El argentino Lionel Messi logró el sexto Balón de Oro de su carrera y se convirtió en el futbolista más ganador en la historia de este premio. Cristiano Ronaldo, uno de los nominados, no fue a la gala.

El argentino Lionel Messi fue elegido como el mejor jugador de 2019 y recibió el Balón de Oro, el sexto de su carrera, después de los que obtuvo en 2009, 2010, 2011, 2012 y 2015. Con esta nueva distinción, es el más ganador de la historia.

En la ceremonia que organiza la revista France Football, también fueron distinguidos otros futbolistas.

El brasileñoAlisson Becker se llevó el premio Yachine Trophy al mejor arquero del año. Fue campeón de la Champions League, con su club Liverpoo, también de la Copa América con el selecciona Brasil.

Matthijs de Ligt, hoy en Juventus, fue elegido el mejor jugador joven por lo hecho en Ajax, equipo con el que alcanzó las semifinales de la Champions League.Recibió la Kopa Trophy.

La norteamericana Megan Anna Rapinoe fue elegida como la mejor jugadora del 2019. Fue una de las grandes figuras de su selección en el Mundial de Francia.

Jim Ratcliffe, reconocido como el hombre más rico del Reino Unido, planea presentar una oferta millonaria para convertirse en el nuevo dueño del Chelsea, que tiene como propietario al magnate ruso Roman Abramovich.

La versión periodística surgió del diario Daily Mirror haciéndose eco de un informe previo del Times en el cual sostiene que Ratcliffe buscará asumir en el club londinense para cumplir su sueño de llegar a la Premier League.

El reporte subraya que Ratcliffe, de 66 años y quien inició su fortuna con la petroquímica Ineos, tiene un patrimonio estimado en 24.500 millones de euros.

Pero el periódico advirtió que resta saber si Abramovich está dispuesto a negociar su paquete accionario del club de Stamford Bridge.

Abramovich, según Daily Mirror, sólo aceptará negociar con el empresario oriundo de Manchester, por al menos 3.000 millones de euros.

El magnate ruso se convirtió en propietario de los «Blues» a cambio de «apenas» 163 millones de euros en 2004 y este año no presenció siquiera un partido del Chelsea tras sufrir el año pasado la negativa de residencia en el Reino Unido.

Ratcliffe, flamante dueño del equipo de ciclismo Sky, ya es propietario desde 2017 del club Lausana, de la primera división del fútbol de Suiza, y en 2018 invirtió 110 millones de libras en Ineos Team UK, un equipo británico de vela.

Este hombre de negocios de 66 años, durante mucho tiempo desconocido, saltó a la fama el año pasado al convertirse en la primera fortuna británica, con un patrimonio estimado en 21.000 millones de libras (27.800 millones de dólares, 24.500 millones de euros).

Desde entonces, este partidario del Brexit escandalizó a más de uno al transferir, según la prensa, su patrimonio a Mónaco, principado conocido por su ventajoso sistema fiscal para los más ricos.

Invirtiendo masivamente más allá del sector químico, corazón del grupo Ineos, Ratcliffe no ha escatimado esfuerzos para propulsar su negocio.

Y el deporte es su nueva forma de mostrar al mundo sus ambiciones, aunque choque con la cultura de un grupo que no cotiza en bolsa y en el que durante mucho tiempo la discreción fue la marca de la casa.

Sin embargo, nada predestinaba a Ratcliffe -que creció en una vivienda social de los suburbios de Manchester- a convertirse en multimillonario y recibir un título nobiliario de manos de la reina.

Licenciado en química por la Universidad de Birmingham y con un máster en administración de empresas por la London Business School, fundó Ineos con 40 años. Su grupo, del que posee aún un 60%, se convirtió discretamente en un mastodonte industrial en un país dominado por el sector de los servicios.

Ineos realiza ahora ventas anuales por 60.000 millones de dólares y emplea a 18.000 personas en 24 países. Sus componentes químicos se encuentran en innumerables productos de uso diario, desde el gel de ducha hasta medicamentos.

Convirtiéndose en uno de los pocos empresarios que se posicionó a favor del Brexit, antes del referéndum de 2016 afirmó al diario Sunday Times: «Los británicos son perfectamente capaces de ocuparse de los británicos y no necesitan que Bruselas les diga cómo hacerlo».

El DT, considerado un especialista en salvar equipos del descenso, asume el compromiso de dirigir al “Santo” de la Ciudadela, último en la tabla de promedios.

Ultimo en la tabla de promedios, San Martín de Tucumán viene de sufrir la salida de Walter Coyotte y sueña con que Caruso Lombardi sea su salvador tal como supo hacerlo en tantos otros equipos. Este jueves comenzará a trabajar con el equipo para debutar el sábado frente a Lanús.

Según trascendió este martes, el entrenador ya aceptó volver a calzarse el buzo después de una larga ausencia de los bancos de suplentes, ya que su última experiencia data de 2017 en Tigre.

Su contrato con la dirigencia del club tcumano, durará un año y medio, pero posee una cláusula de rescisión para junio próximo en caso de que las partes así lo acuerden.

El Santo sueña»

El volante francés se juntó con Eric Abidal el Beverly Hills, con la intención de acordar su salida de Manchester, donde tiene una mala relación con Mourinho.

A estas horas, es ridículo decir que la reunión entre Eric Abidal y Paul Pogba fue secreta. El Director Deportivo de Barcelona y el volante francés, hicieron un mitín en Berverly Hills que quiso pasar desapercibido, pero que está hoy en todas las ediciones deportivas del mundo.

Tuttosport, el portal deportivo italiano, fue el encargado de dar la primicia: Pogba –que viene de ser campeón del mundo- negocia en secreto para llegar a Barcelona. Lo que no es secreto es que la relación entre el francés y José Mourinho no es la mejor: el DT portugués tiene una impronta que es incompatible con muchos de los futbolistas de su plantel.

Mou se caracteriza por su lengua afilada y, desde que llegó a Manchester, dijo: que sus jugadores son infantiles, que no tienen un equipo sino un grupo de jugadores y que si fuese por él limpiaría todo el plantel salvo un puñado de jugadores.

Es cierto que todo esto es parte del juego del DT, que busca concentrar la atención y presión de sus dirigidos, pero trascendió que Pogba está harto, que quiere sentirse valorado y mucho más ahora que tiene una medalla de campeón del mundo.