La Comisión Europea tiene ya lista una multa récord a Google por abuso de posición dominante a través de Android , su sistema operativo para móviles, que utilizan prácticamente todos los fabricantes menos Apple . La firma tecnológica exige a las marcas que emplean este sistema la instalación por defecto de aplicaciones propias como el buscador de Google o el navegador Chrome. Esta es una de las prácticas que las autoridades europeas juzgan contrarias a la competencia y que le valdrán el mayor castigo impuesto por un caso antimonopolio (alrededor de 4.000 millones de euros). La decisión tensa aun más la ya compleja relación trasatlántica.

El proceso de Android está ya concluido, tras varios años de investigación, y se espera que la decisión se comunique hoy, según ha podido saber el diario español EL País. La Comisión Europea tenía claro que cerraría el caso antes de las vacaciones europeas, pero había dudado entre imponer la sanción a la firma estadounidense la semana pasada o esta. El nivel confrontación alcanzado con la visita del presidente estadounidense, Donald Trump , a la cumbre de la OTAN celebrada en Bruselas aconsejó posponer la multa.