Minutos después de que el Banco Central comunicó este miércoles los cambios en el piso de la tasa de interés y en la actualización de la banda de no intervención del dólar, el Fondo Monetario Internacional salió a festejar las medidas y aseguró que “están dando resultados”

“El Fondo Monetario Internacional recibe de manera positiva las decisiones comunicadas por el Banco Central de Argentina. El nuevo marco de política monetaria de las autoridades está dando resultados, ya que las expectativas de inflación están cayendo y la volatilidad financiera ha disminuido”, sostuvo Gerry Rice, vocero principal del FMI en un comunicado.

El portavoz del organismo agregó: “Las decisiones de hoy son consistentes con el marco de políticas anunciado a fines de septiembre y ayudarán a reducir la inflación. El FMI continuará apoyando a las autoridades mientras llevan a cabo su programa”.

Este miércoles, el Banco Central informó que ya no habrá un piso de 60% para las tasas de interés de las Leliq, sino que será fijada por el mercado. El martes, esa tasa cerró a 60,003% promedio, con lo cual podría perforar ese valor en cualquier momento.

La entidad anunció otro dato que se esperaba: en lugar de actualizarse a un 3% mensual, la banda de no intervención del dólar se moverá un 2% mensual en el primer trimestre de 2019. Si la banda cae por debajo del piso, el Central comprará US$ 50 millones en subasta. Su sube por encima del techo, venderá hasta US$ 150 millones, también por subasta.

Clarín

Para el economista tucumano Eduardo Robinson, la inflación será menor que la medición de octubre. “Si bien todavía no salió, las proyecciones indican entre 2,5 y 2,9 para noviembre”, dijo a LV7.

“Venimos de una inflación muy alta y esta se traslado a los precios”, resaltó con respecto a las cifras que oscilaron entre 5 y 7 % en os meses anteriores producto de la devolución aplicada por el gobierno nacional en medio de una crisis cambiaria que comenzó en abril y que parece comenzar a ceder.

Consultado por la inflación de diciembre, estimó que serán porcentajes similares a noviembre.

El economista tucumano Eduardo Robinson, en dialogo con LV7, dijo que “si el dólar esta muy abajo, perjudica al sector exportador. Entonce tiene que estar en el medio”.

Lo dijo en referencia a la suba de la divisa estadounidense en los últimos días y que este martes frenó alrededor de los 39 pesos y que flota en una banda cambiaria de entre 36 y 46 pesos.

“Esto le conviene al sector agroexportador y al gobierno porque deduce las retenciones que le aplican al sector”, dijo y agregó además que “tampoco conviene que el dólar esta quieto porque hay inflación de por medio”.

El diputado José Cano asegura que el Presupuesto de Nación para 2019 incluye una adenda fiscal para compensar a los tucumanos.

La plata está, asegura el radical, la Provincia debe decidir si subsidia a las empresas o a los pasajeros, pero los recursos están incluidos en las adendas o agregados fiscales que incluyó Nación para 2019, el que acordó el gobernador Juan Manzur, junto a otros 17 mandatarios, firmando el consenso fiscal con el presidente Mauricio Macri.

En este sentido Cano pidió no generar zozobra en la población anunciando un boleto de $40, sobre todo cuando la Nación enviará a la Provincia el compensatorio y será justamente el Estado que deberá administrar el dinero que antes el gobierno central enviaba en concepto de subsidio.

Tras las declaraciones del gobernador Juan Manzur cuando anunció que aumentarán el boleto en la provincia, sin tener los recursos necesarios para hacer frente a los millones de pesos que pierden las empresas desde enero con la eliminación de subsidios de la Nación, Cano dijo que es todo “teatro”.
Ahora lo que el radical pidió conocer es qué es lo que hará la provincia con ese dinero y también con las compensaciones por la tarifa social y el fondo soja.

Fuente: Los Primeros

Los precios de los combustibles de la petrolera YPF, a excepción del diesel regular, alcanzaron la paridad de importación, es decir llegaron al equilibrio que atiende el valor del dólar, del crudo internacional y los biocombustibles, por lo que de sostenerse no requerirá nuevos ajustes en los surtidores.

El Gobierno consigue el aporte de bancos y anuncia el fideicomiso de PPP
Así lo planteó este lunes la compañía en la habitual entrevista con Inversores que sus directivos mantienen luego de cada presentación trimestral de resultados, y que permite repasar la evolución del negocio en todas sus áreas, desde la producción hasta la refinación y comercialización de hidrocarburos.

Durante la charla, el vicepresidente de Estrategia y Desarrollo de Negocios, Sergio Giorgi, reflejó en un gráfico que la evolución de la paridad de importación se encontraba desde abril por sobre los precios al mercado minorista, es decir sobre el precio de las estaciones de servicio, pero en noviembre alcanzó el punto de equilibrio con el precio ascendente de los combustibles.

