La misión del organismo internacional consultó al respecto al ministro Matías Kulfas, quien respondió que se está estudiando un mecanismo de revisión del esquema para luego avanzar en una actualización del valor de los servicios

El devenir de los precios en la Argentina es uno de los temas a resolver por el Gobierno de Alberto Fernández. La política pendular que fue de los congelamientos a los tarifazos que señalaron la política local los últimos ocho años generan cierto desconcierto respecto el camino que seguirá la administración el Frente de Todos.

Tanto es así que la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que está en el país ya preguntó en varias ocasiones cuál sería la política al respecto.

El encargado de responder fue el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Aprovechó el lanzamiento del plan Precios Cuidados para los mayoristas para explicar parte del encuentro con los técnicos del FMI, al que calificó como “positivo”. Consultado por su mirada sobre las tarifas, respondió: “Estamos estudiando. Durante el el período de emergencia -el cual congela las tarifas por 180 días- buscaremos generar un mecanismo de revisión del esquema tarifario y luego una actualización de esas tarifas”.

Además de la explicación respecto del plazo de congelamiento hasta junio de este año que se estableció, Kulfas dijo que explicó a los técnicos del FMI que “no se trata de un congelamiento permanente ni de sostener este congelamiento parcial por mucho tiempo, sino de hacer una revisión que permita reducir donde sea posible los costos del sistema eléctrico y de gas, y poder generar tarifas razonables y accesibles sobre todo donde hay mayores necesidades”.

Infobae

Si bien la inflación de enero de este año fue de 2,3%, según informó hoy el Indec, la categoría que más aumentó en el comienzo del año 2020 fue la de “Alimentos y bebidas”, con un alza de 4,7 por ciento. Fue el rubro con más alza luego de “Recreación y Cultura” con 5 por ciento.

“Alimentos y bebidas no alcohólicas es la división con mayor incidencia en el nivel general de las distintas regiones, con una variación mensual nacional de 4,7%. En las subas se destacan carnes y derivados; infusiones, azúcar, dulces y golosinas”, explicó el Indec. Según fuentes de la Indec, la suba es consecuencia de la eliminación del IVA 0 para alimentos, una medida que había impuesto Cambiemos luego de perder las PASO, como “alivio” a los consumidores.

Otras categorías con alzas fueron “Bebidas alcohólicas y tabaco”, con 4,3%, y “restaurantes y hoteles”, con 4,2 por ciento. Por el contrario, se destacaron bajas de precios en ciertas divisiones del IPC, como “Equipamiento y mantenimiento del hogar” y “Salud” que mostraron bajas promedio de 1,3% y 2,0%, respectivamente. En el caso de Salud, “registró la variación con menor incidencia en el nivel general de las distintas regiones y una disminución del 2% a nivel nacional, producto del acuerdo gubernamental con la industria farmacéutica para retrotraer precios a valores de diciembre”, según el organismo que dirige Marco Lavagna.

Los que más subieron

En el topten de los alimentos que más subieron, todos con más de 10%, se destacan el azúcar, con 14,7%; el corte de carne picada común, 13,5%; y la papa, con 13,2%.

Entre los que bajaron en el primer mes del año estuvieron el zapallo anco (13,1%), el tomate (13,1%) y la batata (3,3%).
La suba interanual de la categoría Alimentos fue de 58,8%, sólo superada por Salud que, comparada con la cifra que publicó en Indec en enero de 2019, arrojó un incremento de 63,9 por ciento. En el registro regional, el rubro tuvo una suba de 4,6 en GBA; 4,7% también, en las regiones Pampeana y Noroeste; 6% en el Noreste; 4,4% en Cuyo; y, finalmente, 3,7 en la Patagonia.

Fuente: Infobae

El dólar mayorista cerró a $ 61,12 y el minorista a $ 63,46. Los bonos en dólares cayeron 6% y los denominados en pesos bajaron hasta 10%. El riesgo país subió 5,5%.

