Los cuatro extranjeros detenidos ayer por los hechos de violencia en las inmediaciones del Congreso fueron liberados esta tarde. Mañana por la mañana será revocada la residencia de los cuatro. Están acusados de participar en los disturbios para impedir la sesión de la Cámara de Diputados donde se dio media sanción a la ley de Presupuesto 2019, adelantó a Infobae un funcionario vinculado a la investigación.

Eso no significa que serán expulsados inmediatamente, ya que se necesita que la justicia se expida en cuanto a su culpabilidad o inocencia en los delitos que se le imputan. En el Ejecutivo esperan que sea el mismo lunes de la semana próxima. Sin embargo, expertos en la materia consideran que el trámite tiene un procedimiento que durará varios días, ya que “el decreto 70/2017 firmado por el presidente Macri es claro en cuanto a los requisitos de expulsión, entre los que se necesita un informe de la Dirección Nacional de Migraciones”

Por otro lado, los ciudadanos venezolanos detenidos en las inmediaciones del Congreso en la tarde de ayer, Felipe Puelo Artigas y Eduardo Puelo Artigas, hermanos de 31 y 23 años respectivamente, serían agentes desestabilizadores del gobierno de Nicolás Maduro, según la información de una alta fuente de la inteligencia argentina.

El Ministerio de Seguridad, que dirige Patricia Bullrich, no quiso confirmar ese dato, y más bien muestra gran prudencia a la hora de dar precisiones sobre el asunto. “Estamos averiguando”, es todo lo que contestan. Sin embargo, una fuente segura de la AFI contestó con un lacónico “sí, es lo más probable” a la consulta.

Sin dar más detalles, confirmó que los dos venezolanos fueron liberados, lo mismo que el paraguayo Luis Fretes y el turco Baran Anil, quienes están sospechados de viajar a la Argentina para preparar el terreno para producir hechos de violencia durante la cumbre presidencial del G20 que se realizará en Buenos Aires el 30 de noviembre y el 1º de diciembre.

Rogelio Frigerio ante los periodistas acreditados en Casa Rosada dijo que el Gobierno tomó contacto con las autoridades judiciales a cargo de la situación de los cuatro extranjeros para solicitarles que se apuren en realizar un juicio abreviado para proceder a su inmediata deportación, en caso de que correspondiera.

En rigor, el presidente Mauricio Macri fue puesto en conocimiento ayer mismo de la extraña situación de los extranjeros y pidió que lo mantengan informado. Hoy fue el primer problema que abordó en la reunión de Gabinete, preocupado por la seguridad de la cumbre presidencial.

La información es delicada porque, por la ley de habeas data, la Dirección de Migraciones no puede brindar datos personales. Sin embargo, fuentes oficiales aseguraron que “ya se inició el trámite del expediente para tramitar la expulsión de los cuatro extranjeros, que se concretará cuando se compruebe que hayan cometido delito”.

Infobae