La asignación no remunerativa fijada por el Gobierno nacional para el sector privado entró hoy en vigencia con la publicación de un decreto de necesidad y urgencia firmado por el presidente Mauricio Macri y sus ministros en el Boletín oficial.

El decreto 1043/2018 estableció “a partir del 1° de noviembre de 2018, una asignación no remunerativa para todos los trabajadores en relación de dependencia del Sector Privado, que ascenderá” a $ 5.000.

El 50% se pagará con los salarios de noviembre, “pagaderos en el mes de diciembre de 2018” y la otra mitad con los salarios de enero, lo que llegará a los trabajadores en febrero.

Se indicó que “cuando la prestación de servicios fuere inferior a la jornada legal o convencional, los trabajadores percibirán la asignación en forma proporcional, de acuerdo a los mecanismos de liquidación previstos en el convenio colectivo aplicable o, supletoriamente” según las normas vigentes.

Las “actividades o sectores que se encuentren especialmente en crisis o declinación productiva” podrán “adecuar la implementación” de los “plazos y montos” del bono.

Además, se indicó que los sectores que acordaron un aumento adicional que compense el aumento de la inflación, según sus convenios colectivos de trabajo, podrán pagar el bono a cuenta de ese incremento “salvo que acuerden expresamente su no absorción”.

Así, empresarios y gremios podrán establecer que las sumas del bono “se computen hasta dicho monto, a cuenta de las sumas que pacten en concepto de revisión salarial de la pauta correspondiente a la negociación colectiva del año 2018”.

“Los empleadores que hubiesen otorgado unilateralmente otros incrementos sobre los ingresos de los trabajadores a partir del 1° de enero de 2018, podrán compensarlos hasta su concurrencia con la suma total de la asignación establecida” en el decreto, se indicó.

“En los supuestos que se instrumenten, según corresponda, la incorporación, compensación o absorción salarial de la asignación establecida en el artículo 1° del presente decreto, la misma adquirirá carácter remunerativo”, agregó el decreto.

Quedaron excluidos de los alcances del bono “los trabajadores del sector público nacional, provincial y municipal, cualquiera sea su modalidad de vinculación y/o el régimen laboral aplicable”. También los “trabajadores del Régimen de Trabajo Agrario” y del “Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares”.

Los estatales acordaron un bono por separado y un refuerzo de su paritaria.

Asimismo, el decreto estableció “hasta el 31 de marzo de 2019, un procedimiento por el cual los empleadores, antes de disponer despidos sin justa causa de trabajadores con contratos de trabajo por tiempo indeterminado, deberán comunicar la decisión al Ministerio de Producción y Trabajo con una anticipación no menor a DIEZ (10) días hábiles previo a hacerla efectiva”.

A su vez, el Ministerio a cargo de Dante Sica, “de oficio o a petición de parte, podrá convocar al empleador y al trabajador junto con la asistencia gremial pertinente, a fin de celebrar durante el plazo fijado en el artículo 6° del presente, las audiencias que estime necesarias para considerar las condiciones en que se llevará a cabo la futura extinción laboral”. Quedó exceptuado del procedimiento el personal de la Industria de la Construcción.

El año 2019 se prepara para recibir cambios significativos en el Régimen Simplificado para pequeños contribuyentes, conocido como Monotributo.

El primer cambio transcendental se verá reflejado en las escalas del régimen.

La escala mínima “A” tendría un tope de facturación de $139.000 al año, con un promedio de $11.200 mensuales. El impuesto integrado para esta categoría será de $1.150.

Del otro lado de la tabla, la escala máxima para servicios “H” tendría un tope de facturación de $1.152.000 al año, con un promedio de $96.000 mensuales, mientras que para ventas “K” tendría un tope de facturación de $1.728.000 al año, con un promedio de $144.000 mensuales. El impuesto integrado para será de $6.100 y $9.600 respectivamente.

Otro cambio relevante, será la implementación total de la Factura electrónica. A partir del 1º de abril ningún monotributista podrá usar factura manual, dejarán de tener vigencia las excepciones actuales. Por lo tanto, los monotributistas deberán optar por utilizar factura electrónica o controlador fiscal/impresora fiscal.

El último cambio que comenzará a aplicarse progresivamente a partir del próximo año es la unificación de la liquidación y pago del monotributo con los regímenes simplificados/locales de Ingresos Brutos de diversos fiscos provinciales. El caso de AGIP es el más avanzado, pero se está trabajando para implementar un sistema similar con ARBA.

Los monotributistas deberán estar atentos a estos cambios y adaptarse a ellos para no sufrir sanciones y multas.

