Los precios de los productos de la canasta básica no aumentarán por un semestre y tampoco habrá subas en los servicios públicos. La iniciativa incluye además nuevos descuentos y líneas de crédito para los beneciarios de Anses.

El Gobierno anunció un conjunto de medidas tendientes a bajar la inflación, estimular el consumo y refinanciar deudas tributarias, entre otras, que incluyen la baja de retenciones para exportaciones menores a 50 millones de dólares anuales, el mantenimiento tarifario en servicios que dependen de la Nación tanto en luz, gas como en transporte, acuerdo de precios para 60 productos de consumo masivo y créditos por parte de la Anses.

Los anuncios fueron realizados en la Quinta Presidencial de Olivos por parte de los ministros de Hacienda, de Producción y Trabajo y de Salud y Desarrollo Solcial, Nicolás Dujovne, Dante Sica y Carolina Stanley, tras una breve presentación de un video del presidente Mauricio Macri.

Freno a la suba de tarifas
Se anunció que se “no dispondrán más aumentos en las tarifas de electricidad, gas y transporte públicos para las familias en lo que resta del año”. Para la electricidad residencial se fijó que “no habrá nuevos aumentos” y que los dos incrementos que ya habían sido anunciados serán absorbidos por el Gobierno Nacional.

En gas el aumento aplicado desde abril y escalonado en tres meses (10% en abril, 9% en mayo y 8% en junio) “es el último” y que en los meses de invierno “habrá un descuento del 22% en el precio del gas que se pagará en las facturas de verano”, cuando cae el consumo.

Además, no habrá nuevos aumentos de colectivos y trenes metropolitanos para el resto del año como así tampoco en los peajes que dependan del gobierno nacional.

En cuanto a la telefonía celular se acordó con las operadoras mantener el precio de las líneas prepagas por cinco meses hasta el 15 de septiembre.

Acuerdo de precios
El gobierno nacional acordó que 60 productos de la canasta básica producidos por 16 empresas de primera línea mantengan sus precios desde el próximo lunes y durante seis meses. Entre los productos habrá aceites, arroz, harinas, deos, leche, yogur, yerba, infusiones, azúcar, conservas,polenta, galletitas, mermeladas y bebidas.Estos productos estarán disponibles en 2.500 puntos de venta de todo el país.

Este acuerdo se encuentra dentro del programa de Precios Cuidados que actualemnte incluye 579 productos en todo el país con un descuento promedio del 25%.

Además se selló un acuerdo con frigorícos exportadores para vender 120.000 kilos por semana
de asado, vacío y matambre a $149 el kilo en la feria minorista del Mercado Central y en las bocas de expendio de cada uno de los frigorícos. Estos productos estarán disponibles “dentro de 10 a 15 días” .

Red de descuentos de Anses
Se lanzaron descuentos de entre el 10 y 25% para 18 millones de personas que reciben benecios Anses en supermercados, ropa, iluminación, viajes y turismo,electrodomésticos, línea blanca y materiales de construcción.

Además se renovó la línea de créditos Anses con montos más altos y más cuotas con una tasa de interés del 40% anual. Entre los benecios sociales figuran los descuentos de hasta el 70% en medicamentos para beneciarios de la Asignación universal por Hijo,

Nueva convocatoria del Plan Procrear
El Gobierno anunció también que como parte del paquete de medidas económicas se abrirá “la convocatoria para un nuevo llamado del Plan Procrear, para que 10.000 nuevas familias puedan acceder a su vivienda y se sumen a las 30.000 que ya escrituraron”.

Según se indicó, “como en los llamados anteriores, las familias aportarán una parte del valor de la vivienda (en este caso, del 10% del precio) y el Estado Nacional el 20%, con un subsidio no reembolsable. El subsidio promedio va a ser de 550.000 pesos”.

Alivio para quienes sacaron un crédito UVA
Otro de los anuncios apunta al diseño de medidas alternativas para aliviar la situación de aquellos tenedores de créditos hipotecarios ajustados en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) que, en los últimos meses, percibieron aumentos signicativos en sus cuotas.

