La chica de 19 años recibió ayer la máxima pena por el asesinato de su ex novio Fernando Pastorizzo y se convirtió en la mujer más joven en recibir esa condena. Los magistrados descartaron que la acusada hubiese sido víctima de violencia de género.

Ayer los jueces Mauricio Deruddi, Arturo Dumón y Alicia Vivian sentenciaron a la joven de 19 años por el homicidio calificado de Fernando Pastorizzo por la relación de pareja que tenía con la víctima. El tribunal desestimó los agravantes de alevosía y de uso de arma de fuego planteados por la fiscalía y la querella. También descartó que la imputada hubiera sido víctima de violencia de género, como pretendía su defensa.

Se trata de la mujer más joven condenada a prisión perpetua en la Argentina. La defensa de Galarza apelará el fallo, pero el tribunal decidió que la condenada permanezca detenida mientras continúa el proceso.

El caso conmocionó a la sociedad desde que se conoció el crimen, ocurrido el 29 de diciembre pasado, y el perfil de quien por entonces era la principal sospechosa, una adolescente que en las primeras semanas se mostraba alejada emocionalmente de la situación que, según entendieron fiscales y jueces, había provocado. Fue por eso que muchas personas se acercaron al tribunal para seguir desde allí la lectura del fallo.

Los vecinos aplaudieron y abrazaron a la familia de Fernando Pastorizzo y también vitorearon a la jueza Vivian cuando salió a la calle. Incluso hostigaron al primer abogado defensor de Galarza -Víctor Rebossio- cuando este entró en el edificio de los tribunales por otro trámite.

La Nación