LV7 RADIO TUCUMAN

La prisión «Supermax» donde cumplirá su condena «El Chapo» Guzmán: un hoyo de cemento aislado del mundo del que nadie escapó

El juez Brian Cogan sentenció este miércoles a cadena perpetua más 30 años, a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, por lo que el narcotraficante mexicano de 62 años de edad, deberá cumplir su condena en la temida prisión de ADX Florence, conocida como la «Alcatraz de las Montañas Rocosas» o «Super Max»

Se espera que el narcotraficante sinaloense se una a una lista de temibles presos cuando comience a cumplir su condena en la Penitenciaría de Máxima Seguridad Administrativa de los Estados Unidos (ADX) en el complejo penitenciario federal en Florence, Colorado.

Alberga prisioneros de cuidado, entre ellos el atacante del Maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, así como al «Unabomber» Ted Kaczynski, el conspirador de bombardeo de Oklahoma City, Terry Nichols, y hasta el conspirador Zacarias Moussaoui del 11 de septiembre.

ADX Florence, inaugurado en 1994, alberga a más de 400 de los reclusos más violentos, disruptivos y propensos a escapar de la Oficina Federal de Prisiones. Por lo que Guzmán Loera, conocido por sus dramáticas fugas de prisión, probablemente estará recluido en régimen de aislamiento durante 23 horas al día y bajo vigilancia constante con la cámara, dijo el ex director de ADX Florence, Bob Hood, a Inside Edition.

«No es como ninguna de las prisiones en las que he estado, y he estado en muchas prisiones, pero al menos en esos lugares siempre podía ver una carretera, ver el cielo», contó el ex convicto Travis Dusenbury a The Marshall Project después de su salida de la «Supermax».

«En el ADX no puedes ver nada, ni una autopista en la distancia, ni el cielo. Sabes que en el momento en que llegas allí no verás nada de eso por años y años. Simplemente estás apagado del mundo. Lo sientes. Te hundes en esa sensación de pavor. Es el lugar más duro que hayas visto nunca. Nada vivo, ni una pequeña hierba en algún lugar. Mi celda era completamente de concreto», continuó.

Si bien muchos de los que están alojados en ADX Florence son terroristas extranjeros, líderes de pandillas o espías, otros están allí debido a escapes o ataques contra compañeros de celda y oficiales en otros correccionales.