El primer reperfilamiento de deuda de la gestión de Alberto Fernández sacudió al mercado. Los bonos en dólares llegaron a derrumbarse hasta 6% mientras que los papeles en pesos se hundieron hasta 10%, presionando sobre el riesgo país que aumentó 5,5% y se acercó a la frontera de los 2000 puntos. El mal clima golpeó también al Merval, que cayó 3%, mientras el dólar minorista escaló 15 centavos para cerrar en $ 63,46.

La licitación desierta del lunes con la que el Gobierno buscaba fondos para pagar el vencimiento de $ 96.000 millones del AF20 este jueves marcó la tónica del día.Los bonos en dólares bajaron 6% en promedio, mientras que en pesos el derrumbe quedó en torno a 10%, aunque había llegado a caer hasta 15%. Así, el riesgo país subió hasta 1.997 puntos básicos. El dólar mayorista abrió en alza y cerró a $ 61,12.

El Gobierno anunció este mediodía que pagará ahora los intereses y reperfilará el pago del vencimiento de capital del bono, en principio, hasta el 30 de septiembre. La única salvedad son las llamadas «personas humanas» -los inversores minoristas- que tengan tenencias inferiores a un valor nominal de US$ 20.000 al 20 de diciembre de 2019. «A este grupo de tenedores no se les postergarán los vencimientos de capital», indicó el comunicado oficial.​

Además, el Ministerio de Economía postergó para este miércoles una emisión de Lebad (Letras que ajustan por la tasa Badlar) que estaba programada originalmente para este martes con la que busca conseguir fondos para cancelar Lecaps.

Este martes por la mañana el mercado arrancó en modo negativa y empujó el derrumbe de los papeles argentinos. El Bonar 24 en dólares cayó 6% y el Bonar 20 bajó 5,2%, mientras que el Discount perdió 3%.

Del lado de los papeles en pesos la baja fue más pronunciada. El Bocan 2020 que llegó a perder 16% al comienzo de la rueda y terminó con una caída de 8,2%, mientras el Bogato 2020 bajó 10%.De este modo, el riesgo país, que mide la sobretasa que paga Argentina por endeudarse, subió 5,5% y alcanzó a 1997 puntos básicos.

Para el analista Gustavo Ber, «los activos locales exhibieron una tónica negativa ante los adversos efectos colaterales que tendría asociado» el reperfilamiento del AF20. «Ocurre que no sólo afecta la curva en pesos, que se venía buscando reconstruir a través de sucesivas emisiones, sino que además suma ruido ante la reestructuración de deuda en las próximas semanas dentro del desafiante cronograma, ya que el comunicado resultó poco amigable a los oídos de los inversores y de ahí la inmediata reacción negativa». ​

Para el economista Gabriel Rubinstein el derrumbe financiero se sentirá en la economía real. «Lo que hicieron con el AF20 es default. Se supone que querían evitarlo. Será mucho más difícil seguir reconstruyendo mercado de pesos. Una lástima, ya que era lo único en que habían avanzado bien en tema deuda. Fuerte caída de mercados que afectará a la economía real».

Por su parte el índice Merval también fue arrastrado en la embestida y cayó 3%. Todo el panel principal terminó en rojo, liderado por Transener con una caída de 5%, el Supervielle con -4,9%, seguida por Aluar con -4,4%. ​

La mala racha llegó hasta las ADR que cotizan en Nueva York que también se tiñeron mayoritariamente de rojo, lideradas por la caída de banco Macro con -4%, Irsa con -3,8% y Supervielle con -3,6%.

Por el lado del dólar, el Banco Central volvió a impulsar una suba del mayorista, que terminó a $ 61,12, catorce centavos por encima del nivel del lunes. Suma un aumento del 1,3% en lo que va de febrero. Por el lado del minorista se vendió en promedio a $ 63,46, un alza del 0,7%.