“La inflación en octubre será alta”, admitió en conferencia de prensa el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, aunque anticipó que “en noviembre y diciembre va a ir bajando”. Para el funcionario “la inflación de septiembre, la depreciación de la moneda y la caída de la actividad que se profundizó a partir de la inestabilidad de las variables financieras, constituyen el desafío que enfrentamos”.

En su presentación explicó que se llegó a esta difícil situación por lo siguiente: primero, la herencia, años de políticas económicas desacertadas; segundo, el shock por la sequía y la volatilidad en mercados financieros internacionales y suba de las tasas, y tercero: errores propios, al subestimar la corrección de los desequilibrios recibidos y la situación internacional”.

Lo anterior, señaló Sandleris llevo al Gobierno a “modificar el Plan Monetario y abandonar el esquema de metas de inflación y adoptar un esquema más simple y contundente, para asegurar la posibilidad re anclar las variables financieras”.

Cabe recordar que hace unas tres semanas el Gobierno negoció un nuevo acuerdo con el FMI dejando en el pasado el esquema de metas de inflación. Ahora, y como lo enfatizó Sandleris, “el elemento central es el crecimiento cero de la base monetaria”.

Ante la pregunta de ámbito.com respecto ¿a cuánto tiempo estimaba que podía la economía productiva resistir estas altas tasas de interés?, Sandleris respondió: “En los últimos años los argentinos estuvimos haciendo muchos esfuerzos y entiendo que es frustrante el ver que los resultados tardan en llegar. Y esto tiene que ver con el hecho de que los desequilibrios requerían de mucho esfuerzo para ser corregidos, hubo shocks externos (sequía, tasa, etc.) que afectaron negativamente y algunos errores en la política económica. Creo que estamos corrigiendo todos estos errores y estamos sentando la base para que la Argentina vuelva a crecer y de manera sostenida. Lo que va a pasar es que a medida que logremos que vaya cayendo la inflación, reduciéndose la expectativa de inflación vamos ir viendo como las tasas de interés también van a ir bajando porque va faltar menos tasa para el cumplimiento del objetivo que es crecimiento cero de la base monetaria”.

Si bien en el Gobierno hay satisfacción respecto a la baja del déficit fiscal y la calma con el dólar, puertas adentro se observa cierta preocupación respecto al escenario internacional. Entre estos factores se mencionan: la incertidumbre de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el destino incierto del conflicto desatado con Arabia Saudita por la muerte del periodista turco, el interrogante que despierta el futuro presidente de Brasil y los pronósticos que ya anticipan que el mundo crecerá menos. En tanto, a nivel local se muestran confiados que hacia febrero/marzo y con el ingreso de los dólares de la cosecha la situación en materia productiva.

En la conferencia Sandleris sostuvo que los elevados índices inflacionarios demuestran “la magnitud de los desafíos que enfrentamos” y reconoció que “los últimos meses fueron muy duros para los argentinos”.

La inflación parece aún lejos de ser doblegada y los precios mayoristas que casi duplicaron el 6,5% de septiembre así lo muestran pero existe conceso entre los economistas que la fuerte recesión está siendo una barrera natural para morigerar el traspaso a precios.

Una buena noticia la aportará el dato que se conocerá esta semana del recorte del déficit de la balanza comercial que ya se estima será importante. Al respecto, Sandleris señaló que “el tipo de cambio real sigue siendo competitivo”. Detalló que cayó la demanda de dólares tanto por parte de las empresas, el sector turístico y de los particulares pasando de demandar antes del cambio de modelo unos 100 a 150 millones de dólares diarios a unos 20 /40 millones de dólares en la actualidad. Explicó que el stock de Lebacs se redujo a casi la mitad pasando de una relación con el PBI del 11,2% a 5%.

Finalmente aseveró que “este cambio busca reducir lo más posible el riesgo de que volvamos a vivir meses como los que pasaron: no hay nada más peligroso que la volatilidad de los últimos meses”.

Ambito

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016

Confirmando las expectativas privadas de un brote inflacionario, el aumento de precios durante el mes de septiembre fue de 6,5%, según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC, el más alto en lo que va del año, muy por encima del 3,9% registrado en agosto.

La combinación de factores cambiarios y subas en tarifas generó el dato más alto en dos años y medio, desde el 6,7% de inflación en abril de 2016, entonces con la medición del IPC Congreso, a falta de datos oficiales.

En nueve meses de 2018 la inflación acumulada alcanzó el 32,4%, mientras que en la suma de 12 meses registró un salto de 40,5% desde septiembre de 2017.

