El gobierno del municipio Benito Juárez, donde está Cancún, informó que entre abril y lo que va de mayo se han recolectado unos 800 metros cúbicos de estas algas -unos 120 camiones volcadores-, que llegan a medir hasta tres metros de largo.

La zona hotelera del balneario mexicano de Cancún recibió hoy una invasión masiva de sargazo, una macroalga también llamada «maleza del golfo», lo que obligó a reforzar la limpieza y el voluntariado social en las playas, informaron las autoridades.

Unos 150 estudiantes de bachillerato llegaron a primera hora para apoyar la limpieza en la playa Gaviota Azul, una de las más visitadas de Cancún y próxima a la zona hotelera, centros nocturnos y plazas comerciales, describió EFE.

A 85 se elevó el número de muertos por la explosión el viernes de un ducto de combustible mientras era saqueado por cientos de civiles en el centro de México, informó este domingo el gobierno, mientas familiares ya daban sepultura a algunos de los fallecidos.

«En estas horas se han sumado otros seis que nos dan una cifra de 85 fallecidos», dijo el ministro de Salud, Jorge Alcocer, en conferencia de prensa desde el palacio presidencial en Ciudad de México.

Las seis nuevos decesos son de personas que recibían atención médica, lo que redujo a 58 el número víctimas hospitalizadas tanto en el estado de Hidalgo, donde ocurrió la catástrofe, como en centros médicos del vecino estado de México y la capital del país.

Hasta el momento, 59 de los cadáveres no han podido ser identificados debido a su estado de calcinación, explicó el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, quien agregó que 54 familias han entregado muestras de ADN para apoyar en su reconocimiento.

Detalló además que 65 personas han asentado denuncias legales porque sus familiares no aparecen, aunque estimó que éstos podrían hallarse entre los hospitalizados o entre los restos no identificados.

«Pueden pasar días, semanas o meses para la identificación de los restos», reconoció Fayad, quien dijo que cuenta con el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador para enviar los restos a laboratorios del extranjero donde pueda lograrse la identificación.

Los heridos más graves son atendidos en Ciudad de México, mientras que tres menores serán tratados en una clínica especializada en niños quemados en Texas, Estados Unidos, informó el gobernador.

En una iglesia del poblado de Tlahuelilpan, donde ocurrió la catástrofe, decenas de personas se daban cita a media tarde para despedir a los fallecidos y acompañar a sus familiares.

«Tuvo que pasar algo como esto para que nos pongamos a reflexionar», señaló Miguel Hernández, un motociclista de la zona de 29 años.

El ducto fue perforado la tarde del viernes por delincuentes que provocaron la salida de un potente chorro de gasolina, semejante a un géiser, según imágenes de medios locales.

La fuga atrajo a unos 700 pobladores de Tlahuelilpan, incluidas familias enteras, que con baldes y bidones recolectaban la gasolina cuando los sorprendió la explosión.

En medio de la inmensa bola de fuego todo era caos: personas gritando y corriendo mientras ardían en llamas o exhibiendo severas quemaduras en el cuerpo.

«Mucha gente ya estaba en eso, hay una buena reflexión en no seguir apoyando la compra ilegal de la gasolina», agregó Hernández.

Muchos pusieron fotografías de sus seres queridos con datos de contacto y la leyenda «se busca» en un centro cultural de la localidad donde hay personal del gobierno federal.

Junto a las fotos, el gobierno proyectó una lista con las personas desaparecidas, con señas particulares y un contacto telefónico.

«Ya nos cansamos de estar buscando en hospitales», dijo Moisés Mejía, de 54 años, quien acompañado por familiares buscaba a su esposa Karina Ugalde y a su cuñada Angélica.

«Ya dimos el ADN de su papá para ver si están en (la cercana) Tula. Exigimos que busquen más (en el lugar de la explosión). ¿Para qué echaron tierra ahí?», agregó.

En la zona del desastre solo quedaban militares resguardando el perímetro. Las labores de búsqueda terminaron desde la noche del sábado.

La entrega de cuerpos era lenta pues depende de las pruebas genéticas.

En tanto, los funerales se sucedían en Tlahuelilpan. «¡Se va para siempre!», dijo una mujer mientras los restos de César Jiménez son trasladados en una carroza fúnebre.

El fiscal general de México, Alejandro Gertz, dijo que continúan evaluando hipótesis sobre las causas de la explosión.

Consultado sobre si los heridos serán considerados sospechosos por haber estado saqueando propiedad estatal, Gertz dijo que se buscará a los responsables sin «victimizar a las comunidades».

El desastre ocurre cuando el gobierno del izquierdista López Obrador aplica una estrategia para combatir el robo y tráfico de combustible, conocido popularmente como «huachicoleo», delito que genera al Estado pérdidas anuales por unos 3.000 millones de dólares, según datos oficiales.