Al comienzo de la jornada las turbulencias del mercado impulsaron al contado con liqui, el dólar elegido por quienes buscan sortear el cepo, que llegó a $ 85, pero con el correr de las horas cerró en $ 83,74, una baja de 0,3% respecto de la cotización anterior. El dólar bolsa se mantuvo estable en $ 82,32 y el blue permaneció en $ 78.

Clarín

Para cambiar ahorros en moneda estadounidense, la gente ahora consulta primero a familiares, amigos y colegas en busca de un comprador. Y ambos logran así un precio mejor. La causa: en el circuito oficial pagan $ 58 por cada “verde”, y adquirirlo cuesta $ 82.

Los más conocidos son el dólar oficial, el paralelo o blue y el dólar ahorro o tarjeta (alias «solidario», con 30% de recargo). También se habla de dólar Netflix (para servicios digitales, con 8% de impuesto), dólar futuro, dólar bolsa, dólar contado con liquidación… La lista de cotizaciones para la moneda estadounidense parecía ya excesiva, pero aún hay lugar para una más. Una que, aunque resulte difícil de medir y promediar, está ganando terreno de forma acelerada entre la clase media.

Algunos ya lo nombran como «dólar oficina» o «dólar WhatsApp», y es el que se pacta en una creciente cantidad de operaciones cambiarias que antes se hacían en el sistema financiero formal, pero que ahora -«súper cepo» cambiario mediante- buscan arreglarse entre familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo, con mejores condiciones para todos.

«Tengo unos dólares para vender, ¿alguien necesita?». Frases como esas son las que ponen en marcha el circuito. Las pronuncian en su lugar de trabajo o las escriben en grupos de chat personas que, tras haber ahorrado en moneda extranjera, necesitan ahora desprenderse de algunos billetes verdes para afrontar resúmenes de tarjetas posvacacionales y otros gastos en pesos.

Hasta diciembre, la enorme mayoría de esos ahorristas habría ido al banco o a una casa de cambio, o habría hecho la transacción en segundos por home banking. Ahora, sin embargo, a casi nadie se le ocurriría eso. Porque en el circuito oficial sólo reciben $ 58 por cada dólar, un valor casi 30% menor al de $ 82 que rige para adquirir el billete en esas mismas ventanillas, por agregarse a la cotización oficial el «impuesto PAIS».

Es eso lo que está llevando a quienes tienen dólares por vender a sondear entre sus contactos hasta dar con alguien que justo esté interesado en comprar los «verdes» para ahorrar -gambeteando el tope oficial de US$ 200 al mes- o para gastar en el exterior a un menor costo que el de «tarjetear» y pagar luego el resumen en pesos con 30% de recargo.

«Nunca había visto algo así. En los grupos de WhatsApp, entre familiares y amigos, ahorristas empiezan a ofrecer los dólares que necesitan vender. Muchos los habían comprado el año pasado, sin el cepo, y quizás también los sacaron del banco después de las PASO. Ahora necesitan cambiarlos para llegar a fin de mes y, lógicamente, intentan hacerlo en la informalidad, porque advierten que, de ir al banco, perderían mucha plata», comenta Sandra González, presidenta de la entidad de usuarios Adecua.

Clarín

El Gobierno lanzó este lunes el programa “Vuelta al Cole”, que incluye una canasta de 10 productos escolares que se venderán en las cadenas de supermercados a $500. También estarán disponibles prendas de indumentaria, como pantalones de jogging y calzado. Para poder acceder a los precios de esta nueva canasta, no será necesario adquirir el total de los 10 productos, sino que se podrán comprar también en forma separada. Los artículos estarán disponibles en los próximos días y hasta el 31 de marzo o hasta agotar stock.

