Mauricio Macri anunció hoy el plan de reforma de las Fuerzas Armadas. El Presidente dispondrá un replanteo en el despliegue de unidades y enviará más militares a la frontera norte para combatir el narcotráfico.

«Es importante que puedan colaborar con la seguridad interior, brindando apoyo logístico en la frontera», sostuvo el primer mandatario durante un acto en Campo de Mayo. Estuvo acompañado por el ministro de Defensa, Oscar Aguad , y los jefes de las tres fuerzas.

En su discurso, Macri afirmó que la Argentina necesita «fuerzas armadas que sean capaces de enfrentar» los «desafíos y amenazas» del siglo XXI, como el narcotráfico y el terrorismo internacional. Se espera que el Gobierno modifique en los próximos días el decreto 727/2006, reglamentario de la ley de defensa nacional, que desde la gestión de Néstor Kirchner solo permite el empleo de las Fuerzas Armadas ante agresiones de origen externo «cuando estas sean perpetradas por otros Estados»

«Tenemos un sistema de defensa desactualizado producto de años de desinversión», resaltó. Y agregó: «Estoy acá porque queremos saldar la deuda con las fuerzas armadas de la democracia».

En agosto el jefe del Estado enviará 500 efectivos a zonas vulnerables de Salta, Formosa y Misiones y en un año sumarán unos 5000.

El presidente Mauricio Macri brindó una conferencia de prensa en la quinta de Olivos en la que emitió un mensaje de calma tras la crisis financiera que se vivió en el país en las últimas semanas y dio a entender que mantendrá el esquema de quita gradual de las retenciones al campo.

Aunque no hizo anuncios puntuales, Macri aclaró cuestiones relacionadas a la situación económica del país, un día después de que el Indec difundiera la inflación de junio (3,7%), la más alta de los últimos 2 años. Sobre la escalada inflacionaria el primer mandatario prometió: «El año que viene va a bajar más de 10 puntos y esperamos en el siguiente estar en una inflación de un dígito».

Inflación, retenciones, aportantes falsos y aborto: las principales definiciones de Mauricio Macri
La conferencia comenzó a las 18 y duró media hora. El jefe del Estado respondió preguntas a los periodistas acreditados, que habían sido seleccionados por sorteo. Sus primeras palabras fueron destinadas a emitir un mensaje de calma: «Veo un mejor futuro, tan claro como el primer día», dijo.

La conferencia de prensa se produjo en medio de las presiones de distintos sectores, entre ellos sus aliados de la UCR , para que revea el esquema de reducción de las retenciones al campo por el pedido del FMI. El Presidente se mantuvo firme en su postura: «No creo que sean un impuesto inteligente».

Además, el primer mandatario dijo que la inflación bajará «más de 10 puntos» el año que viene y que llegará a «un dígito» en 2020.

Frente a los marcados aumentos de tarifas y precios que afectan a la población, delegó en las paritarias por sector la responsabilidad de «acomodar los salarios teniendo en cuenta la realidad del consumo de sus trabajadores».

El jefe del Estado defendió al acuerdo con el FMI y dijo que la Argentina tiene que estar «más fuerte» para enfrentar los vaivenes de la economía internacional, como los recientes cambios en los aranceles comerciales internacionales que impactaron con fuerza en el país.

Macri volvió a defender la promoción del debate por el aborto, a pesar de las críticas la diputada nacional de Cambiemos, Elisa Carrió.

Y aseguró que están a disposición de la Justicia los documentos correspondientes a la investigación por las supuestas contribuciones falsas a la campaña de Cambiemos en 2017.

La primera pregunta fue acerca de la crisis financiera. Macri respondió: «Estamos enfrentando una tormenta y hemos sabido levantar las velas para mantener el rumbo. Estoy convencido que estamos haciendo el esfuerzo correcto. Sigo creyendo en el futuro que tenemos por delante. Vamos a tener unos meses en los que hay que madurar. Hay cosas que no dominamos, que son las cosas que pueden pasar en el mundo. Pero cada vez tenemos más fortalezas para enfrentar este mundo tan volátil», dijo.

