En su declaración indagatoria, Carrasco admitió haber sido adicto al alcohol y las drogas hasta 2014 y negó haber forzado a Otero o Benítez, al tiempo que insistió que todas las prácticas sexuales fueron consentidas por las víctimas.

El periodista y bloguero Lucas Carrasco comenzará a ser juzgado mañana por dos casos de abuso sexual contra mujeres que accedieron a mantener relaciones con él, pero que luego denunciaron haber sido forzadas a prácticas no consentidas, informaron fuentes judiciales.

Uno de los episodios ocurrió el 21 de febrero de 2013 cuando la denunciante, Sofía Otero –entonces de 21 años-, accedió a visitar a Carrasco en su departamento del barrio de Palermo para mantener relaciones sexuales.

Según consta en el pedido de elevación a juicio del fiscal Patricio Lugones, Otero denunció que Carrasco la penetró analmente sin su consentimiento, aprovechando que se encontraba boca abajo, y que para lograrlo, ante su resistencia, la dominó agarrándola por el cuello y ejerciendo presión.

El otro episodio ocurrió también en el departamento que Carrasco, ex panelista del programa «6, 7, 8», alquilaba en la calle Uriarte al 2400, con una mujer a quien conoció a través de la mensajería de la red social Twitter. Según la denuncia, el acusado la forzó a practicarle sexo oral hasta que le produjo «náuseas» y la sometió a humillaciones por no acceder a sus deseos.

Carrasco será juzgado exclusivamente por la jueza Ana Dieta de Herrero, la misma que condenó a Cristian Aldana a 22 años, en un procedimiento unipersonal que los tribunales orales aplican para las causas que consideran sencillas, y como modo de dividir el trabajo de los jueces y conseguir mayor celeridad.

El periodista está acusado por «abuso sexual agravado por acceso carnal» en dos casos, un delito que prevé penas de entre 6 y 15 años de prisión.

La línea 144 que opera el Ministerio de Desarrollo Social es la que se pueden efectuar denuncias sobre abusos sexuales.

De acuerdo a las ultimas estadísticas ofiicales, entre enero y junio, 20.528 damnificadas se comunicaron por primera vez a través de esa línea gratuita, lo que implica un 28 por ciento más que en igual período de 2018.

«En el pasado tuve prácticas machistas que en ese momento parecían naturales», reconoció Jorge Romero.

Tras haber sido denunciado públicamente por abuso sexual, el senador bonaerense de Unidad Ciudadana Jorge Romero anunció que renunció a su banca y a sus «responsabilidades políticas». Lo hizo mediante un texto que publicó en su perfil de Facebook.

«Soy un varón criado en una sociedad patriarcal. Además soy un militante político con responsabilidades. Desde ese lugar, y a la luz del trabajo de visibilizacion que han hecho mis compañeras de la organización donde milito, puedo ver que en el pasado tuve prácticas machistas que en ese momento parecían naturales. Es por eso que he decidido dar un paso al costado de mis responsabilidades políticas para someterme a los procesos que determine la aplicación del protocolo que la organización ha generado para estos casos», escribió Romero, ex concejal de Florencio Varela e integrante de la agrupación La Cámpora.

La decisión del senador, apodado «El loco», habría sido tras la denuncia en redes sociales de «Estephanie», una ex integrante de La Cámpora, quien contó que Romero la encerró en un baño durante una fiesta, le mostró su pene y quiso obligarla a que le practique sexo oral.

«El loco Romero me agarra y me encierra en el baño con él impidiéndome salir. Se baja los pantalones, saca su miembro afuera y me empieza a pedir que le practique sexo oral. Lo cual me negué reiteradas veces y le suplicaba que me dejara salir. Le llegué a prometer que otro día lo hacíamos para que me abriera la puerta, golpee las paredes y la puerta para que alguien me abriera. Nadie me ayudó. Este no me forzó a que le practicara sexo oral, pero si me insistió y no me dejaba salir del baño. Yo estaba desesperada», denunció la mujer.

El hombre fue detenido en las últimas horas Buenos Aires. Está imputado por cinco abusos y lo investigan por otros cuatro. Su esposa podría quedar detenida como cómplice.

Un pai umbanda fue detenido en las últimas horas acusado de haber secuestrado a una mujer durante 10 años a la que violó en reiteradas oportunidades y con la que tuvo siete hijos. Sin embargo la mujer, que se presentó ante la Justicia como su asistente, no era la primera ni única víctima. Al hombre se lo investiga por, al menos, nueve abusos sexuales.

El hombre la secuestró cuando él tenía 36 años y ella 17. Usó la religión como excusa y la mantuvo cautiva durante una década.

Sin embargo, la mujer, que se presentó ante la Justicia como su asistente, no era la primera ni única víctima. Al hombre se lo investiga por, al menos, nueve abusos sexuales: por cinco está imputado e investigan otros cuatro.

El hecho se conoció luego de que una la mujer a la que tuvo engañada durante más de 10 años, lo denunciara.

La mujer contó que la engañarla a ella y al resto de las víctimas. Según se supo, entre las abusadas se encuentran integrantes de su propia familia.

La investigación estuvo a cargo de la Dirección de Investigaciones Contra el Crimen Organizado conjuntamente con la División Trata de Personas a cargo del fiscal Mario Marini.

Como resultado del operativo policial, se detuvo al acusado en las inmediaciones de su casa en la calle Almafuerte al 6690 del mencionado barrio ubicado en Moreno.

Fuente- Minutouno