Ganaba con gol de Scocco, igualó Romero y le daba el pase al Rojo, y luego Quintero y Borré rubricaron el 3-1 final para meter al Millonario en la próxima fase, donde enfrentará a Gremio. El encuentro tuvo una gran polémica.

River se convirtió en semifinalista de la Copa Libertadores después de liquidar con un 3-1 no exento de polémicas y suspenso a Independiente en el Monumental, después del 0-0 de la ida.

En el primer tiempo salió mejor el conjunto de Marcelo Gallardo, y el árbitro Anderson Daronco mostró su peor faceta al permitirle fuertes a Nicolás Figal e Ignacio Scocco y no cobrar un penal -y expulsión- de Javier Pinola sobre Martín Benítez habiendo recibido asistencia del equipo de VAR y decidido no revisar personalmente la jugada.

En el medio, la chance más clara fue un disparo de Lucas Pratto que controló muy bien Martín Campaña, aunque también se lució Franco Armani ante un cabezazo de Benítez.

En el complemento, Ariel Holan metió a Emmanuel Gigliotti y enseguida golpeó River: a los dos minutos, el Puma perdió una chance y la contra terminó con un pase de Rafael Santos Borré hacia Scocco para que éste definiera a la izquierda de Campaña. El pase, así, era para el anfitrión.

Después, la visita se lo perdió con un tiro alto de Silvio Romero, y encontró la igualdad con una patriada de Gigliotti por derecha que terminó con un remate que Armani controló mal y que, tras el rebote, metió Romero con un tiro fuerte que terminó en la red tras pegar en el travesaño. El boleto, entonces, se iba para Avellaneda.

Pero entonces se agrandó el Millonario y justificó su triunfo final. Primero amenazó con Pinola y, a los 23, el recién ingresado Juan Fernando Quintero definió a la derecha de Campaña para devolverle la clasificación al local. Ya sin reacción del rival, a los 40 en otra contra otro ingresado, Nicolás De La cruz, terminó por habilitar a Borré para que definiera al tercero. Por último, en tiempo cumplido, Figal pegó un cabezazo furibundo en el travesaño.

Así, River tuvo ese plus que necesitaba para bancar una serie durísima y se metió entre los cuatro mejores de América. Su próximo escollo será Gremio.

Gremio acabó con la ilusión del Decano, se impuso por 4 a 0 y terminó con el camino de los tucumanos en la Libertadores. Fue expulsado Lucchetti.

Gremio revalidó su actuación en el partido de ida y se impuso en la definición de los cuartos de final ante Atlético Tucumán. Con goles de Luan, Cícero, Alejandro Miguel Sánchez en contra y Jael Ferreira el conjunto brasileño liquidó la serie y se metio en semis, donde enfrentará a River.

En un partido con dominio absoluto por parte de los locales, el tri se hizo sentir desde el comienzo y salió a buscar la definición de la llave. Si bien Atlético Tucumán lo aguantó e incluso tuvo las suyas, fue en el minuto 36 cuando todo empezó a tomar su rumbo. Luan, en primera instancia, abrió el resultado y Cícero luego lo abultó con un disparo desde el punto penal a los 45 minutos, capitalizando una infracción que dejó a los tucumanos con 10 y mandó a Luchetti al vestuario.

Si bien en la segunda mitad el Decano siguió probando y buscando una victoria épica, el tiro le salió por la culata. Es que avocado en dar pelea comenzó a ceder espacios, algo que los del tri aprovecharon con más énfasis al contemplar su superioridad de jugadores. Así, siguió dando pelea hasta que la suerte lo doblegó con un gol en contra.

Ya con el resultado global ampliamente a favor de los locales, Jael Ferreira sumó un tanto y liquidó la llave, que producto de otro penal a favor de los de Porto Alegre, terminó 7 a 0 a favor del campeón defensor.

De esta manera, Gremio avanzó a semifinales del certamen y aguarda por el River de Gallardo, que atraviesa un gran momento. No obstante, cuenta con la querida carta a favor de definir como local.

Atlético Tucumán dio un gran paso en busca de conseguir por primera vez el pase a cuartos de final. El Decano logró un gran triunfo por 2 a 0 sobre Atlético Nacional de Medellín, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

El “Decano” no se conformó con estar arriba por la mínima diferencia y siguió buscando el arco rival. A los 22′, el arquero de Atlético Nacional se reivindicó y le ahogó el grito de gol a Leandro Díaz. De a poco, los colombianos comenzaron a emparejar el juego, aunque nunca llegaron con peligro al área local, gracias al buen trabajo de la última línea de Atlético Tucumán.

En el complemento cambió el trámite del partido. El equipo “paisa” se adueñó del balón y fue en un busca del empate, aunque el “Deca” se cerró muy bien atrás. Agazapado, el conjunto de Ricardo Zielinski esperó el momento justo, que llegó a los 27′. San Román recuperó una pelota, inició el contragolpe y le puso un pase perfecto para Leandro Díaz. El remate del delantero pegó en el travesaño y el “Bebe” Acosta aprovechó el rebote para marcar, de cabeza, el 2 a 0. Sobre el final, Cristian Lucchetti le ahogó el grito de gol a Helibelton Palacios, para mantener su arco en cero y viajar con más chances a la revancha.

Atlético consiguió un gran triunfo y las 30.000 personas que colmaron el “José Fierro” armaron una verdadera fiesta. Está claro que estar entre los 16 mejores de Sudamérica ya es un orgullo, aunque ahora se ilusionan con que el equipo de sus amores escriba otra página gloriosa y de un pasito más hacia adelante el martes 28 de agosto en Medellín, cuando se juegue el desquite.

Los Decanos se miden esta noche desde las 21,45 ante Atlético Nacional de Colombia. El partido se enmarca dentro de los 8º de final de la Copa Libertadores y se jugará en el José Fierro.

Atlético Tucumán deberá obtener un buen resultado para viajar tranquilo a Colombia, en donde el 28 de agosto se disputará el partido de vuelta.
LV7 comenzará la previa de la transmisión a las 19 con el equipo deportivo a cargo del periodista Kity Jiménez.