El Gobierno determinó que a partir del primero de septiembre, las jubilaciones, pensiones y la AUH aumentarán 6,68%.

Expertos previsionalistas estiman que si la inflación anual cierra por arriba del 35%, como proyectan las consultoras privadas, los abuelos perderán hasta 8% de poder adquisitivo real.

La jubilación mínima actual es de $ 8.096,30 y la máxima, de $ 59.314,97. Con el nuevo ajuste pasarán a $ 8.637,10 y $ 63.277,20, respectivamente. La AUH, que beneficia a unos 4,3 millones de niños y adolescentes de todo el país, subirá apenas $ 105, de $ 1.578 a $ 1.683 por mes.

El porcentaje de aumento se determina en un 70% por las variaciones del Nivel General del Índice de Precios al Consumidor Nacional elaborado por el INDEC y en un 30% por el coeficiente que surja de la variación de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE).

El primer incremento, que comenzó a aplicarse con la nueva fórmula el primero de marzo pasado, fue del 5,71%, en base al exIPC y el RIPTE de octubre, noviembre y diciembre de 2017 (cuarto trimestre).
En junio se aplicó el segundo, de 5,69%, según los datos oficiales de enero, febrero y marzo de 2018 (primer trimestre). Hasta ese momento el incremento acumulado fue de 11,73%.

Con el próximo 6,68% al que se llegó por las cifras de abril, mayo y junio de 2018 (segundo trimestre), el haber jubilatorio se habrá ajustado en total un 19,19% en nueve meses.

Emilio Basavilbaso , director de la Anses , dijo al diario La Nación que “Vimos que esto está sirviendo mucho. Que el 70% de las familias muestra que funciona. Dinamiza la economía y hace girar la rueda normalmente”.

Los créditos, que primero eran únicamente para jubilados, este año se extendieron a personas que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH). Según Basavilbaso, permitió que muchos dejen de optar por los prestamistas en los barrios, que pedían tasas por encima del 100%, y tengan un crédito “seguro” desde el Estado. “Es un alivio para esas familias, que no los estafen”, opinó.

A estos créditos pueden acceder los jubilados y pensionados, las personas con asignación universal por hijo y también los trabajadores en relación de dependencia, que pertenezcan al primer rango de asignaciones familiares. Con respecto a los montos, el director indicó que los jubilados pueden pedir hasta 60 mil pesos, los pensionados 30 mil y la familia de la Asignación Universal por Hijo puede obtener 5 mil pesos por cada menor.

Basavilbaso contó que buscan “potenciar estos créditos”. Hoy solamente los jubilados pueden volver a pedirlos. Sin embargo, esperan con el tiempo que los otros grupos puedan hacerlo también. “Queremos que las familias con AUH puedan volver a pedirlo pero no queremos que se endeuden”, dijo.

Con respecto a su trabajo en la dirección de la Anses opinó que algo cree estar haciendo “mal”, porque no consigue que los ciudadanos confíen en el sistema. “Le estamos dedicando mucho dinero y la gente sigue sin confiar”. Sin embargo, resaltó: “Ya no se habla más del Anses como una caja que se utiliza para cualquier cosa sino que se utiliza para la gente”.