Y en el mismo tramo atribuyó parte del problema al gobierno de Cristina Kirchner: «También tenemos los graves problemas que nos dejaron de la década pasada. Pero veo un mejor futuro, tan claro como el primer día».

El mismo periodista le consultó con respecto al acuerdo con el FMI: «El último informe de la semana pasada plantea el freno a la reducción de las retenciones. El planteo ha sido dudoso. ¿Van a cumplir con el freno de la reducción de las retenciones o es una promesa para el fondo?».

«Con respecto a las retenciones, hay un gigante futuro desarrollando cada economía regional, orientada a la exportación, a brindarle bienes y servicios al resto del mundo. El gobierno anterior, en una política equivocada, le cobraba impuestos a todos los que exportaban. El único país del mundo que castigaba las exportaciones era la Argentina. Por eso no se generó empleo privado y las exportaciones se fueron desmoronando», dijo.

«Le decimos a los argentinos que exporten, si tienen una idea van a necesitar ayuda y más trabajo. Por eso sacamos las retenciones al campo, a la minería, a los servicios. Queremos exportar para generar trabajo. No creo que sea un impuesto inteligente, nos destruye el futuro», añadió.

La siguiente consulta fue referida a las denuncias por supuestos aportes falsos a la campaña de Cambiemos en la campaña durante las elecciones legislativas el año pasado.

«Ya escuchamos a la gobernadora esta tarde», dijo Macri, en referencia al anuncio de María Eugenia Vidal sobre el apartamiento de la contadora general bonaerense.

«Nosotros presentamos los papeles rindiendo los gastos de campaña y seguiremos aportando la información a la Justicia. Queda claro que tenemos que dar un paso más adelante, yo ya lo he propuesto una ley de financiamiento de la política que modernice la política, empezando por bancarizarnos para que no queden dudas», continuó.

«La gobernadora empezó una auditoria, tengamos paciencia y tiempo», siguió. «[El juez Sebastián] Casanello investigará y veremos qué pasa. Tenemos que ir a un sistema que sea más transparente, que fije quién y cuánto aportar y para que esté todo bancarizado. También tener un sistema más moderno para votar», siguió.

A continuación se le preguntó cómo piensa contener la inflación . Macri contestó con una autocrítica y más alusiones a la herencia del kirchnerismo y a la marcha de la economía mundial: «Por más que no haya sido tan fácil como pensamos en el inicio, por la historia por el cepo, las tarifas, y ahora por esta tormenta que devaluó la moneda, sigue siendo la prioridad», sostuvo.

«La inflación es lo que más castiga a las pymes, al trabajador, a la inversión y a los que menos tienen», siguió». «La inversión es lo que genera trabajo. El objetivo es bajar la inflación y el plan que hemos presentado, así como parte del acuerdo con el FMI, va en esa dirección. El año que viene va a bajar más de 10 puntos y esperamos en el siguiente estar en una inflación de un dígito», añadió.

Como respuesta también aludió a los recortes en el Estado: «Tenemos que dejar de tener un Estado que gasta mucho más de lo que pagamos de impuestos. Muchos argentinos no se pueden realizar porque tienen que ajustarse para pagar impuestos a un Estado al que nunca le alcanza. Se están discutiendo temas entre [los ministros de Economía] Dujovne, [del Interior, Rogelio] Frigerio y los ministerios de Economía de las provincias que seguirán con los diputados y senadores. Espero que entre todos demos solución a algo que arrastramos hace 70 años», continuó.

Más adelante, otro periodista le consultó: «¿Tienen pensada alguna medida para controlar la inflación? ¿Tienen pensada alguna modificación en el pacto con el FMI por la suba de la inflación?».

