuras que nuestros legisladores han brindado al Ejecutivo, en el acompañamiento de nuestros Gobernadores y en el despliegue de nuestros militantes en el territorio. Compromiso inspirado en evitar cualquier regresión a escenarios de deterioro institucional», explicaron en un comunicado emitido luego de la reunión.

En el encuentro estuvieron presentes los gobernadores radicales Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Alfredo Cornejo (Mendoza). Además viajaron hacia el litoral presentes el ex legislador y cofundador de Cambiemos Ernesto Sanz, el senador Luis Naidenoff, el vicegobernador de Buenos Aires, Daniel Salvador; el diputado tucumano José Cano, el senador de Chaco Ángel Rozas, el histórico dirigente radical Enrique «Coti» Nosiglia, el intendente de Santa Fe, José Corral, el senador de Santa Cruz Eduardo Costa y el vicepresidente del Comité Nacional de la UCR, Ricardo Colombi.

En referencia a las definiciones de candidaturas y estrategias electorales, los radicales expresaron que «la discusión sobre las candidaturas nacionales, del binomio presidencial y legislativas, corresponde que se desarrolle – en el momento oportuno – atendiendo al fortalecimiento de la coalición y a evitar una regresión populista, en el marco de la Mesa Nacional de Cambiemos».

En la cumbre radical hubo una posición unánime con respecto a la compleja situación económica que atraviesa la Argentina. «Hubo mucho preocupación por la situación del país y porque notamos que el gobierno no toma conciencia real del deterioro», sostuvo uno de los máximos dirigentes de la UCR en diálogo con Infobae. Además, también hubo coincidencias en que el radicalismo tiene la oportunidad, en este contexto, de tomar mayor protagonismo dentro de las paredes de Cambiemos. «La única condición es no herir la coalición», señalaron a este medio.

Los dirigentes radicales se mostraron preocupados por el proceso electoral que se aproxima. Es que advierten que para el momento de las elección puede haber un marco de recesión económica que perjudique al gobierno y a sus aliados. «Hay que generar un mejor clima para el momento en que sean las elecciones porque sino el escenario va a estar muy complicado», afirmó una de las voces más importantes que tiene el partido.

Otra de las conclusiones que sacaron es que deben ratificar la misma dirección que siguieron hasta el momento con respecto al respaldo que la UCR le brindó al Gobierno, pese a las diferencias internas. Consideraron que «el peligro de volver al pasado está latente» y que ese fue «el motivo por el que nos unimos en el 2015 a pesar de todas nuestras diferencias». En otras palabras, advirtieron que la posibilidad de que el kirchnerismo retorne al poder es real y concreta.

En el comunicado los dirigentes aseguraron que se sienten parte de Cambiemos «porque este proceso está alineado con las causas que le han dado sentido a la existencia de nuestro partido: siempre por más democracia y mejores políticas para los ciudadanos». Sin embargo, pidieron «ampliar las miradas, profundizar los diagnósticos y fortalecer un espacio que debe tener la capacidad para implementar, a lo largo y a lo ancho del país, las políticas que los argentinos precisan para construir un futuro de prosperidad y tranquilidad».

«Las enormes expectativas de la sociedad argentina, expresadas en el deseo de Cambio, que en el 2015 se plasmó en el triunfo electoral, no han sido plenamente satisfechas, y son objeto de ocupación y trabajo por parte de todo el equipo de Cambiemos. Dialogar sobre las mejores políticas públicas que atiendan a superar dichos déficits es para nosotros una obligación», indicaron.

En uno de los párrafos del comunicado, los dirigentes de la UCR apuntaron contra la gestión de Mauricio Macri y aseguraron que «la consolidación macroeconómica debe sustentar un modelo social distinto, con centralidad en el empleo y el hábitat de calidad, basado en una ética del ciudadano». En esa línea, remarcaron que creen «necesario revisar los aumentos de las tarifas de los servicios públicos, fomentar el crédito para el consumo y subsidiar tasas a las pymes y micro pymes, como medidas excepcionales, que permitan generar un circuito virtuoso de la economía».

Más allá de los cuestionamientos, resaltaron que son conscientes «del esfuerzo que viene realizando el Gobierno Nacional para recuperar el sendero de crecimiento que los argentinos necesitan». «Esfuerzos fiscales, iniciativas de simplificación normativa, compromiso con la transparencia, mejoras en las relaciones internacionales, entre otras cuestiones que se llevan adelante en el marco de restricciones objetivas, muchas de ellas heredadas de la experiencia populista que culminó en diciembre del año dos mil quince», señalaron.

En Corrientes también estuvieron presentes los dos candidatos radicales para la gobernación de Córdoba, el diputado Mario Negri y el intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre. Ambos, en diferentes encuentros, se reunieron con los tres gobernadores de la UCR. Sin embargo, no hubo definiciones sobre el escenario electoral en Córdoba. Los mandatarios solo escucharon las posiciones de los dos candidatos.

Más temprano, en conferencia de prensa, Cornejo hizo alusión a «la expectativa» que se había generado en torno a la cumbre en Corrientes y aseguró que «era muy alta» respecto a las conclusiones que podrían surgir del debate interno. El mendocino aclaró que se iba a tratar de una reunión más de las tantas que mantienen periódicamente los tres gobernadores junto a autoridades de los bloques legislativos del Congreso nacional, habitualmente en la Ciudad de Buenos Aires por la «conectividad» que ofrece la capital para los mandatarios del Interior.

El mandatario intentó así poner paños fríos a la polémica que mantiene en vilo al radicalismo con respecto al pedido de una PASO dentro de Cambiemos y al enfrentamiento con el PRO para lograr acordar una interna en la que el radicalismo tenga un candidato propio.

La posibilidad de forzar una interna con el PRO a nivel nacional comenzó a tomar impulso cuando el economista y diputado nacional Martín Lousteau renovó el reclamo a través de los medios, algo que generó un efecto cascada en un sector de la UCR y en dirigentes como Ricardo Alfonsín, el pampeano Daniel Kroneberger (que le ganó la interna provincial a Javier MacAllister), el cordobés Ramón Mestre y el ex senador Ernesto Sanz.

Infobae