Participan de 300.000 soldados, 36.000 tanques, blindados, más de 1.000 aviones, helicópteros y drones, así como 80 barcos de la Marina. China aporta 3.200 soldados y 30 aviones.

Los ejercicios, bautizados Vostok (Este) 2018 y con la participación de China, se realizarán hasta el 17 de septiembre en Siberia y el Lejano Oriente. No van dirigidos contra ningún país en concreto, aseguró el jefe del Estado Mayor ruso, Valeri Gerasimov, la semana pasada en Moscú.

Los rusos dieron el pistoletazo de salida hoy a siete días de maniobras militares, las mayores de la historia de Rusia y las más importantes desde las realizadas en los años 70 por la antigua Unión Soviética.

Hace décadas que el mundo no ve unas maniobras militares de tal amplitud. Cientos de miles de hombres, más de 1.000 aviones, dos flotas rusas al completo y todas sus unidades de transporte aéreo de tropas. 36.000 vehículos militares moviéndose al mismo tiempo: tanques, blindados de transporte de tropas o vehículos de combate de infantería. Todo esto “en condiciones lo más cercanas posible a las de combate”, según el Ministerio de Defensa ruso.

Rusia ya había organizado el año pasado en su territorio occidental y en Bielorrusia unos ejercicios militares en los que participaron decenas de miles de soldados y que fueron vigilados vía satélite por la OTAN. El gobierno ruso invitó a los representantes militares en las embajadas de los países de la OTAN en Moscú a que participen como observadores.

Países como Polonia o las tres pequeñas repúblicas bálticas (Estonia, Letonia y Lituania) vieron entonces aquellas maniobras como una muestra de lo que consideran la creciente agresividad militar rusa, que denuncian desde que Moscú se anexionó por la fuerza en 2014 la provincia ucraniana de Crimea y empezó a dar apoyo a los separatistas armados pro rusos del sureste ucraniano.

Rusia probará en estas maniobras todas sus nuevas armas, además de los misiles ‘Iskander’ de alcance medio y capaces de disparar cargas nucleares, los nuevos tanques T-80 y T-90 y sus últimos cazabombarderos Su-34 y Su-35.

La OTAN responderá a Rusia con unas maniobras algo menores pero de envergadura suficiente para también ser consideradas históricas. Entre el 25 de octubre y el 7 de noviembre pondrá en marcha a 40.000 soldados, 130 aviones y 70 navíos para ejecutar ejercicios militares de entrenamiento con fuerzas de sus 29 países miembros.

Las maniobras tendrán lugar en Noruega y, según la Alianza Atlántica, servirán para testar desde el entrenamiento de las tropas hasta la fluidez de la cadena de mando. Partes de los ejercicios ocuparán también el espacio aéreo de Finlandia y Suecia, así como del Mar Báltico.