El metro de París homenajeó a los campeones mundiales de fútbol renombrando provisionalmente algunas de sus estaciones para celebrar la victoria francesa en el Mundial de Rusia.

Así, la parada “Notre-Dame-des-Champs” fue rebautizada con el nombre del técnico como “Notre Didier Deschamps” (Nuestro Didier Deschamps).

Otras cinco estaciones fueron renombradas en honor a los protagonistas de la victoria francesa el domingo en la final del Mundial de Rusia 2018 por 4-2 ante Croacia, informó la empresa gestoria del servicio RATP.

La parada dedicada al escritor Victor Hugo se denominará “Victor Hugo Lloris”, en referencia al arquero de “Les Bleus” Hugo Lloris. “Charles de Gaulle – Étoile” se transformó en “On a 2 Étoiles” (Tenemos dos estrellas), símbolo de los dos títulos mundiales de Francia.

La estación “Bercy” se llamará “Bercy les Bleus”, en un juego de palabras que recuerda al “Merci” con el que los franceses dan las gracias. Otro giro del lenguaje se usa en la parada “Avron”, que se convierte en “Nous Avron Gagné”, muy similar a “Nous avons gagné” (Hemos ganado).

Por último, “Champs-Élysées – Clemenceau” fue transformada en “Deschamps-Élysées – Clemenceau”, en un nuevo homenaje al técnico francés, que se convirtió el domingo en el tercer hombre en la historia en levantar la copa como jugador y como seleccionador.

La estación se ubica justo al lado del bulevar de los Campos Elíseos, donde cientos de miles de personas se reunieron tras la victoria gala para celebrar en la calle.

Por su parte, el metro de Londres hizo algo igual con el seleccionador inglés, Gareth Southgate, al que dedicó durante 24 horas la parada que coincide con su apellido en la Piccadilly Line.

“Gracias, Gareth, por el increíble viaje. Southgate te pertenece”, escribió la compañía Transport for London en su Twitter.

Los “Three Lions” llegaron en Rusia por primera vez desde 1990 a unas semifinales de un Mundial, donde cayeron ante Croacia. Finalmente, los ingleses fueron cuartos tras perder también con Bélgica en el partido por el tercer puesto.

La FIFA anunció la terna arbitral para el partifo de la final entre Francia y Croacia.

En las últimas horas se conoció que Néstor Pitana y sus asistentes Hernán Maidana y Juan Belatti fueron designados para dirigir en la final de la Copa del Mundo, que se disputará el domingo a las 12 del mediodía (hora argentina) y tendrá como protagonistas a las selecciones de Croacia y Francia.

Entre Brasil 2014 y Rusia 2018, Pitana lleva dirigidos ocho partidos mundialistas en su carrera y con el encuentro de este fin de semana podrá poner un broche de oro a la misma. Es el árbitro argentino que más encuentro dirigió en esta competencia.

En esta Copa del Mundo, el misionero de 43 años arbitró el partido inaugural entre Rusia y Arabia Saudita, la victoria de Suecia sobre México (también en la fase de grupos), el triunfo por penales de Croacia frente a Dinamarca en octavos de final y la vitoria de Francia sobre Uruguay en cuartos.

Será el segundo árbitro argentino en dirigir la final de un Mundial: ya lo había hecho Horacio Elizondo en Alemania 2006, cuando estuvo a cargo del duelo entre Itlaia y Francia

Los croatas definirán al campeón contra Francia este domingo al mediodía.

El corazón de los croatas pudo más que la estructura inglesa y su peligrosidad en las jugadas de pelota parada. Si bien arrancó abajo en el marcador, Croacia se las ingenió para darle vuelta el partido a Inglaterra y mandarlos a casa, para que ellos escriban historia y accedan por primera vez a una final mundialista.

Luego de haber visto lo que fue el cruce entre Francia y Bélgica por semifinales, hoy se esperaba un partido igual de cerrado en Moscú donde ingleses y croatas se dirimieron la llave a la final del Mundial de Rusia.

Si bien la tensión se podía sentir en el aire durante los primeros minutos, Inglaterra no tardó mucho en poner las cosas a su favor. Una falta en la puerta del área, le dio la chance a Kieran Trippier de abrir el marcador al mejor estilo Beckham, con un gran tiro libre que no le dio oportunidad de reacción a Subasic.

Croacia no era la misma que en instancias anteriores. Su juego se vio afectado por el nerviosismo y no pudo hacer mucho hasta el entretiempo.

