Empresarios con un gran esfuerzo pagarán los sueldos en noviembre pero ya se quedaron sin ningún tipo de alternativa para cumplir con el compromiso en diciembre, así lo advirtió Daniel Orell, presidente de AETAT al programa de tv Los Primeros.

“No llegamos a fin de año” sentenció Orell recordando que hace tres meses ya advertían sobre esta situación, que se agravará mucho más, a partir de enero cuando las empresas dejen de recibir el subsidio de Nación.
Sin un boleto más caro o ayuda financiera de la provincia las empresas se verán obligadas a restringir los servicios, quizás de las últimas horas, a partir de los próximos días.

Orell contó que con gran esfuerzo se logró conseguir el dinero para pagar los sueldos de noviembre, pero ya sin ninguna posibilidad de tomar más créditos los empresarios no podrán cumplir con el pago de diciembre, por eso es que sin alguna ayuda los tucumanos nos quedaremos sin colectivos para las fiestas de fin de año.

“No nos gusta castigar a la sociedad pero no tenemos ningún otro tipo de auxilio ni más forma de endeudarnos para solucionar momentáneamente el problema” puntualizó el empresario.

El Gobierno de la provincia de Jujuy, solicitó al Ministerio de Transporte de la Nación se habilite el cobro de peaje sobre la ruta nacional 52, tramo que conforma el corredor Bioceanico Paso de Jama. La medida solo alcanzaría al transporte internacional de carga, y se aplicaría con el fin de generar fondos para la mantencion de esa vía de comunicación.

Según trascendió, el gobernador de esa provincia, GERARDO MORALES solicitó ante el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, que arbitre las medidas necesarias a fin de implementar el cobro de peaje en la ruta nacional 52, por cuanto es un tramo que fue habilitado hace 18 años y requiere ser acondicionado.

El cobro por el uso de ese corredor permitiría contar con mayor presupuesto para el mantenimiento de la infraestructura de ese tramo, y de ese modo conservar su óptimo estado.

En principio, el cobro de peaje se aplicaría fundamentalmente al transporte terrestre pesado con mercadería en transito, de índole internacional.

Es que, en los últimos años, el tránsito de este tipo de vehículos con mercadería, se ha incrementado notablemente, lo que demanda una mayor y permanente atención de esta ruta, y por consiguiente un mayor presupuesto para poder afrontar tales trabajos de mantenimiento.

La medida de fuerza inicia este viernes a las 2:30 y se extiende hasta las 04:30 de este sábado.

Por quinta jornada consecutiva, se cumplirá un nuevo paro de colectivos en Tucumán. La medida fue confirmada por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) delegación local.

La protesta responde al incumplimiento en algunas provincias, del pago de lo pactado en paritarias. En Tucumán afectará a los servicios urbanos, interurbanos y rurales.

En la provincia de Tucumán los choferes ya percibieron lo pactado, pero el gremio en forma solidaria se pliega a la huelga acompañando a trabajadores de otras jurisdicciones.

Las negociaciones no avanzaron y la medida viene perjudicando principalmente a los usuarios que utilizan el servicio en ese horario por razones laborales o de estudio.

César González, titular de UTA, había advertido que iban a mantener esta postura hasta que haya una respuesta, e incluso que podrían endurecer la posición adoptada.

Este martes, a las 9, los choferes de ómnibus están llamados a asamblea y por una hora aproximadamente no habrá servicio de transporte de pasajeros. Desde el momento que termine la asamblea, volverán a trabajar con normalidad.

El gremio de choferes reclama a los empresarios el pago de un adicional de $2.000. Aetat advierte que las empresas no podrán afrontar hoy ese pago

El gremio que reúne a los choferes de ómnibus advirtió que este martes podría haber restricciones en el servicio, en caso de que las empresas no cumplan con el pago de un adicional a los trabajadores.

Según el acta salarial firmada con la Unión Tranviarios Automotor (UTA), los empresarios deben pagar una suma no remunerativa de $ 2.000 a los empleados. Sin embargo, desde la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) alertaron que no están en condiciones de afrontar ese pago.

UTA Tucumán advirtió que realizará un quite de colaboración en todos las empresas, desde el primer servicio del día.