Tarjetas de crédito
El Banco Central (BCRA) dictará una serie de medidas tendientes a disminuir los plazos de liquidación y las comisiones que se cobran a los comercios por las operaciones pactadas mediante tarjetas de crédito y por recibir el efectivo a las pyme.

La normativa dispondrá que se acorte el plazo en el cual los comercios reciben el dinero de las ventas que hacen por tarjeta de crédito, dado que hoy las empresas de tarjetas de crédito les pagan cada venta a los 19 días hábiles de efectuada la operación. Ahora, por resolución del Banco Central, lo harán como máximo en 10 días hábiles.

Asimismo, se instrumentará una norma por la cual los bancos no les van a cobrar más comisión(hoy, de entre 1% y 2%) a las pymes por recibirles el efectivo, una situación no estaba regulada por el BCRA, que ahora jará la regulación y prohibirá la comisión.
Benecios para Pymes

Para las empresas las medidas apuntan al segmento pyme, con un plan de pagos para regularizar deudas tributarias vencidas con una tasa del 2,5% y hasta 60 cuotas. “El resto de los contribuyentes podrán tener una tasa del 2,5% mensual si realizan un pago inicial del 20% de la deuda”. La primera cuota recién vencerá el 16 de septiembre.

Retenciones
Por último, se eliminan las retenciones para las empresas que exporten por encima de su
promedio del año pasado, si las mismas fueron menores a los US$ 50 millones.

Telam

El INDEC informó que en la región del Noreste la suba de precios alcanzó el 5,1%, 0,5 puntos porcentuales por encima del nivel general del país. En tanto, en el Noroeste se registró una inflación de 4,9%.

El INDEC informó que la inflación de marzo fue del 4,7% y acumula en el primer trimestre del año un 11,8%. En lo que respecta a los últimos 12 meses, el organismo informó que los precios acumularon un alza general del 54,7%.

Por lo pronto, la región del Noreste fue la más castigada por la suba de precios registrando un incremento de 5,1%, nada menos que 0,5 puntos porcentuales por encima del nivel general del país.

Destrás quedaron la región Noroeste que registró en marzo una inflación de 4,9% y el Gran Buenos Aires que cerró el tercer mes del año con un incremento del 4,8%.

A contramano con el nivel general de precios en todo el país, la Patagonia (+4,3%), Cuyo (+4,4%) y la región Pampeana (+4,5%) registraron las menores variaciones de precios en marzo.

En lo que respecta a la variación interanual, el Noreste (+57,6), Cuyo (+56,8), el Noroeste (+55,5%) registraron variaciones de precios por encima de la media nacional con un incremento de 54,7% respecto a marzo de 2018. Por el contrario, sólo el Gran Buenos Aires (+54,1%) y la Patagonia clausuraron la variación interanual de precios por debajo del nivel general.

Ambito

En medio de un mayor ingreso de divisas por parte de inversores y agroexportadores, ante las altas tasas en pesos convalidadas por el Banco Central, el dólar sufrió la mayor caída semanal en más de 6 meses: bajó un 3,7% a $ 43,29 en agencias y bancos de la city porteña.

Este viernes, el billete retrocedió 61 centavos, a mínimos desde fines de marzo, producto de una ola liquidadora, principalmente del sector cerealero, pese a la incertidumbre inversora que mantiene al riesgo país en los niveles más altos del año (supera los 800 puntos básicos).

Fue en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa cedió 57 centavos a $ 42,18, con lo que terminó la semana con una baja del casi 4% ($ 1,75)

La firmeza en las tasas de interés que diariamente convalida el Banco Central (BCRA) está alentando nuevamente a un lento desarme de posiciones dolarizadas para aprovechar los rendimientos en pesos de muy corto plazo, en medio de la desconfianza que suma la recesión y la incertidumbre política de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

El Banco Central (BCRA), en este sentido, colocó en la segunda subasta Letras de Liquidez (‘Leliq’) por $ 74.944 millones a una tasa promedio del 66,878%, contra una del 66,849% de la primera licitación del día.

Esta colocación anotó un rendimiento máximo del 67% y un mínimo del 66,43% en el plazo de 11 días, teniendo en cuenta los feriados de Semana Santa.

