Tras una persecución y luego de eludir un control vehicular, esta madrugada una banda de asaltantes abandonó en calle Ingeniero Farías al 4.400, en jurisdicción de la Comisaría 8°, al sur de la capital, una camioneta que habían robado durante un asalto a una familia de Gastona Sur, en un violento hecho ocurrido en la madrugada del domingo.

El Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), del Ministerio Público Fiscal (MPF), se desplazó hasta la escena para realizar las pericias sobre el vehículo. Peritos de Laboratorio Químico, Medicina Forense y Criminalística,
buscaron huellas y otros rastros que permitan establecer la identidad de los asaltantes, quienes se dieron a la fuga.

En la causa tomó intervención la Unidad Fiscal de Investigación y Enjuiciamiento de Delitos Contra la Propiedad del Centro Judicial Concepción, a cargo del doctor Ramón Enrique Rojas. El auxiliar fiscal, doctor Roberto Vicic, se presentó en el lugar para supervisar todas las tareas judicial y policiales.

El hecho

Cerca de la 01.00 horas del domingo, César Armando Figueroa, de 64 años, se encontraba junto a su familia en su domicilio de Ruta 328, Kilómetro 3, Localidad de Gastonilla Sur, Departamento Chicligasta, cuando escucharon ruidos en la parte del frente. Luego de unos minutos, ingresaron cuatro sujetos armados a la habitación donde estaba con su esposa, previo patear la puerta de la misma. Entonces, el dueño de casa comenzó a forcejear con uno de los malvivientes; mientras que otro cómplice le pegó un culatazo en la cabeza, produciéndole una lesión en el cuero cabelludo.

Después, estas personas comenzaron a preguntar sobre el dinero que entendían poseía la victima. Luego los sujetos de forma agresiva y violenta, amordazaron y lo ataron al dueño de casa.
Finalmente, tomaron las llaves de una camioneta Toyota Hilux de color gris que estaba estacionada en el galpón de la vivienda y se dieron a la fuga; llevándose también un teléfono celular Samsung J7 Prime de color plateado, una billetera con $ 700 y documentación.

Continúa la investigación judicial del hecho de inseguridad que derivó en el crimen del chofer de colectivo Martín Quipildor. En tal sentido, desde el Ministerio Público Fiscal (MPF), a través de la Fiscalía Especializada en Homicidios II, a cargo de la doctora Adriana Giannoni, se llevaron adelante medidas judiciales en un domicilio de calle Brígido Terán al 1.400, en el barrio San Cayetano, lugar donde perdió la vida el joven Quipildor.
La víctima, quien era chofer de la Línea 124, permaneció una semana en grave estado y con asistencia respiratoria. Falleció a principios de junio.
Una semana antes, se encontraba dentro de la vivienda de unos familiares, cuando fue alcanzado por un disparo que fue accionado desde el arma de un motochorro que intentaba asaltar a un vecino.
Las fuentes judiciales informaron que el Auxiliar de Fiscal, Juan Pablo Godoy, auxiliar de fiscal, junto a personal de la Fiscalía, se desplazaron hasta el domicilio donde Quipildor fue herido, con la finalidad de recabar elementos para ser peritados. Allí se tomaron muestras biológicas que serán analizadas por el área de Química Legal del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF). Además, se procedió a la toma de muestras a una motocicleta en la División Homicidios.

Las investigaciones

Por ese hecho hay dos detenidos. Se cree que formarían parte de una banda de motochorros. Estos sujetos, además, están imputados por otros hechos que fueron investigados por la Fiscalía Especializada en Robos y Hurtos II, a cargo del doctor Ernesto Salas López. Una de esas víctimas permanece hospitalizada en grave estado, luego de que fuera baleado por los asaltantes.
Por esos hechos, otro integrante de la organización delictiva fue detenido poco después. No está confirmado si también participó del asesinato de Quipildor. Los voceros judiciales indicaron que investigan la participación de otros sujetos en la banda de violentos delincuentes.

Desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) se informó que a través de la Fiscalía Especializada en Homicidios I, a cargo de la doctora Adriana Giannoni, se tomó intervención en la mañana del domingo en un crimen registrado en la localidad de Ranchillos.

