El presidente Alberto Fernández fue reprobado con chiflidos y silbidos en el anfiteatro José Hernández, de Jesús María, en las primeras horas del sábado pasado, cuando se leyó en la noche inaugural del Festival de Doma y Folclore una carta de salutación del titular del Ejecutivo nacional.

Pasadas las 0.30 del sábado, después de la jineteada, el locutor Cristian Bazán comenzó a leer la nota de saludo del presidente Fernández. Apenas lo nombró, desde un sector de la platea hubo algunos aplausos pero enseguida empezaron los abucheos y silbidos desde todos los sectores de las gradas, ocupadas por más de 18 mil personas.

El locutor decidió apurar la lectura de la carta, que era de tipo protocolar, explicando que el Presidente no podía asistir por otros compromisos, y destacando la importancia del festival como aporte cultural y saludando a sus organizadores.

El momento no superó el minuto y los gestos de reprobación cesaron apenas finalizó la lectura de la nota, firmada por Julio Vitobello, el secretario general de la Presidencia.

Los Primeros

Las puertas del Centro Cívico se abrieron para despedir al histórico dirigente del peronismo.

El cordobés falleció en un accidente de tránsito el sábado a la noche cuando circulaba en su auto por la Ruta 36 entra la capital cordobesa y la localidad de Despeñaderos.

El velatorio del ex gobernador, José Manuel De La Sota, volvió a retomarse desde las 9:30 en el Centro Cívico de Córdoba. El domingo la emotiva ceremonia prolongó hasta las 21.

Antes del cuerpo de histórico dirigente peronista será trasladado a un panteón familiar en el cementerio San Jerónimo, ubicado en el barrio Alto Alberdi.

Por otro lado, el Gobierno cordobés dispuso un duelo simbólico durante cinco días a través del decreto Nº 1500 mientras que las dependencias de la administración provincial estarán con la bandera a media asta.

La actividad en las escuelas y la atención en la administración pública de toda la provincia será normal.