El anuncio fue realizado por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas y la secretaria de Comercio Interior, Paula Español. También habrá librerías adheridas al programa, donde se podrán comprar una canasta ampliada, de 15 útiles. La novedad es que este año se sumó la cadena de accesorios Todo Moda, con 148 locales en todo el país, donde se venderán cinco productos, entre ellos, mochilas, cartucheras y accesorios para el arreglo del cabello.

“Lo que se busca es generar un conjunto de bienes con este esquema que se incorporará a la aplicación. La idea es continuar con esta idea de tener precios de referencia en productos más sensibles además de los tradicionales como son calzado escolar, mochilas, marroquinería e indumentaría”, señaló Kulfas.

Otro tema es poder contar con una cobertura nacional, que participen las grandes cadenas y la cadena Todo Moda, con locales en todo el país. Y las librerías más importantes de las ciudades del interior”, agregó el ministro.

El año pasado, el Gobierno de Mauricio Macri también había incorporado productos escolares a precios más accesibles al Programa Precios Cuidados. En ese caso, se trató de 37 productos de librería (lapiceras, reglas, gomas, lápices) que se vendían en supermercados adheridos.

También ofrecieron descuentos bancos públicos y algunos privados y las librerías se habían sumado a “Ahora 12” puedan ofrecer 12 pagos sin interés durante los fines de semana cercanos al comienzo de clases.

Fuente: infobae

El «solidario» rozó los $82, el MEP se acercó a $83, y el CCL superó los $84
El billete paralelo asciende a $78,25 en cuevas de la city porteña. Por su parte, el «contado con liqui» subió $1,09 a $84,63, y el MEP ascendió 87 centavos a $82,71. Ocurrió en una rueda en la que el solidario anotó su mayor ascenso diario desde su implementación. El BCRA vendió otros u$s100 millones.

En medio de la incertidumbre respecto a la reestructuración de la deuda soberana, el dólar se recalienta en todos los segmentos del mercado. El blue avanzó 25 centavos este martes a $78,25 en cuevas de la city porteña, mientras que el «Contado con Liqui» y el MEP avanzaron con más fuerza, ya decididamente por encima del «solidario», que tuvo su mayor suba diaria desde su implementación.

El dólar que se obtiene a partir de la compra y venta de acciones o bonos en la bolsa trepó $1,09 (+1,3%) a $84,63 -su nuevo máximo nominal-, con lo que se amplió la brecha con el dólar mayorista al 40,6%.

En simultáneo, el MEP ascendió 87 centavos a $82,71, lo que deja un spread del 37,4% con el mayorista.

Mercado oficial
En el mercado cambiario oficial, el dólar solidario (con el recargo del 30%) trepó 13 centavos -la suba diaria más importante desde que entró en vigencia- y rozó los $82 (cerró en $81,99), dado que el oficial minorista superó los $63 (avanzó 10 centavos a $63,07) en agencias y bancos de la city porteña, de acuerdo al promedio de Ámbito.

En el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), en tanto, la moneda de EEUU subió por cuarta jornada consecutiva, al ascender un centavo a $60,18, estabilizada en un rango que tuvo límites muy definidos por los precios de regulación oficial, que vendió otros u$s100 millones, según fuentes del mercado.

Los mínimos se anotaron en los $60,17, el mismo registro del cierre previo, con la primera operación pactada. Por un ligero predominio de la demanda autorizada, los valores se desplazaron levemente hacia arriba hasta tocar máximos en los $60,195, un valor muy próximo al nivel de venta definido por el Central para hoy en los $60,20. Con algunos altibajos los precios volvieron a los niveles iniciales que merced a la aparición del Banco Central con algunas compras, se transformó en el nuevo piso de la cotización.

La presión compradora verificada en el primer día de la semana pareció comenzar a diluirse levemente en la fecha por efecto de una menor demanda autorizada y por un ligera mejora de la oferta genuina.