Las fuentes judiciales investigativas, comunicaron que la víctima fatal fue identificada como Abel Jonas Saavedra, de 19 años. Residía en el barrio Complejo de Ranchillos. Su cuerpo fue hallado junto a la ruta 302. Por el hecho, siete personas demoradas.

El instructor Marcelo Sallas junto al equipo de la Fiscalía se presentaron en la escena para supervisar todas las tareas policiales y judiciales. Desde la unidad investigativa se pidió la intervención del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), del MPF. Por parte de la Policía, actuó la División Homicidios y la Brigada Este.

El caso

De acuerdo a las primeras averiguaciones, cerca de las 5.00 horas, se habría registrado una pelea entre Saavedra y sus amigos con otro grupo, en el interior de un local bailable ubicado en inmediaciones de la ruta 302, a la altura del ex Ingenio Ranchillos. Los jovenes fueron retirados del establecimiento por parte del personal de seguridad. La gresca continuó en la calle. En esas circunstancias, se habría registrado el mortal ataque en el que el adolescente recibió una herida de arma blanca en el pecho. También su amigo resultó herido. Escaparon corriendo, pero Saavedra cayó sin vida a unos 200 metros.

Los voceros oficiales indicaron que durante la mañana, varias personas prestaron declaración en torno al mortal hecho.

El cuerpo del joven asesinado fue trasladado hasta la Morgue Judicial, donde el Cuerpo Médico Forense (CMF) del MPF le practicará la autopsia.

El crimen se produjo en las primeras horas de hoy jueves, en las inmediaciones de Coronel Zelaya y pasaje Superi de esta ciudad, donde Marcos Gómez, de 33 años, perdió la vida, según se informó desde el Ministerio Público Fiscal (MPF), a través de la Fiscalía en Homicidios I, a cargo de la doctora Adriana Giannoni, que tomo intervención en el hecho.

Por el momento hay dos personas aprehendidas y serán presentadas en las próximas horas en sede judicial, a fin de prestar declaración indagatoria.
Ya se les practicaron diferentes exámenes para establecer cuál fue la participación que pudieron tener en el hecho. También se intenta determinar si se trató de un ataque en banda. En la escena se incautaron tres elementos punzo cortantes, que serán peritadas.

El doctor Carlos Berarducci, prosecretario de la Fiscalía en Homicidios I, se desplazó hasta la escena del crimen para supervisar todas las tareas policiales y judiciales. La licenciada Silvia Morales, psicóloga de esa unidad investigativa judicial, se presentó en el lugar para realizar las tareas de contención a los familiares de la víctima.
Paralelamente, fue solicitada la intervención del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del MPF, quienes acudieron con sus unidades de Criminalística, Medicina Forense y Laboratorio. Por parte de la Policía participaron la División Homicidios y personal de la comisaría 8ª, a cargo de esa jurisdicción.

El hecho

Los voceros judiciales comunicaron que alrededor de las 2.30 horas, un hombre de 33 años, identificado como Marcos Gómez, ingresó al hospital Padilla, donde se confirmó que ya no presentaba signos vitales.

La víctima fatal tenía dos heridas de arma blanca en la espalda, que habría recibido en el marco de un enfrentamiento con otros dos sujetos, con los que se habría encontrado ingiriendo bebidas alcohólicas en la esquina mencionada.

Incidentes

Inicialmente, familiares de la víctima se presentaron en la escena del crimen a los fines de tomar represalias contra los presuntos homicidas. Arrojaron piedras contra el domicilio donde éstos permanecían, mientras el personal realizaba en el lugar las tareas de documentación del caso.

Ante esa situación se dio intervención a los grupos de Infantería y GOMT de la Policía. Una vez que los equipos policiales llegaron, la situación fue contenida. De todos modos, se dispuso una consigna policial en la zona para evitar nuevos incidentes.

Los imputados serían primos y al menos uno de ellos viviría en ese lugar. Como los familiares de la víctima intentaban ingresar al domicilio de los acusados, presuntamente con intenciones de linchamiento, se dispuso que fueran trasladados hasta la comisaría 8ª.

Su hermana Fátima estuvo en Tribunales este lunes y dialogó con el móvil de LV7. Dijo que “no hay nada, nunca tuvimos contacto con nadie. La causa está paralizada”.