«Estamos abocados a poner un limite a la inflación», respondió. «Es un gran problema que tenemos en la Argentina que además nos impide recibir más inversiones. Muchas empresas que no trabajan en países con inflación, no invierten. Es un compromiso y por eso es tan importante la discusión del presupuesto que viene. Eso es lo que nos va a acercar a ese equilibrio que nos baje la inflación y nos hace más fuertes para cualquier tormenta que pueda venir del mundo».

El siguiente periodista le consultó: «Si el objetivo era bajar el déficit fiscal después del acuerdo con el FMI y el salario se deterioró: ¿cuánto imagina que deberían aumentarse las tarifas a fin de año para que no vuelva a impactar en el salario de los trabajadores?».

«Es una pregunta más para [el área de] Economía y Finanzas que para mí», respondió. «Todos estos años hemos cuidado el salario de los trabajadores, las paritarias siguen siendo libres, cada sector en función de su realidad irá acomodando los salarios teniendo en cuenta la realidad del consumo de sus trabajadores», expresó.

Y siguió: «El Estado estará limitado por los recursos de cada municipio, provincia y Nación, escapa a la inflación, depende de los recursos. Tenemos un Estado que ha ido más allá, tenemos deudas que vamos a tener que pagar los argentinos, especialmente nuestros hijos y nietos».

«¿Cuál es su postura sobre los aranceles de Estados Unidos? ¿Afectan a la Argentina? ¿De qué manera? ¿Le preocupa la incertidumbre política y económica de Brasil para armar un frente en esta guerra comercial?», le preguntó una periodista de Brasil.

«Los argentinos apostamos más que nunca a esta alianza con Brasil. Estamos poniendo mucha energía a la negociación con la Unión Europea. Esperamos novedades, también con Japón y Canadá en el futuro. Creemos en la integración del Mercosur con el mundo, como Presidente he generado un ámbito de diálogo, para lograr que estas tensiones encuentren una solución. Los países que más se han integrado son los que más han crecido», siguió.

Un periodista del diario Tiempo Argentino aludió a los cerca de 400 trabajadores despedidos en la agencia oficial Télam.

«Quiero decirle que soy el primero en lamentarme por cada argentino que pueda perder el trabajo o que esté por perder un trabajo», sostuvo Macri.

Pero defendió la medida del titular del Sistema Federal de Medios, Hernán Lombardi: «A la vez, quiero decirle que desde el primer día nos propusimos modernizar el Estado argentino. Ponerlo al servicio de los argentinos. Sin un Estado que acompañe, facilite el desarrollo, este futuro no va a ser posible. Le he pedido a cada funcionario que haga que su repartición funcione como tiene que ser, al servicio de los argentinos. Lo que han decidido las autoridades de Télam es que hay una superpoblación de gente que se realizó en los últimos cuatro años. Y esto tiene que ver con darle un servicio eficiente a los argentinos. Creo que ese es el camino que están siguiendo», añadió.

Consultado acerca de una posible reducción en el impuesto a las Ganancias , Macri contestó: «Hemos hecho una lista de alternativas que tiene una lista de gastos e ingresos. Esa es la discusión que acaba de empezar con distintos referentes. He hablado con gobernadores, diputados de la oposición, con senadores de la oposición, y creo que va a haber un nivel de responsabilidad inédito. Este diálogo es parte de este cambio. Entender que solamente poniendo los problemas sobre la mesa y resolviéndolos vamos a generar otro futuro».

Un periodista le preguntó acerca de la crítica de la referente de Cambiemos, Elisa Carrió, quien dijo que habilitó el debate por el aborto porque estaba convencido que iba a ganar el «no».

«Pienso que lo importante es valorar lo que estamos logrando», contestó Macri. «Algo tabú, de lo que no se podía hablar, lo estamos debatiendo como corresponde. El camino del debate tiene que ser dentro del respeto, la capacidad de escuchar al otro, las distintas visiones y miradas», añadió.