El titular de AETAT, Jorge Berreta, señaló a LV7 que “no se debe nada, estamos al día”. Ante el malestar del gremio de transporte público, UTA, Berreta fue consultado por el tema salarial.

“Estamos en crisis, le ofrecimos un 50 por ciento ahora y el resto para la semana que viene”, explicó Berreta quien luego volvió a cargar por el aumento del boleto mínimo urbano.

Casi como de manual y aprovechando un posible conflicto gremial, describió la dureza a la que están expuestas las empresas que representa en tiempos de crisis y consideró que el boleto debería incrementarse.

El empresario también habló de los subsidios que por distintas vías destina el estado nacional para bajar el costo de los combustibles y la posibilidad de que estos pasen a la órbita provincial y municipal.

Las líneas de micros de larga distancia también podrán tender hacia una dinámica de precios parecida a la de las aerolíneas low cost

El Gobierno prepara medidas para el transporte de larga distancia. También habilitarán servicio de transfer para que las empresas trasladen pasajeros hasta la terminal sin costo extra.

Las empresas de micros de larga distancia y las aerolíneas podrán vender un nuevo tipo de pasajes, que combinen traslado terrestre y aéreo. Se trata de un boleto “intermodal”, que permitirá abordar un avión para llegar hasta determinado punto y luego subirse a un ómnibus para completar el viaje.

Forma parte de una serie de medidas que busca implementar en el corto plazo el Ministerio de Transporte para compensar a las compañías de transporte de larga distancia, que pusieron el grito en el cielo ante las últimas decisiones que beneficiaron a las aerolíneas low cost, y que implicarán opciones nuevas para turistas y viajeros.

Una de ellas será la habilitación para comercializar pasajes con formato “intermodal”. Este proyecto, cuya letra chica todavía están en análisis, implica que los usuarios puedan comprar pasajes que combinen traslado terrestre con aéreo.

Según ejemplificó un empresario del sector “esto significará que por ejemplo con un mismo ticket puedas tomarte un avión desde Buenos Aires a Córdoba, y en el aeropuerto subirte a un micro que te deje en La Falda”.

El Gobierno explora otras medidas hacia el sector de micros de larga distancia. “Las regulaciones son mucho más rígidas que para la competencia aerocomercial”, se quejó Javier Zbikowski, presidente de la Asociación Argentina de Empresarios de Transporte Automotor.

Otra posibilidad que se abrirá para las compañías será la de ofrecer unservicio de transfer desde el domicilio del pasajero hasta la terminal de ómnibus “sin costo extra”, especificaron desde la cartera que dirige Guillermo Dietrich.

También se estudia habilitar lo que se denomina “consorcio de cooperación”, un viejo pedido de las compañías de micros. De esta manera, dos operadores distintos podrían explotar una ruta de forma conjunta para “compartir” gastos unificando el parque automotor, boleterías o predios, para disminuir costos operativos.

Luz verde para micros low cost
Las líneas de micros de larga distancia también podrán tender hacia una dinámica de precios parecida a la de las aerolíneas low cost. El Gobierno les prometió dar mayor margen de maniobra a las empresas para que puedan “incrementar o disminuir su tarifa en función de la demanda”.

Esto significa que podrían determinar precios diferenciales dependiendo de la cantidad de pasajeros que demandan determinada ruta, tal como hacen las aerolíneas como estrategia para no dejar asientos vacíos en los vuelos.

Incluso en el último informe que envió a la Cámara de Diputados el jefe de Gabinete Marcos Peña se afirma que “se implementará un marco similar a la tarifa mínima para los vuelos de cabotaje en los servicios nacionales de Larga Distancia del modo automotor”.

Justifica esta modificación al afirmar que “se trata de introducir modalidades operativas que cubran las necesidades de la demanda actual y que se complementen con el sector aerocomercial”.

Los empresarios del sector creen que, en el estado actual de cosas e incluso con medidas como las que están en estudio, “no podemos competir, pero no porque no seamos eficientes, sino porque las reglas del juego, en comparación con el mercado aerocomercial, no son compatibles“.

“Creemos que están bien las regulaciones para ese sector, pero hay una asimetría con los micros de larga distancia”, aseguró Gustavo Gaona, vocero de la Cámara Empresaria de Buses de Larga Distancia.

Fuente TN