Cada planta que genera energía tiene una protección automática, que recibe el nombre de DAG (Desconexión Automática de Generación). Al saltar esa protección automática empieza a caerse en dominó todo el sistema

El corte masivo de energía eléctrica que afectó este domingo a todo el país se originó, según las fuentes oficiales, por un «colapso» en el Sistema Argentino de Interconexión eléctrica (SADI). Pero ¿cómo funciona este sistema y por qué una falla dejó fuera de funcionamiento a toda la red?

El SADI es la red de transporte de energía eléctrica que, desde 2006, conecta con líneas de alta tensión a las principales centrales eléctricas de la Argentina con los usuarios finales. «El problema es que hubo algún desperfecto grave en el Litoral por las lluvias y eso alteró la frecuencia de la electricidad, que es de 50 hertz», explicó Daniel Gerold, especialista en temas energéticos.

«Cada planta que genera energía tiene una protección automática, que recibe el nombre de DAG (Desconexión Automática de Generación). Al saltar esa protección automática empieza a caerse en dominó todo el sistema. Pero hasta ahora nunca había pasado en esta magnitud, es inédito», destacó el especialista, titular de la consultora GyG Energy Consultants. Aunque advirtió que sí sucedieron casos parecidos en Brasil y en algunas zonas de los Estados Unidos, cuyo sistema no está totalmente interconectado.

El Sistema Argentino de Interconexión (SADI) está formado por líneas de alta tensión, que transportan energía eléctrica y unen cinco áreas (Cuyo, Comahue, Buenos Aires, Noroeste, Noreste y la región patagónica, excepto Tierra del Fuego).

La empresa Transener, en tanto, es la encargada del sistema de transporte en alta tensión en todo el sistema de 500 kV y algunas líneas del Sistema del Litoral en 220 kV. El resto corresponde a las empresas de transporte regional, como Transnoa, Districuyo, Transba, Transnea y COTDT Comahue.

«Cuando varía la frecuencia de la electricidad, saltan todas las centrales al mismo tiempo. Por eso hay estabilizadores, que es lo que falló acá. Si se equilibra no salen de operación las que estaban generando energía», detalló Gerold. El colapso, además, se produjo en un día y una hora donde la demanda entra en un valle, lejos de los picos.

Desde la secretaría de Energía confirmaron a Infobae que el fallo se dio en el corredor eléctrico que va desde la Central de Yacyretá hacia Buenos Aires, en una de las tres líneas de alta tensión que opera Transener. «En una de las líneas hubo una falla, no sabemos el motivo pero muy probablemente sea por la humedad que generó algún problema en el sistema de protección, como perdida de aislación, y eso arrastró a otra línea y a toda la central», explicó Juan Alberto Luchilo, subsecretario del Mercado Eléctrico.

A diferencia de lo que se puede pensar, que el fallo se haya dado en un momento de muy baja demanda (domingo a primeras horas de la mañana) no amortiguó el efecto, si no que lo empeoró. La frecuencia de transmisión de la energía eléctrica es de 50 hertz y se debe mantener igual todo el tiempo. «Nos tocó un momento de transmisión de la línea con mucha potencia y baja demanda y eso es la peor combinación para la pérdida de un vínculo. El sistema es más frágil y tiene más inestabilidad», agregó Luchilo.

La Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), formada por el Estado y privados, es la responsable de coordinar y supervisar la operación del SADI, ya que ordena el despacho de generación en tiempo real y la coordinación de maniobras de mantenimientos o de adecuación de la configuración de las redes.

Con todo, una vez advertida la falla, «levantar» el sistema no fue tarea fácil y tuvo que hacerse de forma sincronizada. Desde la Secretaría de Energía informaron que el proceso de normalización arrancó en las distintas unidades generadoras del país y desde ahí se comenzó a normalizar la red y la demanda. De acuerdo a la última comunicación oficial, a las 21:35 del domingo el 100% del suministro eléctrico fue restablecido.