El hecho ocurrido en febrero fue en un mirador de la ruta 338. Paola y José Silvano Burgos estaban a unos 12 kilómetros de la rotonda de San Pablo, cuando desconocidos aparecieron en un auto oscuro. La pareja decidió subir a la motocicleta de José (una Honda XR 125 negra) e irse del lugar porque sospechaban de los hombres.

Los ocupantes del auto los persiguieron, los alcanzaron y los embistieron. Ambos cayeron al asfalto. Lorena se golpeó la cabeza en la caída y falleció. Uno de los que iba en el auto se bajó, se subió a la motocicleta y escapó con el vehículo.

La moto fue abandonada por los asaltantes en un descampado en las inmediaciones de Lules. Fue hallada durante la tarde y rescatada por la Policía. Tenía rota la parte trasera y le faltaba la patente y la causa está bajo la fiscalía de Adriana Gianonni.

El hecho de sangre se registró en la tarde de este domingo en una cancha de fútbol ubicada a la altura de Castro Barros y las vías del ferrocarril. La Fiscalía en Homicidio II, a cargo de la doctora Adriana Giannoni, tomó intervención en el caso. El doctor Eduardo Richiutti, funcionario de esa unidad judicial, se desplazó hasta el lugar junto al equipo de la Fiscalía para supervisar todas las tareas en la escena.

Además, solicitó la intervención del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), que se presentó con sus peritos en Criminalística, Medicina Legal y Laboratorio. Por parte de la Policía, tomó intervención la División Homicidios. Personal de la Comisaría 12° estuvo a cargo de las primeras actuaciones.

El hecho

Desde el Ministerio Público Fiscal (MPF), se informó que el mortal suceso se registró alrededor de las 17.00 horas. Según las primeras averiguaciones, un grupo de personas se encontraba reunida en una cancha de fútbol ubicada en un descampado de la zona, donde se habría estado desarrollando un partido.

En circunstancias que se encuentran en plena etapa de investigación, en el lugar se habría registrado una pelea. En el marco de esa supuesta disputa, un sujeto extrajo un arma de fuego y le disparó a otra de las personas que se encontraba en el lugar.

La víctima fue identificada como Raúl Escalera, de 34 años. Fue trasladado hasta el hospital Avellaneda, donde ingresó sin vida. Presentaba un tiro en el pecho.

Un aprehendido

Testigos del hecho redujeron al presunto autor de los disparos y dieron aviso a la Policía. Este sujeto, de unos 40 años, quedó aprehendido por disposición de la Fiscalía interviniente. En las próximas horas será presentado en Tribunales Penales. Mientras tanto, testigos presenciales prestaron declaración en torno al hecho.

La autopsia sobre el cuerpo de la víctima fatal será practicada en la Morgue del Poder Judicial, por el equipo del Cuerpo Médico Forense (CMF) del MPF.

El mortal hecho de sangre se registró alrededor de la 01:00 horas del miércoles, en inmediaciones de las calles Marco Avellaneda y Santiago del Estero, a metros de las vías del ferrocarril. La víctima sufrió dos puntazos en el pecho. Por el momento no fue identificada, tendría unos 30 años.

Dos hermanos de apellido Quiroga, de 32 y 36 años, fueron aprehendidos por el mortal ataque. El caso es investigado por la Fiscalía en Homicidios II, a cargo de la doctora Adriana Giannoni. Se cree que previo al crimen, se desató una feroz pelea a golpes de puño entre los agresores y la víctima. Las lesiones que presentaban reforzarían esas sospechas.

Desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) se informó que el doctor Alejandro López Islas, junto a personal de la Fiscalía Especializada en Homicidios II, se desplazó hasta la escena, para supervisar las tareas realizadas por los investigadores judiciales y policiales.

Paralelamente, se dio intervención al Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) para la realización de las pericias en Criminalística, Forenses y de Laboratorio. Desde la Policía, personal de la División Homicidios tomó intervención en el suceso.

Sobre el caso, los investigadores manejan varias hipótesis, las principales son: una disputa por el territorio de los “cuida-coches”; una pelea mientras los hermanos estaban junto a la víctima, compartiendo algún tipo de situación, o bien un robo. Voceros judiciales señalaron que los atacantes habrían estado bajo los efectos de alguna bebida alcohólica.