La tasa de referencia para las ‘Leliq’ del día fue del 66,86% (4,63 puntos básicos), con una absorción de $ 203.510 millones. De esta manera, el rendimiento promedio total retrocedió 52 puntos básicos en la semana.

Ambito

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, recibieron este jueves en la Casa Rosada a los cinco gobernadores de Cambiemos para analizar “medidas” que anunciará el presidente Mauricio Macri el próximo miércoles, con el objetivo de “aliviar la presión de la inflfación y de la situación económica”, informaron fuentes oficiales.

Al término de la reunión, el gobernador de Mendoza y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo,ratificó que el pedido de los radicales es un “acuerdo de precios”.
La reunión, que realizó en el despacho del jefe de Gabinete y se extendió durante dos horas y media, contó con la presencia de los radicales Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés(Corrientes) y Cornejo; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, del PRO.

Finalmente, luego de la aprobación de la última revisión del acuerdo stand by, llegó el cuarto desembolso del Fondo Monetario Internacional. Así, con el ingreso de USD 10.835 millones hoy las reservas internacionales alcanzaron un nuevo récord histórico de USD 77.478 millones.

“La variación de las divisas frente al dólar, los títulos externos y otros instrumentos financieros que forman parte de las reservas arrojaron un saldo positivo de 33 millones. En el mercado de cambios, el BCRA no tuvo participación. Se registró el ingreso correspondiente al cuarto tramo del crédito Stand By con el Fondo Monetario Internacional por un equivalente de USD 10.835 millones. Por último, se efectuó un pago por operaciones cursadas a través del sistema SML por US$ 3 millones”, detalló el comunicado diario del Banco Central.

El anterior tope máximo para las reservas en las arcas de la autoridad monetaria había sido el pasado 3 de marzo, cuando se alcanzaron USD 68.578 millones, pocos días después de que el organismo contabilizara el ingreso del REPO por USD 1.250 millones de Goldman, Nomura, y otras entidades internacionales; y renovó USD 1.000 M de Deustche Bk.

Para este año, la proyección de reservas brutas con el FMI asciende a USD 62.200 millones. Esta “cuota” del FMI se irá utilizando a lo largo del año para apoyo presupuestario -que incluye la venta diaria de USD 60 millones diarios del Tesoro para hacerse de pesos- y para pagar los vencimientos de deuda en la moneda nacional.

En la tercera revisión del plan económico de la Argentina, el organismo destacó que las medidas oficiales están “trayendo frutos”. Asimismo, Washington cree que “la recesión ha tocado fondo” por lo que recortó caída del PBI.

En la tercera revisión del programa económico de la Argentina, el Fondo Monetario consideró que las medidas oficiales están “trayendo frutos”. Al respecto, el documento señala que “los altos déficits fiscal y de cuenta corriente –las dos mayores vulnerabilidades que condujeron a la crisis financiera del año pasado – están cayendo”.

En tanto, desde el Palacio de Hacienda celebraron el informe al señalar que “la revisión fue aprobada y se autorizaron los desembolsos para Argentina”. Destacan la revisión hacia arriba en el pronóstico del PBI que efectuó el organismo y afirman que “la recuperación ya habría comenzado”.

Para el FMI hay signos de que la recesión ha tocado fondo y espera una gradual recuperación en los próximos trimestres. Así, revisó el pronóstico de variación del Producto Bruto Interno recortando la caída a –de -1.7 % a -1.2% para este año.

El FMI explica la recuperación por el mejor desempeño del consumo privado basado en los aumentos salariales, de las jubilaciones y los beneficiarios de planes sociales que se ajustan con la inflación pasada. En el Fondo consideran que los incrementos salariales deberían ubicarse en torno al 30% y no sobre la inflación pasada.

No obstante, el organsimo afirma que “la inflación permanece alta”, los “resultados han decepcionado” y reconoce que presenta una “inercia difícil de quebrar”. Por esta razón elevó la previsión de inflación a 30% a fin de año, es decir unos 10 puntos más que el anterior pronóstico.