Ya en la segunda mitad, los ingleses dejaron venir a los croatas que salieron con una mentalidad diferente, sabiendo que si no empataban se perdían de una chance inigualable. Ya que a esta altura habían equiparado a aquel seleccionado que tenía como estrella a Davor Suker y que quedó tercero en Francia ’98.

Con esto en mente, a los 67 un centro de Vrsaljko fue disputado y ganado por Perisic en el área inglesa, logrando vencer además al arquero Pickford que solo pudo ver como entraba la pelota del 1 a 1.

A partir de esto, Croacia volvió a mostrar el dominio de partidos anteriores y mantuvieron a raya a los dirigidos por Southgate hasta llegar al alargue.

Inglaterra tuvo una chance durante el primer tiempo complementario, por la vía que mejor le sienta: la pelota parada. Stones ganó la pelota tras un corner y acertó un buen cabezazo que se le metía a Subasic cerca del ángulo. Sin embargo, Vrsaljko estaba protegiendo ese palo y pudo salvar su arco.

En el segundo tiempo extra, la oportunidad le cayó al seleccionado de Dalic. Mandzukic ya había tenido una pelota frente al arco para definir, pero no pudo pegarle bien al balón en los 90 minutos. Sin embargo, el jugador de la Juventus no perdonó en un descuido defensivo tras la habilitación de Perisic y clavó el 2 a 1 definitivo para el pase histórico de Croacia a la final del Mundial.

Un gol de cabeza de Samuel Umtiti a los 51 minutos le dio a Francia el pase a su tercera final de un Mundial, después de las de Francia 1998 y Alemania 2006.

Francia se enfrentará el domingo al vencedor del partido de semifinales que jugarán el miércoles Inglaterra y Croacia en Moscú.

Ambos equipos conocían el poder de fuego de las delanteras rivales, como cuando en un combate de boxeo se enfrentan dos pesos pesados con puños de acero, y en la primera parte prefirieron controlar el balón y no arriesgar en el pase.

La mejor ocasión en el primer tiempo para los dirigidos por el español Roberto Martínez fue un remate desde el interior del área de Toby Alderweireld, tras un saque de esquina, que el arquero Hugo Lloris despejó con una gran estirada al palo derecho (minuto 21).

Por parte francesa, fue el lateral Benjamin Pavard quien contó con la ocasión más clara para abrir el marcador: tras recibir de Kylian Mbappé, se plantó solo ante Thibaut Courtois y su disparo lo sacó el gran arquero belga con la pierna (39).

Tras la pausa, Bélgica volvió a tomar la iniciativa y amenazó con un cabezazo fuera de Romelu Lukaku, que había pasado desapercibido hasta entonces (48).

Pero fueron los conducidos por Didier Deschamps lo que encontraron primero la manera de romper la defensa belga, en un córner lanzado desde la derecha por Antoine Griezmann y, adelantándose a Malouine Fellaini en el primer palo, Umtiti cabeceó a la red (51).

El sueño del “hexa” tendrá que esperar al menos cuatro años más: Brasil se despidió este viernes del Mundial de Rusia en cuartos de final al perder 2-1 con una Bélgica que no para de crecer.

Un gol en contra de Fernandinho (13m PT) y un zapatazo de Kevin de Bryune (31m PT) decantaron el duelo en el Kazán Arena a favor de Bélgica, que se medirá el martes en San Petersburgo en semifinales con Francia. “Les Bleus” habían derrotado antes a Uruguay por 2-0.

Renato Augusto descontó a los 31 del segundo tiempo con un remate de cabeza y el Brasil de Neymar murió de pie, intentando derrumbar el arco de un Thibaut Courtois gigante.

Si la historia y esas cinco estrellas que luce en el pecho colocaban a Brasil como favorito, Bélgica contaba a su favor con la bautizada como “generación de oro”. Los Eden Hazard, De Bruyne, Romelu Lukaku y compañía dieron un puñetazo en la mesa con una lección táctica de su entrenador, el español Roberto Martínez.

Es la victoria más impactante de Bélgica y probablemente la más importante de su historia. El martes jugará su segunda semifinal de una Copa del Mundo tras la que perdió en 1986 ante la Selección argentina que lideraba Diego Maradona.

Brasil, por su parte, sumó otro tropiezo en los Mundiales. Su último título, el de 2002, queda ya muy lejano. Rusia 2018 ofrecía la oportunidad de redimirse tras el 7-1 ante Alemania en las semifinales de hace cuatro años. Tendrá que esperar por lo menos a Qatar 2022.

El partido más esperado del Mundial hizo honor al cartel que traía. Bélgica y Brasil buscaron el gol en todo momento. Sin concesiones. Si había que entrar en semis, que fuera por la puerta grande.

