LV7 RADIO TUCUMAN

Desde el escenario, decorado por decenas de escarapelas grandes con los colores de la bandera estadounidense, la primera plana del gobierno y las personas más cercanas al presidente siguieron de cerca su discurso y el imponente despliegue militar.

en Washington y decidió celebrar el Día de la Independencia desplegando el músculo militar del
país y con un discurso lleno de patriotismo en el que aseguró que preside «la nación más
excepcional de la historia de la humanidad».

Para consolidar esta afirmación, Trump prometió que Estados Unidos plantará «pronto» su bandera en la Luna, como hace 50 años, y en Marte.

«Vamos a ir otra vez a la Luna pronto, y plantaremos la bandera de Estados Unidos en Marte
pronto», porque para los estadounidenses «no hay nada imposible», una frase que levantó el
aplauso de los asistentes a la explanada del National Mall en la capital del país.

«Nos reunimos esta noche alrededor de la alegría de la libertad. Recordamos a todos los que
comparten esta extraordinaria herencia. Juntos somos parte de una de las mayores historias jamás
contadas de la Historia de Estados Unidos», aseguró, desatando la ovación del público que lo
escuchaba debajo de las escalinatas del Monumento a Lincoln y al costado de la famosa piscina
reflectante.

«Este mismo espíritu estadounidense que empoderó a nuestros fundadores nos ha impulsado a lo
largo de nuestra historia. Hoy, este espíritu corre por las venas de cada patriota estadounidense.¡Vive en cada uno de ustedes!», agregó el mandatario en un «Saludo a Estados Unidos» sin precedentes, que incluyó un discurso televisado, un desfile militar y fuegos articiales.

telam