En materia fiscal, se reconoce que el gobierno “resolución” en cuanto a ubicar al ratio deuda pública – PIB en un “camino sustentable” a través de la reducción del déficit primario. No obstante, “a la luz de ingresos impositivos más débiles” se plantea la necesidad de que el gobierno continué actuando con prudencia en su ejecución de gastos y que tome “futuros pasos fortalecer los ingresos”.

Se reconoce que, por la menor actividad económica y dificultades en la recaudación, las anteriores proyecciones de impuestos fueron muy optimistas. La previsión de ingresos se redujo ahora a 1.7% del PIB. Se espera que estos menores recursos sean compensados por “una combinación de mayor inflación, crecimiento superior al esperado y reducciones en los gastos.

Al respecto, desde el la cartera que comanda Nicolás Dujvone aclaran que hay que ver cómo evoluciona la recaudación en los próximos meses. Siguen apostando a la recuperación y no descartan que puedan generar ingresos no tributarios.

Aclaran que por el lado de los gastos, “no hay recortes adicionales que tengamos que hacer” aunque admiten que “podría haber reducciones en el margen de gastos, incluyendo una racionalización de gastos en bienes y servicios y de gastos de capital no prioritarios”.

De la lectura del cuadro Balanza del Gobierno Nacional contenido en el documento del FMI surge que los salarios de la administración federal sufrirían un recorte del 0,3% del PIB y las pensiones 0.4%. Dicho de otra manera, están previendo un menor gasto en salarios públicos y jubilaciones.

Teniendo en cuenta el aumento de la pobreza y la manifestada preocupación del FMI por el tema social, los ´recursos destinados a los planes sociales tendrían una suba del 0.1% del PBI, compensada por una baja de 0,4 puntos en otras formas de asistencia social.

En este sentido, desde el Palacio de Hacienda precisaron que se incorporó un 0,1% adicional a la cláusula social, que pasa de 0,2% a 0,3% del PBI y alcanzará los 60.000 millones de pesos. De esta manera, se suma al gasto el aumento adelantado de 46% a la AUH y el cumplimiento del resto de los programas.

Los riesgos que avisora el FMI
Sin embargo, el documento del FMI advierte “hay riesgos considerables por delante” y específicamente señala que “las elecciones nacionales de octubre representan el riesgo más visible de corto plazo”.

El paper del Fondo recuerda que los candidatos presidenciales serán conocidos en junio dando el puntapié inicial para el comienzo de la carrera electoral y las encuestas sobre intenciones de votos. “Esto puede aumentar la ansiedad del mercado alimentando potencialmente una dolarización y salida de capitales mayores de que las esperadas debilitando el peso y creando renovada preocupación acerca de la dinámica de la deuda y las fuentes de financiamiento presupuestario”.

Desde esta perspectiva, el organismo que preside Lagarde alerta que “una recesión más profunda que la esperada o la incapacidad de reducir la inflación podrían debilitar el apoyo al programa de ajuste” y unir a la oposición en contra de las políticas fiscales y monetarias.

Además este escenario impactaría en la dinámica electoral. Asimismo un empeoramiento en la situación de los mercados emergentes podría realimentar presiones de mercado. De todas, el FMI describe una situación bastante problable pero no recomienda ninguna medida en particular.

Ante una consulta de ámbito.com respecto a esta situación de incertidumbre política, fuentes del organismo señalaron que “el principal mensaje es que se mantengan dentro del plan acordado”, ya que consideran que “la forma correcta de asegurar la estabilidad macroeconómica es mantener el esquema de política monetaria y alcanzar el equilibrio fiscal primario”. En el Fondo creen que Argentina “está en condiciones de enfrentar episodios de dolarización de cartera ante la incertidumbre electoral”.

Al día de hoy el staff del organismo evalúa que el Banco Central tiene suficiente espacio como para afrontar este tipo de shocks. Así, descartan la posibilidad de darle mayor margen de intervención al BCRA aunque reconocen que “en un escenario -poco probable- de extrema volatilidad en cada revisión existe la posibilidad de sentarse con las autoridades argentinas y ver si es necesario un cambio en el esquema”.

