Personal de la Fiscalía en Homicidios II, subrogada por la doctora Adriana Giannoni, se desplazó alrededor de la 01.30 horas de este sábado hasta el lugar del mortal suceso.

De acuerdo a las primeras averiguaciones, la víctima fatal fue identificada como Sandro Reyes, de nacionalidad peruana.

Si bien el móvil del asesinato se encuentran en plena etapa investigativa, trascendió que Reyes se habría dedicado al cobro del servicio de vigilancia en esa barriada. También se supo que fue interceptado por cuatro sujetos en dos motocicletas.

El Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (MPF) y la División Homicidios de la Policía trabajaron en la escena. Por protocolo, se abocaron a la recolección de elementos que puedan aportar al esclarecimiento del asesinato. En principio, no sé descarta que se trate de un homicidio en ocasión de robo.

Los restos de la víctima fueron trasladados a la Morgue Judicial, donde el Cuerpo Médico Forense (CMF) del MPF le practicará la autopsia.

Lucas “Peque” Pérez, había forzado la puerta del calabozo de la Comisaría 1° y escapó por los techos. La denuncia de una mujer permitió encontrarlo.

El joven se encontraba alojado en la dependencia de calle San Martín al 200 acusado de encubrimiento.
Estaba detenido con prisión preventiva por el caso que conmocionó al oeste de la capital.

Para el abogado de la familia Paz, Javier Lobo Aragón, este tuvo complicidad de los policías para logarlo. “Están remodelando y aprovechó para fugarse como un cowboys”, dijo a LV7.

A horas nomas de haberse fugado una mujer lo denunció en la Comisaría 3° por amenazas, haciendo conocer también que el joven se encontraría en una casa del barrio Néstor Kirchner.

Se conformó un grupo de trabajo con personal de la Comisaría 1° y de la Comisaría 3° junto a un equipo de investigaciones a cargo del comisario Walter Salvatierra y, alrededor de la 1:30, tras un minucioso recorrido por la zona señalada encontraron a Pérez y lo aprehendieron.

Un cabo de la Policía de Tucumán fue aprehendido y es investigado por la muerte de su pareja, quien fue hallada ahorcada en una vivienda de El Manantial.

Según informaron fuentes del caso, Francisco Maximiliano Rojas se despertó este lunes por la mañana y se encontró con su pareja sin vida. El hombre de 33 años le habría explicado a la Policía que el domingo por la noche mantuvieron una fuerte discusión y que, cuando se levantó, descubrió que María Gabriela Gutiérrez, de 26, se había suicidado.

Pero el clima se puso tenso cuando el médico de Policía examinó el cuerpo de la joven, ya que habría advertido que las lesiones que presentaba no coincidían con las de una persona que se ha quitado su propia vida.

Las fuentes agregaron que Gutiérrez presentaba marcas en el cuello que indicarían que pudo haber sido asfixiada manualmente, según publica La Gaceta.

Cuando le comunicaron esta situación al fiscal Washignton Navarro Dávila, este ordenó que Rojas sea aprehendido. Este martes le tomará declaración y en base a ese testimonio resolverá si pide su detención.

Rojas es cabo de la Policía y se desempeña como chofer de la comisaría de El Manantial.

Los Primeros