Óscar Ricardo Valero Recio Becerra, hombre del círculo de confianza de López Obrador, fue filmado por las cámaras de seguridad en la librería El Ateneo de la avenida Santa Fe,de la ciudad de Buenos Aires, mientras intentaba llevarse un libro sin pagar. La Policía de la Ciudad lo demoró en el lugar y luego lo dejó ir tras constatar su identidad. Las implicancias diplomáticas del caso según la ley argentina

Sucedió el 26 de octubre pasado, en vísperas de las elecciones presidenciales en la Argentina, pero el caso no trascendió hasta ahora. A las 13:30 horas de ese sábado, la Policía de la Ciudad de Buenos Aires recibió una llamada en la Comisaría 2B a través del 911 por un delito menor en la librería El Ateneo en Santa Fe al 1800, en Barrio Norte. Un hombre había sido acusado de hurtar un libro y el personal de seguridad lo retenía en el lugar.

De inmediato, un inspector se dirigió a la librería, dialogó con el personal de seguridad y se encontró con el acusado, un hombre de 76 años sentado en una silla, aparentemente muy tranquilo, según los testigos. El acusado dio sus datos: Oscar Ricardo Valero Recio Becerra, un domicilio en el barrio de Belgrano, un teléfono celular, su nacionalidad mexicana. Y después su ocupación: embajador de México en la Argentina, para estupor del inspector de turno. “Sorprendido [el oficial] le vuelve a consultar sobre su función y corrobora la misma mediante documentación aportada”, según se lee en el sumario judicial.

El encargado de seguridad aseguró que, a través de las cámaras, vieron al que resultaría ser el embajador de México, “en una secuencia extraña”. Primero tomando un libro, ocultándolo entre las páginas de un diario, para seguir su recorrida por el cine reciclado en librería. Luego, el embajador se dirigió hacia los lockers donde los clientes pueden guardar sus pertenencias antes de ingresar, y dejó allí el libro. A continuación, tomó algunos CDs, que fue a pagar a la caja, y antes de salir del local volvió a los lockers para recoger el libro. Al pasar la puerta de salida, la alarma sonó al detectar el libro no pagado. El personal de seguridad frenó entonces al diplomático y le pidió su ticket de compra, en el que figuraban los CDs, pero no el libro que, al registrarlo, encontraron en su poder. El libro fue pasado por un scanner, que confirmó que era de la librería y, según el relato del personal, estaba impago.

Pese a la condición diplomática de Valero, los responsables de la librería se mantuvieron firmes en su decisión de reportar el hurto.

El lunes 29 de octubre, primer día hábil luego del hecho, y cuando la Argentina ya tenía un nuevo presidente, Alberto Fernández, quien, ironía del caso, eligió México como primer destino de sus viajes internacionales, el informe policial sobre el hurto en El Ateneo llegó al 4° piso de Comodoro Py y ese mismo día el juez Ercolini remitió lo actuado a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, porque los casos en los que están involucrados diplomáticos extranjeros son de competencia originaria de ese tribunal supremo. La Secretaría Penal de la Corte es la que entiende en estos asuntos y con seguridad fue la encargada de comunicar lo sucedido a la Cancillería, que ya está informada del caso.

Infobae

El referente de los anestesiólogos de Tucumán evitó dar precisiones sobre los motivos de la sanción

Alberto Carpio Valero, presidente de la Asociación Tucumana de Anestesiología, Analgesia y Reanimación fue contundente: “la colega Gladys Contreras fue expulsada de la entidad en 2011. Y brindamos públicamente esta información para salvar el honor y el buen nombre de todos los profesionales que forman parte de nuestra entidad. También repudiamos totalmente la conducta de la colega”.

La mujer tiene 53 años y causó un escándalo en el mundillo hospitalario de Santiago del Estero. Dentro del quirófano y antes de cada operación, tomaba su teléfono y comenzaba a sacarse fotos con los cuerpos desnudos sus pacientes que, inconscientes por la anestesia nunca se enteraban de la humillación que sufrían. De inmediato fue separada de su cargo.