Los datos fueron difundidos por el Indec.

La actividad industrial volvió a mostrar una fuerte baja del 8,5% en febrero si se comparan los datos contra el mismo mes del año pasado, pero creció en términos mensuales por segunda vez consecutiva.

En febrero de 2019, el índice de la serie desestacionalizada arrojó una variación positiva de 2,4% respecto al mes anterior (es la segunda suba consecutiva) y el índice serie tendencia-ciclo mostró una variación positiva de 0,3% respecto al mes anterior

La comparación anual sigue dando números en rojo porque la economía de la Argentina estaba en franco crecimiento en el primer trimestre de 2018, antes del estallido de la crisis cambiaria que dio inicio a la recesión en abril.

Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) este jueves el índice de producción industrial manufacturero (IPI manufacturero) registró una baja acumulada del 9,7% en el primer bimestre del año.

Construcción

El Indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) registró una baja de 5,3% respecto a igual mes del año anterior en febrero.

El acumulado del índice serie original durante el primer bimestre de 2019 presentó una baja de 10,7% respecto a igual bimestre del año anterior.

En febrero de 2019, el índice de la serie desestacionalizada arrojó una variación positiva de 8,3% respecto al mes anterior y el índice serie tendencia-ciclo mostró una suba de 0,2% respecto al mes anterior.

La Voz

El titular del organismo, Leandro Cuccioli, no descarta el lanzamiento de algún nuevo plan de pago este año, en caso de que la situación se deteriore más. “Tenemos $100.000 millones de deuda vencida”, indicó el funcionario en una conferencia de prensa en la cual informó la recaudación de marzo.

Cuccioli precisó que en total la AFIP tiene para cobrar impuestos por $300.000 millones. De ellos, $200.000 millones están bajo planes de pago.

En la explicación que brindó el funcionario, el resto de la deuda está entre una “situación de mora y el inicio de judicialización”. Pero el titular de la AFIP indicó que en los próximos meses se va a analizar si esa parte de la deuda que no está bajo planes de pago se incrementa a un ritmo superior al de la inflación. De ser así, se va a implementar un nuevo plan de pagos, porque eso indicaría que más contribuyentes estarían cayendo en incumplimiento por menor actividad. Fuera de esos límites, para la AFIP tampoco resultaría conveniente tratar de cobrar por vía judicial.

En las últimas semanas corrieron algunos rumores sobre posibles nuevos planes o moratorias. En el segundo caso, no corresponde a la AFIP determinarla, porque sólo podría salir por una ley del Congreso. En cambio, los planes los puede determinar Cuccioli. Un coro de contadores públicos reclama desde hace unas semanas que se reabran facilidades para contribuyentes.

A pesar de que el organismo ha sido bastante flexible en la idea de conceder facilidades a lo largo de 2018, el escenario parece indicar que no fue suficiente. El año pasado se implementó el Plan Puente, con posibilidades de financiamiento a 60 cuotas. También se incrementaron las posibilidades para que los contribuyentes accedan en simultáneo a los llamados “miniplanes permanentes” de hasta 8 cuotas. Y recientemente también se lanzó un plan para empresas en litigio ante el Tribunal Fiscal.

Cuccioli también detalló el nuevo Plan Estratégico de la AFIP a cinco años, desde 2019 hasta 2023. Durante ese período el organismo procurará bajar la evasión del IVA del 33% al 23% y reducir el tiempo de trámites en el organismos de 356 a 178 horas al año.

El Presidente aseguró que “nadie la tiene fácil en el mundo”. Además,consideró que el país tiene “una política monetaria seria”.

Macri recibió a la delegación argentina de los Juegos Suramericanos de Playa
“Hoy nosotros tenemos una política monetaria seria; tenemos una cuenta corriente y un
presupuesto equilibrado y producimos más o menos la misma cantidad de dólares que
necesitamos, no como antes que necesitábamos mucho más dólares de lo que producíamos”,
sentenció.

El presidente afirmó que “vamos a un superávit comercial de 10 mil millones de dólares, algo que no teníamos desde hace mucho tiempo; hoy el turismo receptivo crece todos los días y se emparejó con el emisivo, que es moderado”.

