En el marco de las políticas de lucha contra el delito delineadas por el Ministro Fiscal, doctor Edmundo Jiménez, en la mañana de este miércoles fueron exhibidos en la sede del Ministerio Público Fiscal (MPF) más de 30 dispositivos electrónicos que fueron recuperados del delito y que serán entregados a diferentes instituciones sociales.

Entre los artefactos se encuentran 15 televisores y 12 computadoras, reproductores de DVD y equipos de audio. Las entregas se harán en etapas y comenzarán el próximo viernes 21 de junio, con intervenciones del MPF en los Hospital Eva Perón y J.M. Obarrio y en la Escuela Especial Magdalena Lagarrigue.

En rueda de prensa, el doctor Tomás Robert, a cargo de la Secretaría Judicial del MPF, brindó detalles sobre la iniciativa. “Estamos restituyendo a la sociedad objetos que son producto del delito. En este caso se trata de tecnología. Son importantes para hospitales, centros comunitarios y escuelas”, expresó.

El funcionario judicial destacó la importancia de este tipo de acciones que permiten que los bienes recuperados a la delincuencia sean restituidos a la comunidad. “Lo que queremos es que ese daño que causaron a la sociedad pueda ser remediado a través de esos objetos que fueron productos del delito y que ahora son devueltos a la sociedad”, destacó.

El proyecto

Algunas de las instituciones que serán beneficiadas con la entrega de estos dispositivos tecnológicos son: la Escuela Especial de Sordos Prospero García, la Fundación Manos Abiertas y la Escuela Inmaculada Concepción.

“Vamos seleccionando cuales son las necesidades de las instituciones y se le da una utilidad social a estos elementos. Todo esto estaba en los depósitos. Nosotros lo recuperamos a peligrosas bandas delictivas y se lo entregamos a instituciones de bien público”, señaló el doctor Robert.

Por su parte, la coordinadora del proyecto, Gilda Pastorino, manifestó: «Nos hemos acercado a las instituciones públicas y a ONGs de nuestra comunidad para conocer sus necesidades y en función de los objetos recuperados del delito hemos podido incorporarnos a proyectos que ya se vienen trabajando en estos lugares donde les faltaban recursos tecnológicos. Hemos armado una red para destinar los elementos no solo a establecimientos de la capital, sino también del interior”, concluyó.

Desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) se comunicó que a través de la Fiscalía Especializada en Robos y Hurtos I, a cargo del doctor Diego López Ávila, y en el marco de una investigación por robos agravados reiterados de motovehículos, se llevaron adelante en la madrugada del viernes, cuatro allanamientos en diferentes domicilios de la zona Sur.

Las tareas de inteligencia previa estuvieron a cargo del personal de la Fiscalía, que contó con la colaboración del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) y de la División Delitos Contra la Propiedad, de la Dirección de Investigaciones de la Policía.

La información que manejan los investigadores es que una banda dedicada al robo de motocicletas, utiliza diferentes domicilios de la zona para ocultar esos vehículos o bien las traslada hasta talleres ilegales, donde son desmanteladas para vender sus partes en el mercado ilegal.

Las medidas

Las fuentes del MPF detallaron que las medidas se llevaron a cabo en domicilios de personas sospechadas de cometer los ataques y en los supuestos desarmaderos. Las viviendas allanadas están ubicadas en Lucía Araoz al 2.600, en Calle Constitución (altura Independencia al 2.600), en Lima y el Canal Sur y en Chubut al 2.600, todos en el mismo sector.

Como saldo de esas tareas, en uno de los domicilios se incautaron motopartes de dudosa procedencia y municiones. En otra vivienda, se halló una escopeta recortada. En la última propiedad allanada, se incautaron cerca de 100 gramos de cocaína de alta pureza de la denominada “alita de mosca”, fraccionada en “bochitas” y cerca de 300 gramos de marihuana, en “bagullos” y “piedras”; además de $ 6.000 y municiones calibres 9, 22 y 38 milímetros.

Resultado positivo

“Los resultados fueron positivos, logrando el secuestro de numerosas motopartes, sustancias prohibidas, armas de fuego, municiones, documentación que está relacionada con los hechos. Todo esto abarca una investigación por robos agravados de motos”, explicó Miguel Frías, integrante del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales.

El investigador de la denominada “Policía Judicial” del MPF, señaló que se investiga a bandas de motochorros que operan en los barrios del sur de la capital. “Lo que se presume es que no solo operaban los que se dedicaban a robar los motovehículos, hay una organización posterior, ya que hay lugares allanados donde las motos eras resguardadas y otros donde se procedía a desarmarlas para una futura comercialización”, concluyó.