Los hermanos serán presentados ante la fiscalía a cargo de la investigación. Una vez cumplido ese trámite, se definirá su situación procesal. Se solicitaría que fueran imputados por el delito de homicidio simple.

Los hechos

Las fuentes judiciales informaron que la víctima presentaba dos heridas de arma blanca. En la escena, registrada a pocos metros de las vías del ferrocarril, fue encontrado un cuchillo tipo sierrita. Un testigo de identidad reservada habría manifestado que uno de los hermanos sospechados del homicidio, arrojó ese elemento al advertir la llegada de los Motoristas del 911. Sobre ese secuestro se practicará un hisopado para efectuar posibles comparaciones.
Un testigo que observó la escena, se comunicó con la Policía para informar que estaban agrediendo a una persona. Cuando los uniformados llegaron, atraparon a los sospechosos.

El hallazgo

El cuerpo de la víctima estaba tirado en la vereda, sobre la acera sur. Según se pudo establecer, el fallecido permanece como NN.
Se tomaron muestras de huellas digitales para intentar identificarlo mediante el sistema conocido como Sibios (Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad), una base de datos centralizada que almacena en un único lugar todos los recursos necesarios para la identificación de una persona, basados en los registros digitalizados de las huellas dactilares y las fotografías de los ciudadanos, al cual tiene acceso el Ministerio Público Fiscal.

En la escena se encontraron entre las pertenencias de la víctima: bolsas de residuos, un celular, una jeringa y una ampolla de Nubaina, un narcótico que calma el dolor y tiene efectos similares a la morfina. Su cuerpo fue trasladado hasta la Morgue del Poder Judicial, donde el personal del Cuerpo Médico Forense (CMF) practicará la autopsia.

Las fuentes judiciales comunicaron que se concretaron 26 allanamientos (13 domicilios principales y 13 alternativos), dispuestos por una causa por violentos robos agravados reiterados de motos en los que estarían involucrados miembros del denominado «Clan Acevedo». Hubo detenciones y diferentes elementos fueron secuestrados.

El nuevo procedimiento conjunto, que concentró el trabajo de tres fiscalías especializadas, tuvo lugar en las primeras horas de la mañana del viernes en el barrio «El Sifón», en la zona norte de la capital. El Ministro Fiscal, Edmundo Jiménez, y los fiscales Adriana Giannoni, de Homicidios I; Pedro Gallo, de Criminal III; y Diego López Ávila, de Robos y Hurtos I, supervisaron la labor policial y del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF).
El doctor Jiménez destacó la tarea conjunta desarrollada entre los diferentes fiscales intervinientes y la presencia de los mismos en el lugar donde se desarrollaron las medidas. “Es un trabajo nuevo, como consecuencia de una política implementada por el Ministerio Público Fiscal, que tiene mucho que ver con los fiscales y los auxiliares de fiscales, que trabajan coordinadamente para llegar a estos resultados, que son exitosos, porque permiten ir cerrando las investigaciones”, expresó el titular del MPF.

“Operativos exitosos”
“Lo que es muy importante es que esto pone de manifiesto el trabajo conjunto entre el MPF con la Policía de manera coordinada. Para hacer este tipo de operativos hay que sostener una reserva importante para que no pueda filtrarse nada y se obtengan mejores resultados, con ocurrió en este caso”, agregó el doctor Jiménez.
Además, el jefe de los fiscales consideró que los cuatro megaoperativos que se desarrollaron de manera conjunta entre el MPF y diferentes fuerzas de seguridad (Policía de Tucumán y Gendarmería), son una manera eficiente para luchar contra las organizaciones criminales que operan en diferentes sectores de la provincia. Los procedimientos precedentes se llevaron a cabo en los barrios Oeste II, 11 de Enero y Villa 9 de Julio.
“Todos los operativos que venimos haciendo desde hace menos de un mes, en distintos puntos de la ciudad, fueron exitosos, porque se lograron resultados. A veces son más de 100 causas que se unen y se empiezan a vincular los delitos que tienen similares características”, concluyó el Ministro Fiscal.
También estuvo presente coordinando las tareas efectuadas en el lugar donde se desarrolló el procedimiento el Ministro de Seguridad, Claudio Maley. Al respecto, expresó: “Se realizaron distintas acciones para combatir todas estas organizaciones delictivas, para buscar la normalidad en la provincia. Trabajamos siguiendo las delineaciones judiciales. Hay un trabajo fuerte de investigación de calle que se lleva adelante”.