En Hacienda creen que en medio de un viernes complicado, el peso reaccionó “bastante bien” al contexto externo

“El ambiente fue mejorando por la tarde. A la mañana había más preocupación y más salida de los emergentes. Por la tarde hubo más tranquilidad y una mirada un poco más mesurada”, aseguran desde el Palacio de Hacienda luego de un cierre de mercado en el que el dólar al público subió 2% y tocó los $43, para cerrar en $42,86, según el promedio del Banco Central.

“Hay preocupación, sí”, reconoció un funcionario de alto rango. La insistencia es para demostrar que la estabilidad financiera es importante. “Preocupa que, como el tipo de cambio se mueve con una inflación que no bajó en enero y febrero, la gente pueda pensar que el programa financiero no funciona, cuando tiene muchas cosas que sí están funcionando”, asegura la fuente.

Hacienda insiste en aislar el día de hoy, con mucha volatilidad disparada totalmente por eventos del exterior. “El anuncio de los números de actividad en Europa, que salieron flojos esta mañana, dispararon una preocupación sobre que la actividad económica puede ser peor de lo que se esperaba en EEUU y Europa”, aseguran.

“La Fed dijo que no va subir tasas. Hoy se invirtió la curva de tasas en EEUU, algo que no ocurría desde 2007 y que se considera como un posible anticipo de una recesión en los próximos 18 meses. Recordemos que hace poco la Fed dijo que no va a subir la tasa porque no hay recalentamiento; ahora empieza a haber preocupación para el otro lado, para una posible recesión”, detallan. Ese contexto, explican, provocó que muchos inversores salieran de su posición de activos de riesgo, algo que empuja a las monedas a devaluarse contra el dólar. Ahí, el peso es una de las víctimas predilectas del mercado.

Igual, creen que el movimiento de la moneda local “no estuvo nada mal” con respecto a otras, y con respecto a lo que podría haber sido. Parece un consuelo escaso. En el Banco Central están alineados a la misma idea, incluso usan las mismas palabras.

“Hoy el peso se depreció menos de 1,8%, mientras que el real se depreció 2,5% y la lira turca 5 por ciento. En este tipo de circunstancias, no conviene ir contra la corriente, no es bueno desacoplar al peso; y no tiene sentido gastar balas o credibilidad cuando no es una cuestión del peso sino una cuestión global”, justifica el funcionario de Hacienda que pide off the record. “La política monetaria tracciona antes estos movimientos o desajustes momentáneos. Antes, el real se depreciaba 2,5% y el peso un 10%, y ahora no. Hay que entender que tenemos el doble golpe: el mundo y Brasil”, dijo.

Preocupa que, como el tipo de cambio se mueve con una inflación que no bajó en enero y febrero, la gente pueda pensar que el programa financiero no funciona, cuando tiene muchas cosas que sí están funcionando
El Gobierno cree que Brasil está saliendo de la luna de miel y que eso hace que las cosas se le aceleren, con un mayor impacto local. Parte fundamental del “doble golpe”. La detención de Michel Temer hace ver que quizás la coalición está en riesgo y que no va a poder sacar la reforma de pensiones y esa es la vara que el mercado toma para ver si Jair Bolsonsaro será exitoso o no. “El riesgo es que Brasil estaba algo caro para muchos y los precios reflejaban que esto iba a pasar. Lo que nos importa a nosotros es la actividad, ellos no aportan nada desde el Lava Jato. Ver un Brasil que crece a 2-3% nos llena de esperanza porque hay derrame”, agrega la fuente.

Los hombres de Dujovne recuerdan que el nivel de cierre de dólar de hoy, en torno a $41,80, es muy parecido al de septiembre. Y se aferran a los dólares que venderán desde abril, cuando comienzan las licitaciones de los dólares del Tesoro que autorizó el Fondo Monetario y que “traerá estabilidad”. Esa licitación y “una cosecha muy importante”, más la política monetaria y el respaldo del FMI, son las armas del Gobierno para enfrentar un 2019 electoral y volátil. Un año que, por ahora, no da tregua.

Infobae