La cifra del noveno mes del año estuvo influenciada por dos componentes distintivos importantes: cambios en regulados y el fuerte aumento del dólar en los últimos días del mes. En particular, los aumentos en las facturas de electricidad a comienzos del mes, y el ajuste en tarifas de transporte público lideraron el impulso sobre los precios generales.

Un ítem con mayor aumento respecto del índice general fue el de alimentos y bebidas no alcohólicas (+7%), con amplia dispersión por regiones: Gran Buenos Aires (+7%), región Pampeana (+7,3%), Noreste (+6,7%), Noroeste (+7,1%), Cuyo (+8,3%) y Patagonia (+6,8%).

Este incremento es significativo, debido a que los alimentos componen la mayor parte de la canasta de consumo de los sectores sociales de menor poder adquisitivo.

La suba más fuerte fue en el rubro transporte, con 10,4%, seguido de prendas de vestir y calzado, 9,8%, y equipamiento y mantenimiento del hogar, 9,7 por ciento.

En tanto, la Dirección General de Estadística y Censos del Ministerio de Hacienda porteño informó que durante el mes de septiembre el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) registró
un alza de 6,0 por ciento.

Así acumuló en los primeros nueve meses del año una suba de 31,3 por ciento. En términos interanuales este indicador se aceleró hasta 39,5% (+5,9 puntos porcentuales respecto del mes previo).

El ministro de Hacienda dijo que las nuevas medidas implican una “una política monetaria muy sana, consistente y fácil de entender”. Abogó por la aprobación del Presupuesto 2019 y celebró con énfasis el acuerdo con el FMI.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confió este sábado en que con la nueva política monetaria que implementará el Banco Central va a “bajar la volatilidad cambiaria” y si bien admitió que hay una “pérdida del poder adquisitivo”, afirmó que “se va a recomponer en los próximos meses a medida que vaya bajando la inflación”.

“Es una política monetaria muy sana, consistente y fácil de entender. Con la base monetaria no crece por varios meses vamos a lograr bajar la volatilidad cambiaria”, afirmó Dujovne.

En declaraciones a Radio Mitre, el funcionario señaló que “la solución de fondo aquí es sanear la macroeconomía, tener equilibrio en las cuentas públicas, ir bajando la inflación”.

“Va a llevar tiempo sobre todo viniendo de tantos años de desmanejo macroeconómico pero no hay otro camino, pensamos que es este y por más que lleve mucho tiempo tenemos que evitar los obstáculos”, señaló Dujovne.

El ministro indicó que hay una “pérdida del poder adquisitivo” pero que “se va a recomponer en los próximos meses a medida que vaya bajando la inflación”.

“Es una situación que a veces los países tienen que atravesar”, afirmó Dujovne, quien explicó que “todavía quedan unos meses donde la recesión se va a sentir”.

El ministro aseguró que de acuerdo a los relevamientos que realiza el Gobierno nacional, el “empleo privado está aguantando” y que no se ve una “caída del empleo”. Sin embargo, los datos oficiales de la última Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) de la Secretaría de Trabajo permiten anticipar que para el tercer trimestre de 2018 el desempleo podría regresar a niveles de dos dígitos, situación que no se registra desde 2006.

Comparó la situación del país con la de “un barco que venía navegando por un río” pero “de repente entró en una zona de rápidos donde navega muchísimo más rápido, hay rocas, uno se puede golpear contra las rocas”.

Además, sostuvo que el nuevo esquema de bandas cambiarias anunciado por el Banco Central porque es, según consideró, el “adecuado para la situación actual de la Argentina”. En ese marco, argumentó que para tener un tipo de cambio fijo, el país debería tener “reservas infinitas”.

Dujovne explicó de todos modos que al llegar la cotización del dólar al límite superior de la banda cambiaria anunciado “obviamente se defiende” esa cotización a partir de una “intervención diaria” del Banco Central.

Asimismo, subrayó que “la tesorería va a tener un fortísimo excedente de dólares” por el ingreso de fondos provenientes del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con respecto al acuerdo con el organismo internacional, insistió en que “claramente este es el programa de la Argentina apoyado por el Fondo”.

“Es claramente nuestro programa y estamos muy contentos de que la comunidad internacional nos apoye”, dijo Dujovne, quien dijo que “lo que no tenemos que hacer es prometer” sino “seguir trabajando todos los días navegando esta situación que ha sido difícil”.

“Poco a poco iremos viendo una estabilización, una mejora”, añadió el ministro, quien señaló que el Gobierno trabaja “para que la sociedad argentina sufra lo menos posible esta situación”.

Además, insistió en que se necesita la aprobación del Presupuesto para 2019 “lo antes posible” para demostrar que “hay una oposición responsable”. El funcionario advirtió que la Argentina necesita “dar una señal de que realmente se toma en serio la situación, no solo el gobierno, sino también la oposición”.

 

Ambito