«Los ejes de intervención definidos por la autoridad monetaria señalan un camino que gradualmente apuntala la cotización, generando un deslizamiento alcista que poco a poco vuelve a colocar los precios en niveles que se aproximan a los máximos históricos alcanzados el año pasado», destacaron desde PR Corredores de Cambios.

El call money se mantuvo sin cambios en 43,5%. En swaps cambiarios se pactaron u$s28 millones para tomar y/o colocar fondos en pesos mediante el uso de compra-venta de dólares para el miércoles y el jueves.

Ambito

El ministro de Economía mantendrá este martes un encuentro con el jefe de la misión del organismo para Argentina, Luis Cubeddu, y la economista estadounidense Julie Kozack, directora adjunta del departamento para el hemisferio occidental del Fondo.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunirá este martes con funcionarios del Fondo Monetario Internacional en la sede del organismo en Nueva York. Del encuentro participarán el venezolano Luis Cubeddu, jefe de la misión del FMI para Argentina, y Julie Kozack, directora adjunta del departamento para el hemisferio occidental, según confirmaron voceros del organismo

Guzmán arrancó este lunes sus reuniones en Nueva York con un desayuno a puertas cerradas con bonistas, analistas y referentes del mundo de los negocios en el edificio del Consejo de las Américas, en Manhattan. Al retirarse, el funcionario dijo que le había ido «muy bien» en este primer encuentro, aunque algunos de los participantes manifestaron sus dudas por la falta de definiciones concretas sobre el plan económico de la Argentina.

Guzmán arrancó ronda de reuniones con inversores y banqueros en Nueva York
Se trató del primer encuentro en la agenda del funcionario, que además incluirá el mitin con representantes del FMI. El encuentro con representantes del organismo multilateral tendrá lugar este martes y del mismo participarán Luis Cubeddu, venezolano de cercano vínculo con Argentina, y la economista estadounidense Julie Kozack.

Argentina busca el apoyo del gobierno de Donald Trump en el directorio ejecutivo del Fondo para renegociar la deuda. EEUU es el único socio de todos los países que integran el FMI que cuenta con capacidad de veto: esto es debido a que se requiere el 85% de los votos para aprobar una propuesta pero la suma de todos los países sin EEUU alcanza al 83%, por lo cual es determinante la postura de la potencia norteamericana, que ostenta el 16,5% de los votos.

El Gobierno ya ha dicho que no quiere más dinero del Fondo y buscará aplazar los vencimientos porque primero quiere que la economía del país crezca para después poder pagar.

También tiene que reperfilar la deuda con los bonistas, y si bien la propuesta no fue explicitada, se supone que incluirá una fuerte quita. Así también lo dio a entender el Premio Nobel de economía Joseph Stilgitz, durante un encuentro en el Foro Económico de Davos. Stiglitz, maestro académico de Guzmán, quien fue su colaborador en la Universidad de Columbia, sostuvo que «la realidad es que tendrá que haber quitas significativas» y dejó a entrever que, finalmente, será el camino que tome el gobierno argentino para resolver las dificultades de la deuda con los acreedores privados.

Ambito

Los inversores miran con atención la reestructuración de la deuda, en particular la de Buenos Aires

El Riesgo País argentino se disparó este viernes a los 2.080 puntos básicos, en medio de la incertidumbre en Wall Street por la reestructuración de deuda pública, las dificultades de la provincia de Buenos Aires para aplazar el pago de vencimientos y el freno del Banco Central a la fuerte baja de tasas de interés en pesos.

El indicador de JP Morgan ascendió este viernes 85 unidades o 4,3% para la Argentina, a 2.080 puntos básicos, frente a un nivel de 1.771 puntos que se observó el 23 de diciembre y los 2.600 puntos registrados a inicios de septiembre del 2019.

Los bonos en dólares cayeron en promedio un 2% en sus principales referencias, con paridades por debajo de 50% de su valor nominal, mientras que el bono 2021 de la provincia de Buenos Aires (BP21) rebotaba US$ a 53/55 dólares, luego de fuertes bajas previas.