Acompañamiento
En rueda de prensa, la doctora Giannoni, valoró la participación del titular del MPF en el lugar donde se llevó a cabo el operativo. «Hoy también nos acompañó el Ministro Fiscal, Edmundo Jiménez, que sirve para dar seguridad a todas las fuerzas y a los fiscales. Buscamos la presencia de las fiscalías en los barrios para llevar paz y tranquilidad”, destacó.
A su vez, la funcionaria judicial se mostró satisfecha por la recepción puesta de manifiesto por los vecinos a los investigadores y uniformados, en la barriada donde se efectuaron las medidas. “Cuando conversamos con la gente nos agradece nuestra presencia y de esta forma la función social está dada. Esto va a seguir en todos los barrios, trabajando juntos”, expresó.

Detalles del procedimiento
El equipo de Investigaciones Fiscales (ECIF), dirigidos por los doctores Eugenio Agüero Gamboa y Sebastián Tula Risso, participó activamente de la investigación y de las medidas realizadas. En tanto, la actividad judicial fue coordinada por la Secretaría Judicial del MPF, a cargo de Tomás Robert.
Durante los allanamientos fueron atrapados dos sujetos que tenían pedido de detención y que formarían parte del denominado “Clan Avecedo”. También se produjo una aprehensión por tenencia de arma de fuego sin la debida autorización; y un adolescente fue puesto a disposición del juzgado de menores de turno. Como saldo, fueron incautadas tres armas de fuego de grueso calibre (se investigará si fueron utilizadas en algún hecho delictivo investigado por los fiscales), municiones, motocicletas, un cuatriciclo, una bicicleta de alta gama, dinero en efectivo y droga (bochas de cocaína).
Participaron del operativo 350 efectivos, 36 motos y 45 vehículos automotores. Tomaron intervención funcionarios y personal MPF, efectivos del Grupo CERO, Infantería, Drogas Peligrosas, Dirección de Investigaciones y la Unidad Regional Capital, con sus distintas áreas. También sobrevoló la zona un helicóptero de la fuerza policial para apoyar la incursión de los efectivos en el barrio.
“La presencia del Ministerio Público, a través del ECIF, es muy importante, por la tarea que han realizado de manera conjunta con la Policía”, sostuvo el doctor Diego López Ávila, quien se encuentra al frente de la investigación que originó las medidas efectuadas.

Modalidad delictiva
El modus operandi de esta banda consistía en violentos robo de motos en diferentes sectores de la capital, golpeando a las víctimas, incluso hasta dejarlas en estado de inconciencia, para luego despojarlas de sus rodados y posteriormente solicitar su rescate por una suma de dinero exigida o bien llevarlos a un desarmadero, para después vender las partes.
“Se investigan robos a mano armada ejercida con muchísima violencia, por ejemplo, utilizaban cascotes muy grandes con las que reducían a las personas y las dejaban inconscientes en la vía pública. También el famoso pedido de rescate en la mayoría de los casos, y una familia relacionada con los ilícitos del “Clan Acevedo”, de las cuales se obtuvieron detenciones”, precisó el doctor López Ávila.
Por su parte, el doctor Pedro Gallo, titular de la Fiscalía Criminal III, investigará si las armas incautadas tienen relación con alguno de los casos que lleva adelante la unidad judicial que conduce. “Esta tarea nos da pie para profundizar la investigación sobre ciertas organizaciones criminales que se dedican a diferentes actividades ilícitas. Aquí el trabajo comienza y continúa, no finaliza sino que se abren distintas líneas investigativas”.
MPF

Los hechos son investigados por las Fiscalías Especializadas en Violencia de Género II y Robos y Hurtos IV de manera simultánea. Todo comenzó el 5 de abril pasado, a partir de una denuncia radicada en la comisaria Segunda, por parte de una joven de 27 años, quien denunció a su concubino por el robo de una motocicleta, vehículo por el cual esperaba el pago de un “rescate”.