La Selección perdió 4 a 3 con Francia en octavos y se despidió del mundial de Rusia.

No importa quien hizo los goles, tampoco si Messi jugo mal o si los franceses tienen un chico rápido. Lo importante es que a partir del lunes, el Dólar, el Presupuesto, la ley del aborto y la ley de extinción de dominio volverán a la tapa de los diarios y ciertos periodistas porteños trasladaran su mala intención hacia otro lado.

Ya no podrán fusilar a Messi y Sampaoli , ahora los harán con Macri para demostrar que son independientes.

Argentina jugó cuatro partidos en este mundial. Perdió dos, empató uno y ganó otro. Jugó mal y el partido que ganó fue de milagro. Ahora, nadie puede decir que el equipo no corrió, que no marcó y que no puso garra. Seguramente habrá periodistas que critiquen eso sin darse cuenta que la hinchada argentina colapsó Rusia en sus idas y venidas. Criticaran la Selección sin darse cuenta que cada vez que jugó paralizó Barcelona, Buenos Aires, Bangladesh y tantos lugares más.

Messi y sus amigos, tan criticados por los periodistas porteños, despertaron pasión. Messi y sus amigos rompieron el rating mundial de televisión cada vez que jugaron. Y saben porque, porque son humildes, porque la Fundación de Leo ayuda a miles de niños que lo necesitan y esto también es mundial.

Como afirma en una entrevista que le realizo Infoabe al Sociólogo Francés Ciry Lemiux a partir de fines del siglo XX, pero más notoriamente desde el comienzo del siglo XXI, la crisis del periodismo está ligada a Internet, más ampliamente a la explosión de los medios, que hace que mucha más gente participe de la producción de la información y que la profesión de periodista esté en crisis, porque tiene la competencia de las redes sociales, de los amateurs, etcétera.

Se quejan de las Fake News pero las inventaron en el vestuario de la Selección. Ya no podrán, ahora seguramente estarán extasiados relatando la suba de centavo a centavo del Dólar en la City sin darse cuenta, como en todos los casos anteriores, que eso perjudica el salario de los trabajadores.

En el plano estrictamente deportivo, Francia jugó mejor y ganó. Un poco mejor, no es la Francia de Platini o de Sidan péro en este partido jugó de manera más inteligente. Se perdió y nos fuimos y como decía un hincha en Rusia: “Mañana comienzo a juntar la plata para ir a Qatar”.

La tan esperada segunda etapa del Mundial Rusia 2018 está cada vez más cerca. Tras un complicado paso por el Grupo D y la agónica victoria frente a Nigeria, la Argentina enfrentará a Francia mañana a las 11, en Kazán. La incógnita de cara al partido con los galos, pasa por los once de Jorge Sampaoli : en última práctica en Bronnitsy el DT probó con una nueva variante, Cristian Pavón por Gonzalo Higuaín y Lionel Messi como “falso” 9.

Por primera vez desde que dirige al seleccionado, Sampaoli analizaba apoyarse en el mismo equipo de un partido a otro. El casildense se fue muy conforme con el primer tiempo del seleccionado argentino ante los nigerianos e iba a confiar en los mismos once, con Higuaín de 9. Era la opción más viable. Su única duda pasaba por el estado físico de Enzo Pérez ,: el volante de River arrastra un golpe en la cadera desde el partido con el conjunto africano.

Posible Formación: Armani, Tagliafico,Rojo,Otamendi,Mercado,Di María, Banega,Mascherano,Pérez,Higuaín o Pavon y Messi.

http://http://somosargentina.tvpublica.com.ar/2018/06/27/alemania-eliminada/

Alemania, tetracampeona del mundo y defensora en Rusia del título de Brasil 2014, fue eliminada del Mundial Rusia 2018 este miércoles al perder 2-0 con Corea del Sur en la tercera y última fecha del Grupo F, donde Suecia y México avanzaron a los octavos de final.

La posibilidad de que la Mannschaft quedara eliminada en la primera fase del torneo era impensada en el mundo entero, pero ésta tomó fuerza con la derrota 1-0 ante los aztecas en el debut y luego con la sufrida victoria 2-1 ante Suecia.

Y si eso fuera poco, en un partido deslucido y de mucho nervio ante los surcoreanos, Alemania cayó en el descuento por los goles de Kim Younggwon y Son Heungmin, a los 90+3 y 90+6 minutos. El equipo asiático, pese al gran triunfo, también consumó su eliminación.

