El flamante presidente de la Nación, Alberto Fernández, llamó a la unidad de los argentinos para celebrar un nuevo contrato social en el que se pueda convivir en la diferencia y advirtió que «apostar a la grieta es apostar a que las heridas sigan sangrando».

«Vengo a convocar a la unidad para un nuevo contrato social. Los convoco a poner a la Argentina de pie y los invito a una reflexión profunda. Debemos ser capaces de convivir en la diferencia porque nadie sobra en la Patria», aseguró Fernández durante su primer discurso como Presidente ante la Asamblea Legislativa.

«No cuenten conmigo para transitar el camino del desencuentro. Quiero corregir mis errores y los invito a construir la sociedad democrática que nos debemos. No necesitamos uniformidad ya que toda verdad es relativa»,consideró Alberto.

Plan Argentina contra el Hambre
Además, Fernández sostuvo que hay que priorizar una «ética de las prioridades y la emergencia», porque «sin pan la vida sólo se padece, y no hay democracia ni libertad».

«Por eso la primera reunión consistirá en el Plan de Argentina contra el Hambre, para poner fin a este presente penoso», indicó.

En ese sentido, Alberto sostuvo que «el cooperativismo y la agricultura familiar serán actores centrales de estas nuevas políticas».

Deuda externa

Fernández aseveró que «el gobierno que acaba de terminar su mandato dejó al país en una situación de virtual default» y sostuvo que «no hay pago de deuda que se pueda sostener si el país no crece».

«La Argentina tiene la voluntad de pagar la deuda y asumirá la renegociación» porque el objetivo es «resolver el problema».

Sin embargo, remarcó que fue «imprudente e irresponsable» tomar esa «enorme deuda», incluyendo a quienes aportaron esos fondos «de gran riesgo por invertir en un modelo que fracasó históricamente».

Salud

Alberto confirmó hoy que restituirá el ministerio de Salud, basado en «la calidad, el acceso y el talento humano».

«Arbitraremos las medidas pertinentes para que nuestros hijos sean vacunados en tiempo y forma, y para que los remedios lleguen a los abuelos de menos ingresos», subrayó.

Justicia e Inteligencia

Fernández aseguró que «sin justicia independiente no hay democracia» y que «cuando la política ingresa a los tribunales, la justicia escapa por la ventana».

En ese sentido, Alberto anunció que «en los próximos días» va a enviar al Parlamento «un conjunto de leyes que consagran una integral reforma del sistema de Justicia».

«He decidido que sea intervenida la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y una reestructuración del organismo» anunció Fernández, quien también adelantó que dispondrá «la derogación del decreto 656 que significó el secreto de los fondos de inteligencia, que fue un lamentable retroceso institucional; esos fondos no solo dejarán de ser secretos sino que irán al Plan contra el Hambre en la Argentina».

«Nunca más a una justicia que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno», exclamó.

“El Estado está impedido de poder pagar en tiempo y forma”, aseguró el presidente electo

Así se refirió el presidente electo al estado de situación de la Argentina a horas de su asunción en una extensa entrevista radial en la que no eludió ningún tema. “Cristina nunca vetó a nadie”, respondió Fernández a la consulta sobre si Cristina Kirchner se había negado a que Guillermo Nielsen ocupara el Ministerio de Economía, como había trascendido.

Y agregó: “El armado del Gabinete fue nombre tras nombre. En algún momento le dije a Cristina qué le parecía tal y en otro momento ella me dijo ‘¿Qué te parece tal?’”, aseguró el mandatario electo en declaraciones al programa Va de Vuelta, de Radio Nacional, conducido por Romina Manguel. Y agregó: “Es un gabinete en el que todos tienen vínculo conmigo”.

El ex jefe de Gabinete volvió en ese sentido a ser muy crítico de la situación económica. “La locomotora que iba directo al precipicio va a parar. Se trata de poner en marcha una economía que está muy, muy lastimada. La primera necesidad es que vuelva a funcionar. El Gobierno puso el cepo que puso porque se gastó todos los dólares. Lo que la gente va a advertir es que va a cambiar el rumbo”, subrayó. “Es una gestión que no ha dejado en pie a nadie. Nadie ha ganado. Los bancos dejaron de ser bancos. Los grandes ganadores son los amigos del Presidente”, abundó.

“Los mercados pensaban que si ganábamos nosotros venía ese populismo chavista del que hablaba (Mauricio) Macri. La culpa es de Macri por haber mentido. Nosotros no somos eso. La verdad es que lo único que vieron los mercados es lo que es evidente, que el Estado nacional argentino está impedido de poder pagar en tiempo y forma, y el riesgo de default es muy alto, de hecho Macri lo ha declarado el día que habló del reperfilamiento”, resaltó.

La entidad consideró que las palabras del presidente electo tienen “un efecto intimidatorio y estigmatizante hacia el ejercicio del periodismo y la libertad de expresión, que no puede ser pasado por alto”

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) criticó las manifestaciones del presidente electo Alberto Fernández sobre la nota que publicó el periodista Hugo Alconada Mon en el diario La Nación, donde hace referencia a la aparición de un colaborador del próximo jefe de Estado en el caso de las facturas truchas y lavado de activos en el que está imputado el empresario Lázaro Báez.

Se trata de Adrián Rois, un abogado penalista que trabaja junto a Fernández en la cátedra sobre Teoría del Delito en la Facultad de Derecho de la UBA. Fue nombrado asesor en la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Órganos y Actividades de Seguridad Interior del Congreso.

