La polémica candidatura de Qatar para organizar el Mundial de fútbol en 2022 volvió a ser acusada de haber organizado una campaña de propaganda secreta para desprestigiar a las candidaturas rivales, violando de este modo las reglas de la FIFA, según The Sunday Times.

El periódico británico ya había denunciado en 2014 una compra de votos por parte de Qatar, acusación de la que el país asiático fue exonerado tras una investigación de dos años de la FIFA llevada a cabo por el abogado estadounidense Michael García.

El Sunday Times asegura ahora que correos electrónicos filtrados por un miembro del equipo de candidatura demuestran que se pagó a una oficina de relaciones públicas con sede en Estados Unidos, y a exagentes de la CIA, para difundir ‘propaganda falsa‘ sobre sus principales rivales, Australia y Estados Unidos, durante la campaña para organizar la competición en 2022.
Qatar, para sorpresa general, derrotó a las propuestas de Australia y Estados Unidos, así como a Corea del Sur y Japón.

La estrategia de ese país del Golfo rico en gas fue reclutar a individuos influyentes para que atacasen las candidaturas en sus respectivos países, creando la impresión de que había ‘cero apoyo‘ para organizar el Mundial entre la población, dijo el diario