Si bien todas las áreas del país se encuentran vinculadas a través del sistema de transporte de alta tensión, los cortes remanentes en algunas zonas se deben principalmente a «problemas locales en estaciones transformadoras» que estaban siendo atendidas por técnicos de las diferentes empresas, principalmente en el área Comahue, detalló la Secretaría de Energía.

Infobae

De esta manera, al empresa busca “atacar un problema de la Argentina que es el exceso de gas” en los meses de verano mediante una generación de demanda del recurso a través de la exportación.

YPF avanzará en un plan integral de desarrollo de toda la cadena de valor del gas natural, con especial referencia a proyectos propios en la industria petroquímica y la exportación de gas natural licuado (GNL), anunció este lunes el presidente de la petrolera estatal, Miguel Gutiérrez.

Gutiérrez participó hoy de un encuentro con la prensa en el que repasó los hitos de la compañía en sus operaciones en la producción de hidrocarburos y lo que calificó como la «histórica» primera exportación de GNL.

De esta manera, al empresa busca “atacar un problema de la Argentina que es el exceso de gas” en los meses de verano mediante una generación de demanda del recurso a través de la exportación.

«Para fin de año vamos a presentar una propuesta de YPF sobre toda la cadena de valor del gas, lo que incluirá el desarrollo de la petroquímica y el GNL», armó Gutiérrez al referirse a los proyectos que la empresa tiene a partir de la creciente producción de gas natural en la formación de Vaca Muerta.

Telam

Al igual que con la actividad petrolera, el gobierno de Chubut busca gravar el uso de los recursos renovables.

Cuando las crisis económicas aprietan, surgen las iniciativas más polémicas en la búsqueda de compensar los desequilibrios y recaudar más para oxigenar la caja. En esa línea, el Gobierno de Chubut analiza implementar un «impuesto al viento», que
pagarían las generadoras eléctricas que tienen contratos de abastecimiento de energía renovable.

El fin de semana Mariano Arcioni, el gobernador peronista de Chubut que sucedió a Mario Das Neves tras su muerte a fines de 2017, se quejó de que «las inversiones en energía eólica no dejan nada» a su provincia. En esa línea, según consignó el portal Energía Estratégica, el ministro de Infraestructura, Raúl Chicala, advirtió que estudiarán el cobro de «algún impuesto que deje algo para Chubut».

La idea es que, al igual que con la actividad petrolera, los desarrollos de los recursos paguen un tributo o regalía a la provincia.

Por supuesto, el supuesto impuesto al viento encendió la polémica y el rechazo del sector de energías renovables, que postuló que esa iniciativa encarecerá los contratos de abastecimiento y, por ende, la electricidad será más cara para los consumidores
finales.

El pacto fue suscripto entre las empresas YPFB y IEASA. Se trata de una adenda que le permitirá a nuestro país recibir menor cantidad de gas en los meses de menor consumo y evitar el pago de las penalidades.

La Argentina ahorrará u$s 460 millones en dos años por la renegociación del acuerdo de importación de gas desde Bolivia. El nuevo pacto establece un esquema diferente de precios y cantidades contractuales con mayor estacionalidad en las entregas para 2019 y 2020.

El acuerdo fue firmado por las empresas YPFB y IEASA, en presencia del secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, y del ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, en la casa ejecutiva de YPFB, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Por lo pronto, la adenda le permitirá a nuestro país recibir menor cantidad de gas en los meses de menor consumo y evitar el pago de las penalidades aceptadas por el gobierno anterior en el contrato vigente.

“En estos últimos años, Argentina tuvo la fortuna de descubrir y desarrollar importantes recursos y reservas de gas natural, en particular, en la formación de Vaca Muerta, que han permitido incrementar la producción local en forma muy significativa. En la actualidad, tenemos excedentes exportables de gas en verano, pero aún seguimos requiriendo importaciones en invierno”, dijo el secretario de Gobierno de Energía, Gustavo Lopetegui.