Los dos primeros partidos en Rusia mostraron que la aceitada máquina de Joachim Löw, que ganó los 10 encuentros de su fase de clasificación europea con una enorme diferencia de goles de +39, además de la Copa de las Confederaciones un año antes, tenía los días contados.

El gigante europeo quedó contra las cuerdas en la misma primera fecha, su margen de error era nulo frente a los suecos, y sufrió casi hasta el infarto cuando en el descuento logró quedarse con los tres puntos.

La maldición que sacudió a España en Brasil 2014, donde defendía el título del 2010, alcanzó a los teutones, convirtiéndolos en el sexto seleccionado que gana un Mundial y en el siguiente cae en la fase de grupos.

En Sudáfrica 2010, Italia, campeona en el 2006, no pasó el corte en el Grupo F y en el 2002, en Corea del Sur y Japón, Francia, monarca de la Copa que organizó en 1998, también se estancó en la primera ronda en el Grupo A.

José Pekerman juntó a los talentosos James Rodríguez, Juan Fernando Quintero y Juan Guillermo Cuadrado. Jugó un gran partido. Falcao marcó su primer gol mundialista.

Se corporizó el líder de una generación de jugadores que marcó el camino en nuestro país. Juan Román Riquelme y Pablo Aimar fueron los emblemas de la frescura a mediados de los noventa. Talento al servicio de la camiseta celeste y blanca. Lionel Messi también surgió en el período dorado del fútbol juvenil argentino. José Pekerman siempre tuvo ojo de buen cubero para elegir. Y aunque se aggiornó a estos tiempos modernos, no perdió su esencia. Y apeló al manual de estilo ante Polonia. Juntó a Juan Guillermo Cuadrado, Juan Fernando Quintero y James Rodríguez, los extraordinarios que tiene Colombia.

Y los tres fluyeron en el primer gol. Radamel Falcao, el viejo Tigre, le puso su sello al segundo. Y Cuadrado hizo redondo el negocio. 3 a 0. Por eso la selección tricolor tiene vida en Rusia. Deberá ganarle a Senegal, el jueves en el Sarama Arena. Los polacos, favoritos por su gran eliminatoria en Europa, quedaron eliminados. Muy a pesar de la presencia del capitán Robert Lewandowski, goleador de Bayern Munich, y Adam Nawalka, hoy el técnico, ayer uno de los notables del genial equipo que brilló en los Mundiales de Argentina ‘78 y España ‘82.

Colombia necesitó que fluyera el juego de los brillantes. Después de la derrota ante Japón en el debut, un partido que tuvo que afrontar con un hombre menos producto de la expulsión de Carlos Sánchez a los tres minutos, tenía que recuperarse el equipo de José. Y generar sociedades entre los jugadores que mejor manejan la pelota.

Cedió la tenencia en el arranque, es cierto. Cubrió los costados con Santiago Arias y Johan Mojica. Metió a Wilmar Barrios entre los centrales y Cuadrado se encargó de colaborar por su costado. Pero se fue soltando Colombia. Fue encontrando espacios ante los desajustes polacos. Muy aislado Lewandowski, esperó demasiado de la producción de los volantes externos. Y pocas veces progresaron.

Polonia no podía por afuera, tampoco por adentro porque los colombianos se cerraban. Y empezaron a manejar la pelota. Con Cuadrado, con James, con Quintero. No obstante, le costaba profundizar. Entonces, el volante de Juventus encaró y gambeteó, filtrándose por la línea de fondo, pero Wojciech Szczesny tapó el centro atrás.

La jugada fue todo un síntoma del camino que debía tomar el equipo colombiano. Y de un córner llegó el grito cafetero. Jugó corto James para Cuadrado, Quintero intervino con otro pase y Rodríguez metió el centro exacto para la cabeza de Yerry Mina. El central del Barcelona saltó con mayor impulso que el arquero y cabeceó al gol.

Se terminaba el primer tiempo y Colombia hallaba en el cielo del área el gol que tanto había intentado gestar a ras del césped. Y en el segundo tiempo, con más espacios, lo liquidó. Polonia salió abierto, sin plan de juego. Y el equipo tricolor tuvo campo para explotar el talento y la contra. Quintero, otra vez, metió un pase de billar. Y Falcao no perdonó con un remate cruzado, bien direccionado con el empeine. Lo celebró sonoramente y no era para menos. Este es su primer Mundial porque una lesión en la rodilla lo dejó sin Brasil 2014 y con toda la pena a cuestas. Cuadrado le dio un cierre con otra definición, cara a cara con Szczesny.