Esa particular situación consta en la causa, en la cual la denunciante señaló que su pareja, apodada “El Cejudo” (los nombres se mantienen en reserva), se había presentado en la mañana en la casa que compartían, en Independencia al 300, a bordo de una moto Honda CG, negra; y al preguntarle respecto al origen de ese rodado, este sujeto le respondió que lo había robado en Villa Carmela y que el hecho no había sido denunciado porque ya había realizado un contacto con la víctima, a través de otro sujeto, para que se lo devolviera a cambio del pago de un “rescate”, por la suma de $ 18.000.

La denunciante agregó al personal policial que era su deseo que su concubino fuera detenido y que se procediera a recuperar el vehículo en cuestión. Ante esta situación, los uniformados se presentaron en ese domicilio, donde el individuo fue arrestado, luego de enfrentarse a golpes con los uniformados. En ese contexto, el hombre amenazó a su pareja con matarla cuando recuperara la libertad. La moto en cuestión fue encontrada en el comedor de la casa.

Un peligro potencial para la denunciante

En razón de que no había una denuncia por el robo del motovehículo y que, momentáneamente, no se pudo ubicar a su propietario, desde la Fiscalía en Robos y Hurtos IV, a cargo del doctor Arnoldo Suasnábar, no se dispusieron medidas privativas de la libertad. En cambio, se giró la causa a la Fiscalía en Violencia Familiar y de Género II, subrogada por la doctora Fernanda Bahler, quien informada del caso y teniendo en cuenta el potencial peligro que implicaba la libertad de este individuo para su concubina, se dispuso que fuera detenido.

Finalmente, días después fue ubicado el propietario de la moto sustraída por “El Cejudo” y su cómplice. Un hombre de 36 años se presentó en la Seccional 2° para manifestar que el 5 de mayo, cuando circulaba junto a su esposa y a su hija menor de edad, a bordo de su moto Honda CG negra por la ruta 315, a la altura de La Cartujana, fueron abordados por dos motochorros, cuyo acompañante extrajo un revólver y encañonó, apuntando a la altura de la sien, a su hija, amenazándolos para que detuvieran la marcha.

Por el riesgo que corrían sus vidas y por la violencia con la que operaron los delincuentes, las victimas se detuvieron y entregaron el rodado. El delincuente que viajaba como acompañante ascendió a a la moto, para que ambos emprendan la fuga a toda velocidad rumbo a San José. La víctima confirmó que no había denunciado el hecho hasta ese momento debido a que tenía la esperanza de recuperar el rodado mediante el pago de un rescate.
Por ese hecho, desde la Fiscalía en Robos y Hurtos IV se dispuso que el detenido fuera imputado por el delito de robo agravado. De acuerdo a la investigación judicial, sería quien encañonó a las víctimas y quien huyó a bordo del rodado sustraído. Las fuentes judiciales precisaron que los plazos para solicitar la prisión preventiva están vigentes. Los investigadores solicitaron medidas para dar con el otro asaltante y con el arma que usaron en el robo.

En cumplimiento de las directivas emanadas por el Ministro Fiscal, Edmundo Jiménez, y en el marco de las políticas contra el delito encaradas desde el MPF, autoridades judiciales recibieron a directivos de la Escuela Guillermo Griet, institución educativa que sufrió varios robos en los últimos tiempos.

Participaron del encuentro en representación de la Secretaría Judicial y de la Fiscalía de Robos y Hurtos II, Alejandro Andole y Lucía Toledo, respectivamente. Por parte de la escuela lo hizo el director del nivel inicial, Raúl Domingo Fernández, además del comisario de la Seccional 9° de la Policía de la provincia, Sergio Bazán.

“La escuela sufrió bastantes robos y daños el año pasado y estos primeros meses. Me pareció muy bueno este encuentro porque tenemos interés que se solucione rápido esa situación, en beneficio de la comunidad y sobre todo de los niños a los cuales se les sustraen los materiales didácticos, como así también se produce la rotura de las puertas en las aulas”, sostuvo Fernández. Luego del encuentro, el director del establecimiento procedió a ratificar la denuncia en la Fiscalía de Robos y Hurtos II. Según trascendió, las sospechas se centran en dos delincuentes que comenten ilícitos en la zona.