Y por último, cerró: «Abrí el debate porque la Argentina tiene que hacerlo. Es un camino al crecimiento, a ejercer nuestras libertades con responsabilidad. Creo que los argentinos, cuando elegimos un cambio, hablábamos de esto. De transparencia, creatividad, donde los problemas se analicen y se vaya al fondo de la cuestión».

Macri ordenó avanzar en la modernización del servicio, que aporta una recaudación de más de $15.000 millones; la medida podría afectar al Ministerio de Justicia.

Una caja millonaria es motivo de una interna con final abierto en el Gobierno. Los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne , y de Modernización, Andrés Ibarra , con el aval del presidente Mauricio Macri , buscan quedarse con parte del dinero que utiliza su par Germán Garavano para mantener el funcionamiento del Ministerio de Justicia. El objetivo es la recaudación de más de $15.000 millones que entregan los registros de propiedad del automotor.
Se trata, además, de un servicio históricamente ligado a favores políticos y nombramientos clientelares.
El primer paso será la implementación de la plataforma de trámites a distancia para registrar y transferir vehículos sin concurrir a un registro. La segunda etapa, aseguraron fuentes cercanas al Presidente, es cerrar los registros de autos, motos y maquinaria agrícola, que en el país son poco más de 1500.

Ibarra le presentó la iniciativa a Macri hace diez días y el Presidente no dudó: pidió avanzar con celeridad. Será el puntapié inicial de un plan que tiene como objetivo desarmar los citados registros, uno de los negocios más preciados de la política.

Los registros, que ya comenzaron a realizar trámites y operaciones por vía digital, dependen de la Dirección Nacional del Registros Nacionales del Registro Automotor y Créditos Prendarios (Dnrpa).
Según el diario La Nación, hay malestar en el Ministerio de Justicia. Parte de ese dinero es el que utiliza Garavano para pagar los sueldos de gran parte del ministerio, prácticamente todos los contratados.
Cerca del ministro se mostraron molestos con la decisión. «Una cosa es mejorar los procesos, con lo que estamos de acuerdo. Pero si se quedan con la caja, que digan cómo se va a financiar el Ministerio de Justicia», se quejaron fuentes oficiales.

Hoy, del total de impuestos que se cobran para transferir un automóvil, que ronda el 7% de su valor, solo el 1,20% corresponde a la tasa de transferencia -con Garavano ese impuesto bajó un 40%-; el resto son impuestos locales y provinciales.

Además, se pusieron en marcha los trámites online, transferencias digitales, pedidos de turnos por internet, pedidos de informes online, inscripciones iniciales digitales y el título digital.

Favores y compensaciones
Otro punto que buscó destacar el equipo de Garavano es que, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, las designaciones de los titulares de los registros se realizan por concursos públicos y abiertos. Hasta hace poco, los registros constituían, en su mayoría, premios o compensaciones a políticos o familiares de estos. Algunos apellidos ligados a la política con registros en el pasado son Bielsa y Garré, entre otros ejemplos.

Hoy, la transferencia de automóviles, motos y máquinas agrícolas representa «el trámite más voluminoso de toda la administración nacional». En total suman 13.000 millones de trámites anuales. El objetivo de Ibarra es incorporar la firma digital remota, digitalizar toda la documentación que se encuentra en papel en todos los registros seccionales para servicios automáticos y digitalizar los trámites con prenda, que son más del 50% de los patentamientos de automotores.

En 1990, solo había 300 registros en todo el país. Cuando Carlos Menem dejó el Poder Ejecutivo, eran más de 900. Entre los titulares de registros estaba el peluquero del expresidente. Con el menemismo quedó claro el objetivo del reparto de registros: fue un mecanismo de pago de favores políticos o de concesión de un negocio muy rentable para los amigos del poder. Con Cristina Kirchner la agrupación que lidera su hijo, Máximo, se quedó con el control de esa caja.