El regreso de Polonia al Mundial después de una docena de años terminó en una gran decepción. Lewandowski sufrió solitario, apenas sacándose la impotencia con un derechazo de media distancia que David Ospina mandó al córner. Quedó eliminado y lleno de preguntas. Colombia, más viva que nunca. Lo suyo fue un Café concert. Para soñar con la próxima fase y el crecimiento a partir del primer éxito.

Clarín

Néstor Fernando Penovi llegó a Ezeiza en la madrugada del viernes. “Fue un error tremendo”, admitió

En cuatro minutos, Néstor Fernando Penovi pidió perdón nueve veces. El hombre que fue expulsado del Mundial de Rusia por haber filmado una broma sexista a una joven rusa llegó en la madrugada del viernes a la Argentina desde Madrid, y admitió su error: “Me dio asco verme, me equivoqué”.

Cerca de las cinco de la mañana, Penovi apareció en el hall de arribos de la Terminal 1 de Ezeiza. Llevaba el rostro cubierto por una bufanda y tenía puesto un gorro negro. Intentó pasar desapercibido y dijo que la bufanda era por el frío. Lo esperaban dos amigos. Luego, ante Infobae, el comerciante de 47 años habló. Se mostró arrepentido por lo que hizo y pidió disculpas: “Lamento lo que pasó. Me equivoqué. Pido perdón a todos”.

Penovi intentó justificar su actitud al considerar que fue “un chiste entre amigos, por Whatsapp, entre pocos chicos”. El jueves, consultados por este medio, varios amigos del barrio de Wilde, en Avellaneda, donde vive Penovi, contaron que habían recibido ese y otros tantos videos que el hombre mandaba desde “la fiesta” en Rusia.

El hombre relató cómo fue la secuencia donde le hizo la broma desagradable a la chica rusa, a quien le pidió pronunciar palabras obscenas sin aclararle qué significaban. “Estábamos de todos los países haciendo cargadas, bromas de fútbol o de distintas cosas. Esta chica se arrimó y nos pidió una foto porque estábamos con la camiseta argentina”, intentó justificarse, y aclaró que envió el video a sus contactos sin observarlo ni darse cuenta del agravio.

“Después ni miré el video. Como lo hicimos lo mandé. Es una broma. Después lo vi y me dio asco. A mí, personalmente. Me arrepiento. Si lo hubiese visto cuando lo hice, lo borro y lo tiro”, agregó.

Penovi es padre de dos hijos. “Juani”, su hija mayor, es adolescente. Y durante el jueves trascendió un mensaje de repudio a su padre desde su cuenta de Instagram. El hombre no confirmó ni desmintió el posteo, pero contó que tuvo un diálogo con ella y que le pidió disculpas: “Algo hablé con mi hija. Le pedí perdón a ella y a todo el mundo. A todos les pido perdón, a ustedes, a los argentinos, a los rusos. Fue un error tremendo. A las mujeres, a los hombres”.

Mientras exponía su vergüenza ante la prensa, una mujer se acercó y lo increpó. “Debería venir a buscarte la Policía”, le dijo en la cara. El hombre la miró con cierto pudor y repitió: “Cometí un error, me equivoqué, pido perdón”.

Penovi, dueño de una concesionaria de autos usados en el barrio de Sarandí, insistió en su justificación. “Me equivoqué, pido perdón, fue un segundo. Atrás la misma chica me hizo un video. Hicimos 20, 30 videos. Se supone que eran cargadas con amigos”, reiteró y supuso que alguien filtró el video.

El hombre admitió que no volvió a ver a la chica rusa, pero consideró que le debe sus disculpas. “A la chica le pediría perdón. A ella y a todos. No tuve tiempo de verla porque viajé”, respondió.

El jueves, en una entrevista telefónica con un canal de tv local, había intentado aclarar: “La chica no era menor, atiende en un negocio, estaba trabajando; de hecho, los menores no trabajan acá pero tampoco es que sé el documento, atendía sola, nadie le vio el documento, pero bueno, al margen de la edad pido disculpas, estuve mal”.

Consciente del estupor que causó en la Argentina la viralización de su video, con un gesto serio y de preocupación, admitió: “Algo del revuelo que se armó sé”.

Y quizá por eso Penovi, antes de subirse a un auto que lo llevaría a su casa de Wilde, volvió a suplicar disculpas, y pronunció la palabra perdón otras dos veces, que seguro no serán las últimas: “Me equivoqué, de corazón. Tengo 47 años, soy una persona de bien, hice una boludez, un error tremendo, me equivoqué. Era para diez amigos. Circuló y bueno. Les pido perdón a todos. Gracias por esta posibilidad. Me equivoqué, de corazón, perdón”.

 

Infobae