En tanto, los gobiernos de Estados Unidos y Canadá expresaron sus condolencias a los deudos durante el fin de semana y ofrecieron ayuda a México para afrontar la tragedia.

La Cámara de Diputados de México suspendió su sesión luego de conocerse el asesinato, a balazos y dentro de un gimnasio, de la hija de una legisladora del mayoritario partido Morena, del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

El crimen ocurrió en el estado de Veracruz, uno de los más violentos de México por la presencia del crimen organizado y por el que es diputada federal Carmen Medel Palma, madre de la víctima, una joven de 22 años llamada Valeria.

«Mataron a mi hija», gritó Medel Palma tras recibir una llamada telefónica en la que le informaron del asesinato de su hija, quien recibió varios disparos mientras realizaba ejercicio en pleno día.

En videos del Legislativo se escucha a Medel Palma gritar de manera desgarradora mientras varios diputados se le acercan y la sostienen. Otro que estaba al micrófono pidió que la asistieran, luego de lo cual llegó personal médico para brindarle atención.

En el salón de sesiones se empezaron a escuchar gritos de «¡justicia, justicia!». Momentos después, la presidencia de la cámara suspendió la sesión.

Según un reporte de la policía, el agresor habría sido un hombre, quien se dio a la fuga tras disparar a la joven. El comité de Morena en Veracruz consideró que «no se puede descartar el móvil político».

Hace dos años, Medel Palma, médico de profesión, fue secuestrada más de una semana en el marco de una oleada de secuestros contra profesionales de la salud. En el Senado, que también sesionaba, suspendió momentáneamente sus trabajos pedir un minuto de silencio por la muerte de la joven.

El estado de Veracruz es uno de los más violentos de México por las disputas entre grupos criminales que se pelean las rutas del tráfico de drogas y el robo de combustibles. Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno federal lanzó un polémico operativo militar antidrogas, más de 200.000 personas han sido asesinadas, según cifras oficiales que no precisan cuántas de esos casos estarían vinculados al narcotráfico.

El veterano izquierdista Andrés Manuel López Obrador habría ganado el domingo las elecciones presidenciales de México, según sondeos a boca de urna, que le dieron una ventaja tan amplia que su rival oficialista le deseó éxito en su próximo gobierno.

Cuatro respetadas encuestas a boca de urna dieron como ganador a López Obrador con al menos 16 puntos de ventaja sobre su escolta, el conservador Ricardo Anaya, y mucho mayor sobre el tercero en la carrera, el candidato José Antonio Meade, del gobernante PRI.

Minutos después de conocerse la cifra, y sorprendiendo a muchos, un emocionado Meade reconoció su derrota. «En este momento habré de reconocer que, de acuerdo a las tendencias, fue Andrés Manuel López Obrador quien obtuvo la mayoría. Él tendrá la responsabilidad de conducir el poder ejecutivo y, por el bien de México, le deseo el mayor de los éxitos», sostuvo ante cientos de seguidores.

López Obrador, un exalcalde capitalino de 64 años, busca sacudir el statu quo con una cruzada para acabar con la arraigada corrupción, la descontrolada violencia de los cárteles de la droga y reducir la profunda desigualdad del país.

«López Obrador ya demostró su trabajo en la Ciudad de México. Lo que buscamos es que no haya gobernantes corruptos y que dejen caminar al país», dijo Salvador Benítez, un empresario dueño de cafeterías de 43 años en la Ciudad de México.

«Queremos que quienes gobiernan lo hagan de manera correcta porque este país está pidiendo a gritos que ya haya un cambio», concluyó.

El izquierdista ha propuesto revisar millonarios contratos públicos y decenas de adjudicaciones petroleras, reducir los precios de las gasolinas y revisar o eliminar algunas de las reformas estructurales del actual Gobierno.

Sus planes inquietaron al sector empresarial del país. Pero ayudado por los mensajes de algunos de sus cercanos asesores y una moderación en sus posturas, los mercados fueron asimilando la posibilidad de su triunfo.

El domingo, el peso mexicano extendía su apreciación en operaciones internacionales luego de la difusión de los resultados a boca de urna.

Sin embargo, los inversionistas estarán mirando de cerca la conformación del nuevo Congreso, donde también se espera que sume más asientos que los partidos rivales.

La moneda ha sido duramente golpeada por la fortaleza del dólar, los vaivenes de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la incertidumbre alrededor de los comicios.

López Obrador ha dicho que si no se extiende el vital acuerdo comercial, vigente desde 1994, tampoco sería «fatal» para México, aunque aboga por mantenerlo. Pero algunos creen que sus posturas nacionalistas podrían chocar con las del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien lo han comparado.