LV7 RADIO TUCUMAN

Con motivo de extraer la mayor cantidad de información posible que pueda ayudar a esclarecer lo que ocurrió en la madrugada del sábado 23 de febrero en el Salón Xanadú, este miércoles comenzaron las pericias tecnológicas a los dispositivos móviles en el marco de la investigación de la muerte de Natacha Jaitt.

En la Fiscalía de Violencia de Género de Tigre, los investigadores lograron abrir el teléfono celular Samsung de la actriz y hacer la copia de información correspondiente. Sin embargo, no pudieron desbloquear el iPad, también de su propiedad, debido a que la contraseña que aportó la familia no coincidió.

Los primeros informes técnicos sobre ambos equipos están a cargo del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, en cooperación con la Procuración General de la Provincia de Buenos Aires y con la presencia de los tres fiscales de la causa, Diego Callegari, Sebastián Fitipaldi y Cosme Iribarren.

Alejandro Cipolla, abogado que representa a la familia Jaitt, dijo ante la prensa que los peritajes permitirán conocer cualquier tipo de movimiento en el dispositivo. En ese sentido, subrayó que tienen especial atención en la actividad del celular en el rango de horarios entre la 1 y las 2 de la mañana.

El letrado advirtió que en los minutos entre el deceso de Natacha hasta el arribo de la policía alguno de los aparatos pudo ser manipulado. «Hubo un punto ciego, es decir donde no da ninguna cámara de seguridad, de cinco minutos y tampoco sabemos qué sucedió dentro del cuarto», sostuvo.

Por lo pronto, los expertos hicieron una copia de seguridad del contenido.

A su vez, el hermano de Natacha dijo que no pudieron hacer lo propio con la tablet porque «fue hackeada».

Fuentes de la investigación le confirmaron a este medio que las pericias aún continúan, ya que el proceso de descarga puede tardar hasta un día entero por aparato, según cuánta información tenga.

Infobae