Terminar con la burocracia es una de las obsesiones de Macri. Ingeniero de profesión, no concibe la pérdida de tiempo y de dinero que implican todos estos organismos. Por eso, tras la presentación de Ibarra, dio luz verde al proyecto. A fin de cuentas, Macri quiere cerrar los registros. En esa pulseada lo apoya el secretario legal y técnico, Pablo Clusellas, otro de los cruzados contra los registros.

La Nación

A través del decreto 632/2018 el Gobierno Nacional decidió un congelamiento en las contrataciones en la administración pública, entre otras medidas, con el objetivo de ahorrar más de $ 20.000 millones.

• Organismos afectados

El freno a las contrataciones en el sector público abarca toda la estructura del Estado con excepción de la Agencia Federal de Inteligencia, la Administración Federal de Ingresos Públicos, el Servicio Penitenciario Federal, las Universidades Nacionales y las Fuerzas Armadas y de Seguridad.

También quedan al margen de esta decisión los nombramientos en el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, Servicio Exterior y el Cuerpo de Guardaparques Nacionales.

• Universidades

El decreto define que los convenios vigentes celebrados entre el Estado y universidades nacionales, provinciales privadas u otras instituciones de enseñanza pública, quedarán sin efecto a partir del 1 de enero de 2019.

• Premios y bonificaciones

La norma prohíbe además las bonificaciones, premios, incentivos y suplementos que percibe el personal del sector público hasta el 31 de diciembre de 2019.

• Viáticos y gastos de movilidad

Respecto a las sumas abonadas en concepto de servicios extraordinarios, gastos de movilidad, gastos fijos de movilidad, reintegro por gastos de comida y viáticos, el decreto exige que los organismos remitan, dentro del plazo de 30 días de su entrada en vigencia, un informe a Modernización en el que se contemple «la evolución de los citados conceptos, que avale su cumplimiento y que prevea su disminución en un 30% para lo que resta del ejercicio presupuestario en curso».

• Viajes al exterior

Sobre los viajes al exterior, el decreto establece que sólo las autoridades de nivel de Ministro o superior podrán utilizar pasajes de clase ejecutiva, con la aprobación previa de Jefatura de Gabinete. En el caso de los funcionarios con rango de Secretario, sólo podrán hacer uso de clase ejecutiva cuando el viaje tenga una duración mayor a las ocho horas.

• Vehículos de uso oficial

La Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) deberá efectuar en el plazo de 30 días un relevamiento de vehículos de uso oficial que se encuentren tanto a disposición del traslado de funcionarios como los destinados al uso operativo del área a la cual se encuentren asignados, y un informe de la flota óptima de vehículos, «a los efectos de posterior transferencia o enajenación según criterios de razonabilidad y austeridad».

Mientras se elabora dicho informe, el Gobierno decidió suspender los procesos de adquisición o alquiler con opción de compra de vehículos destinados a uso oficial que se encuentren en curso.

El Presidente destacó que esta reclasificación fue el resultado de un trabajo de 30 meses por parte del Gobierno.

Tras la noticia de que después de nueve años la sociedad Morgan Stanley Capital International (MSCI) reclasificó al país como «mercado emergente», y lo puso a la par de economías como China, Brasil, Colombia o Rusia, el presidente Mauricio Macri celebró la noticia en las redes sociales. «Hoy el mundo reconoce que estamos haciendo las cosas bien», dijo a través de Facebook y Twitter.

El mandatario destacó que esta reclasificación fue el resultado de un trabajo de 30 meses por parte del Gobierno: «De llevar al país por el camino correcto para recuperar el estatus que perdimos en 2009, cuando fuimos considerados un mercado fronterizo, límite, por la aplicación de políticas económicas que produjeron aislamiento, estancamiento y desconfianza entre los inversores».