También, de acuerdo a la denuncia, grababa videos de partos y compartía imágenes de bebés. Todo el contenido lo enviaba al grupo de WhatsApp del consorcio de su edificio, hasta que uno de los miembros se cansó y decidió denunciarla públicamente.

«Lo mandaba como broma a los chicos, por ejemplo, sacaba fotos de unos pechos grandes y nos decía que era un regalo para nosotros», explicó un denunciante sobre la mujer que vive en Tucumán pero trabajaba en dos hospitales santiagueños, uno en Añatuya y otro en Termas de Río Hondo.

Las autoridades reaccionaron rápidamente, comenzaron una investigación judicial y separaron del cargo a la mujer. «Habiendo tomado conocimiento de que una persona contratada para dar servicios de anestesia habría incurrido en la violación de la ley de salud pública 26.529, que prevé el derecho del paciente a la confidencialidad en el acto médico, se inició un sumario administrativo y se la separó de sus funciones hasta que se determine su responsabilidad», detalló el Ministerio de Salud local en un comunicado.

El referente de los anestesiólogos de Tucumán evitó dar precisiones sobre los motivos de la sanción, pero sí aclaró que fue tomada por un comité de honor de la asociación. Al parecer, según confirmaron varias fuentes consultadas. la medida se habría tomado luego de que fuera denunciada por haber tenido un comportamiento no acorde a su profesión y porque habría violado la ética profesional.

Carpio Valero aseguró que la sanción, en principio, no le impide ejercer su especialidad. “El respaldo que otorga estar colegiado es muy importante. Acá, para trabajar en establecimientos oficiales, es fundamental. Es como tomar un taxi en la calle que es trucho o elegir un vehículo con licencia que pertenece a una empresa seria”, ejemplificó.

Se cree entonces que esa fue una de las principales razones por las que habría decidido instalarse en Santiago del Estero. Según las primeras informaciones, Contreras habría trabajado en los hospitales de Termas de Río Hondo y de Añatuya, ciudad donde residiría,

El miércoles la Asociación Santiagueña de Anestesiología, Analgesia y Reanimación y la Federación Argentina de Asociaciones había emitido un comunicado para aclarar que la profesional tampoco estaba colegiada y repudió el hecho.

El caso generó conmoción en la vecina provincia, ya que había sido contratada de manera directa por el Ministerio de Salud de Santiago del Estero, violando las reglamentaciones vigentes.

Antecedentes

Contreras es médica y habría culminado con su especialización a mediados de los 90. Habría ocupado algunos puestos en el Sistema Provincial de Salud (Siprosa) hasta que fue sancionada.

En febrero pasado, la médica quedó involucrada en un hecho policial. Se encontraba con su marido, que también es médico en la casa donde fue asesinado de un balazo un joven.

La pareja dijo que el fallecido había ingresado a su domicilio con fines de robo. El profesional, siempre según la información oficial, había reconocido ser el autor del disparo mortal.

La Justicia ordenó que fuesen detenidos, pero al haberse confirmado la versión de la pareja, ambos fueron sobreseídos de la causa y pudieron continuar con su vida normal.

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires busca a Cristian «Pity» Alvarez, cantante de Viejas Locas, por el crimen de un hombre, al que habría asesinado a balazos en el Barrio Samoré, en Lugano.

Según un testigo presencial, el cantante, luego de discutir con un amigo, le disparó varios tiros para luego darse a la fuga hacia la colectora de la autopista Dellepiane. Ocurrió a las 2 de la madrugada de este jueves.

En el lugar hay cámaras de seguridad y otras tres personas habrían visto lo sucedido. Personal de la Comisaría vecinal 8A está al frente del operativo sobre la avenida Dellepiane Sur y la avenida Escalada.

«Pity» fue noticia en Tucumán cuando protagonizó un escandalo el 7 de abril pasado en el club Argentinos del Norte porque la banda no salió a tocar, hubo corridas e incendiaron equipos.