Kicillof se mostró este jueves optimista sobre la negociación con los bonistas al señalar desde Israel que algunos «ya aceptaron la propuesta de la provincia» y ratificó que su propuesta está en línea con la estrategia del gobierno nacional.

Pero los analistas se muestran más cautelosos. “La situación resulta crítica en los desafíos que tiene la provincia (de Buenos Aires) por delante, pero en el corto plazo caer en un default parece una situación evitable y necesario que así suceda”, dijo la consultora Invecq.

A nivel local, los indicadores de la Bolsa de Comercio porteña operaron este viernes con caídas de las acciones en pesos, en una plaza que se mantuvo expectante frente a la reestructuración de deuda. El índice líder S&P Merval de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos) retrocedió 3%, debajo de 40.000 unidades, con lo que amplió a 4,2% la pérdida acumulada en los primeros días del 2020.

El dólar blue, en tanto, avanzó 75 centavos y llegó hasta los $ 78,50 en cuevas de la city, mientras el Contado con Liqui bajó 71 centavos a $ 83,29, pero se mantuvo por encima del dólar solidario, cuyo valor fue de $ 81,90. El dólar bolsa subió a su vez a $ 81,86, y tanto el mayorista como el oficial cerraron estables a $60 y $ 63, en cada caso.

Clarín

El Contado con Liquidación avanzó $2,36 (+2,9%) hasta los inéditos $84; mientras que el dólar MEP subió $1,25 (+1,6%) a $81,51. El blue, en cambio, se mantuvo estable a $77,75 en cuevas de la city porteña, de acuerdo al relevamiento de Ámbito.

Por primera vez desde que se implementó el recargo para la compra de divisas en el mercado cambiario oficial, el Contado con Liquidación -que utilizan las empresas para ´fugar´ divisas al exterior- superó al dólar solidario, al dispararse $2,36 (+2,9%) hasta los inéditos $84.

De esta manera, el dólar que se obtiene a partir de la compra y venta de acciones y bonos amplió su brecha con el dólar mayorista al 39,8%. En simultáneo, el MEP avanzó $1,23 (+1,6%) a $81,57, por lo que el spread con la divisa que opera en el MULC llegó al 35,8%.

Pese al cepo hard, fue récord la cantidad de personas que compraron dólares en diciembre
El analista Christian Buteler señaló a Ámbito que era «esperable que la cotización del dólar libre supere al valor oficial, sobre todo en medio de un cepo duro como el actual que permite sólo comprar u$s200 por mes».

Añadió: «Si la cotización oficial no había sido superada hasta ahora fue porque se registró una alta demanda de pesos en diciembre; hubo una dolarización importante antes de las elecciones presidenciales; y además para el común de la gente la divisa está cara con relación con sus ingresos».

Buteler anticipó que «una vez que el efecto de esos tres factores se diluya, es esperable que también el MEP y el blue superen al oficial con impuesto. Estimo que será para febrero».

Mientras tanto, el dólar paralelo cerró estable este jueves a $77,75, según el relevamiento de Ámbito en cuevas de la city porteña.

El especialista puntualizó que el blue «está bastante atrasado en especial porque los ahorristas están liquidando en el circuito informal (que paga alrededor de $74), aquellos dólares que compraron previo a las elecciones. Hacerlo en el circuito formal, no tendría sentido porque los bancos están pagando $58».

Mercado oficial
El dólar solidario -que lleva el recargo del 30% para la compra de divisas destinadas al atesoramiento o turismo-, terminó estable a $81,87, dado que el oficial minorista cerró sin cambios a $62,98, en agencias y bancos de la city porteña, de acuerdo al promedio de Ámbito.

A su vez, el billete en el Banco Nación se mantuvo a $63, mientras que en su canal electrónico se ubicó en $62,95.

Ambito