El acuerdo se hizo efectivo con la firma de la cuarta adenda al contrato original entre IEASA e YPFB que data de octubre de 2006 y tiene vigencia hasta 2026. El nuevo pacto estableció una nueva definición de los meses correspondientes a invierno, con una distinción entre los meses de «pico» y «resto». Los meses de «pico» serán junio, julio y agosto, atendiendo a la mayor demanda en nuestro país, y mayo y septiembre serán considerados en la categoría “resto”.

Bajo el nuevo esquema de precios y cantidades se estableció que en los meses de “verano” (enero a abril y octubre a diciembre), YPBF entregará 11 millones de metros cúbicos de gas por día. En los meses de mayo y septiembre el volumen ascenderá a 16 millones de metros cúbicos por día, y en los meses pico del invierno, entre junio y agosto, el volumen será de 18 millones de metros cúbicos al día.

El secretario Lopetegui ofreció al ministro Sánchez un avión Pampa 3 fabricado en FADEA ante un sobrecumplimiento del contrato. El avión Pampa 3 será entregado por Argentina a Bolivia si la oferta de gas se ve sobrecumplida en 45 millones de metros cúbicos durante los 5 meses de mayor demanda (mayo a septiembre). Cabe destacar que el contrato entre ambos países por la provisión de gas representará este año un monto de aproximadamente 1.200 millones de dólares.

Ambito

El Ministerio de Hacienda anunció que la empresa Cammesa presentó una oferta de exportación para el sistema eléctrico brasileño.

Los actuales excedentes de producción de gas en la cuenca neuquina, (con origen en Vaca Muerta) juntamente con la disponibilidad de grupos de generación térmica eficiente en el sector eléctrico, permitieron a Cammesa presentar una oferta de exportación de energía a precios competitivos al sistema eléctrico brasileño, según informó hoy el Ministerio de Hacienda.

La propuesta de Cammesa, añade el comunicado, fue superadora a otras según los procedimientos del ONS (Operador Nacional Del Sistema Eléctrico Brasileño), quién tiene a su cargo la operación y el despacho eléctrico en el país vecino. Si bien anteriormente Argentina había realizado exportaciones de energía a Brasil, esas habían tenido el carácter de “devoluciones” por importaciones de emergencia realizadas por nuestro país.

Las ofertas se realizaron de acuerdo con los protocolos existentes divididos en dos bloques de 300 MV valorizadas en 90 y 85 U$S/MWH cada uno. Ambas cuentan con una validez inicialmente para la semana operativa de Brasil que va del 22 al 28 de septiembre, pero se espera también poder mantener esa competitividad en las subsiguientes, añade el comunicado oficial.

El gas utilizado es parte de los excedentes de gas en la cuenca Neuquina que no pueden reemplazar la importación de gas desde Bolivia en la zona norte del país, por razones técnicas vinculadas a la capacidad de transporte de dicho fluido.

Por este motivo, son utilizados en la producción de energía eléctrica en la zona sur/sureste del país y, mediante la red eléctrica de alta tensión, lleva la oferta de energía a la localidad de Garabí. Esta localidad se encuentra al sur de Posadas, sobre el Río Uruguay, y es el nodo de frontera del sistema eléctrico argentino y punto de ingreso al brasileño.

Agrega la información oficial que no solo necesaria la disponibilidad del gas y de la presencia de los generadores disponibles, sino también es fundamental contar con un marco legal binacional dentro del cual se le permita a CAMMESA y a ONS realizar esta operación.

Este ámbito fue creado por el compromiso de los gobiernos de ambos países en permitir dicha actividad como una forma de complementarse para brindar un mejor y más eficiente servicio eléctrico en cada país, posibilitando los intercambios en períodos de excedentes de un sistema al otro cuando resulte conveniente para ambos sistemas.

Esta transacción le permite a la Argentina evitar el cierre de pozos de gas con las pérdidas que ello implican en la eficiencia de la explotación, preserva equipos y puestos de trabajo y posibilita continuar reduciendo los subsidios por capacidad al sistema eléctrico.

Telam