Según cuenta el periodista en una nota publicada este domingo, el fiscal federal Antonio Castaño pidió nuevas medidas de pruebas en la causa luego de que el juez federal Walter López da Silva le diera lugar a un escrito presentado por Rois, el nuevo abogado defensor de la financiera Creditiba, entidad involucrada en la operación de lavado de activos que está siendo investigada.

Alconada Mon afirma que Rois se presentó en Bahía Blanca, donde se encuentra la financiera, semanas después del triunfo de Fernández en las PASO, y se reunió con el secretario del juzgado federal y asumió la defensa del dueño de Creditiba, Néstor Piñeiro, quien está en la causa.

Según reconstruyó el periodista de investigación, el abogado pidió el sobreseimiento inmediato de su cliente. Consultado por él, negó haber incurrido en un supuesto tráfico de influencias debido a su estrecha amistad con Alberto Fernández.

Frente a la publicación de la nota, Fernández cuestionó al periodista de La Nación en las redes sociales. “En mi vida académica he trabajado con abogados que ejercen su profesión. Alconada Mon sabe que en esa labor profesional yo soy absolutamente ajeno. Es miserable atribuirme mover influencias en esos casos. No voy a soportar en silencio la difamación hecha invocando hacer periodismo”, sostuvo.

Luego, agregó: “En la Argentina que vamos a construir entre todos y todas se van a acabar los “operadores judiciales”, los “operadores mediáticos” y los jueces y fiscales que “operan” para poderes mediáticos, corporativos o políticos sin impartir justicia como deben. Sabelo @halconada”.

Ante las consideraciones del presidente electo, Adepa repudió sus expresiones y emitió un comunicado en el que aseguró que la manifestación de Fernández fue “desafortunada”.

La entidad revindicó “el derecho de cualquier persona a ejercer su réplica frente a una publicación periodística y aún a cuestionarla en duros términos”, como también “acudir a la Justicia si se siente damnificada”, pero apuntó contra el mandatario electo por “utilizar giros descalificatorios para definir a un profesional por no estar de acuerdo con lo que publica”.

En esa línea, marcó que ese tipo de accionar “tiene un efecto intimidatorio y estigmatizante hacia el ejercicio del periodismo y la libertad de expresión, que no puede ser pasado por alto”.

Por último, desde la entidad que nuclea a periodistas y medios de comunicación de todo el país, advirtieron que coinciden con Fernández “en el objetivo de “construir” una Argentina “entre todos””, y que entienden que ese objetivo “requiere de los distintos sectores de la vida nacional, particularmente de quienes gobiernan, una actitud de tolerancia y diálogo que esperamos primen en el nuevo contexto político”.

Infobae

Alberto Fernández compartió una charla abierta con el ex presidente uruguayo José “Pepe” Mujica, en la que dejó de lado los temas políticos y abordó otros, vinculados con el rol de la cultura y el consumismo y sobre la influencia en los jóvenes de las muñecas Barbie o los dibujos animados de Disney y la Warner Bros. Durante el intercambio de ideas hubo lugar para curiosas reflexiones.

En ese contexto, el presidente electo se refirió a un icónico personaje de la Warner, el conejo Bugs Bunny. “Los dibujos animados son una forma de control social y Bugs Bunny es un gran estafador”, fue una frase que resume el análisis del dirigente del Frente de Todos durante su exposición de este mediodía en la Universidad de Tres de Febrero.

Acto seguido, Fernández recordó un artículo académico que nunca publicó, y que se refería a los “dibujos animados como sistemas de control social, como la familia, la escuela y los medios de comunicación».

“Los controles sociales son aquellos mecanismos por los cuales nos dan valores», reflexionó. “Disney es un gran moralista, que nos enfrenta frente al dolor, y siempre la metáfora dice que van a ganar los buenos. Bambi: matan a su madre unos cazadores furtivos, se recupera y se convierte en el rey de los ciervos en ese bosque”, analizó el nuevo presidente.

En su opinión, con la llegada de Warner Bros en la Segunda Guerra Mundial “empezó el modernismo». «Todos los dibujos animados de la Warner, como Bugs Bunny, el Pato Lucas, Elmer, el Gallo Claudio, son ejemplos de una disputa entre un tonto y un vivo, donde siempre gana el vivo. ¿Vieron alguna vez un estafador más grande que Bugs Bunny? Y fue modelo de muchos chicos y generaciones, un modelo de gran promoción del individualismo”, resaltó.

Pero más allá de estos dibujos animados clásicos, Fernández también hizo referencia a un género más moderno, el animé japonés. También consideró que tiene una influencia negativa.

“El animé japonés inyectó la lógica de la violencia. No tengo ninguna duda de que en la vida de las pandillas subyacía la cultura de esos dibujos. Como bien dice ‘Pepe’, nos inyectan un montón de datos que no nos damos cuenta”, afirmó el ex jefe de Gabinete.

«Definitivamente hay un modelo económico que ha triunfado en el mundo, que es el capitalismo. Y el capitalismo necesita de un sujeto que se llama consumidor”.

Y agregó: «El problema es que el capitalismo fue moldeándose a un tiempo distinto, que no solamente se satisfacen necesidades del que consume, sino que se generan necesidades allí donde no existen”.

 

Infobae